Hoy en Memo: ¿Conviene a Mendoza hacerse cargo de Potasio Río Colorado? - Mendoza Post
Lunes 18 May 2020Lunes, 18/05/20 atrás
porEdu Gajardo
Periodista de diario Memo

 Si todo fuera perfecto en el mundo, uno podría elegir el momento en el que suceden las cosas, pero como no es así, hay momentos en que se deben enfrentar decisiones en medio del peor contexto.

La historia de Potasio Río Colorado no es fácil, no es grata para Mendoza porque no terminó de ser lo que prometía y se convirtió en un entuerto cuando la minera brasileña Vale frenó el proyecto y nunca pudo entrar en producción. Todo parecía volver a ordenarse cuando se anunció la posibilidad de que el proyecto pase a ser propiedad de la provincia, pero justo la decisión sobre el futuro del yacimiento ubicado en Malargüe se debe tomar en medio o en la pospandemia, en un contexto de crisis que puede extenderse.

Analizando el panorama, cabe preguntarse si es el mejor momento para que Mendoza se vuelva a hacer cargo del PRC, considerando que en el lugar hay una inversión de 1.500 millones de dólares en infraestructura (más de lo que se va a invertir en Portezuelo del Viento) que va a necesitar mantenimiento hasta que pueda ponerse en producción, si es que se logra poner en producción. Esto no lo digo siendo negativo, sino realista en medio de un panorama que exige que tengamos los pies bien puestos sobre la tierra.

El Gobierno ya recibió el due dilligence realizado por geólogos, ingenieros y contadores de la firma DLA, la cual se encargó de analizar el proyecto y presentar un informe con las reales condiciones en que se encuentra y que, entre otras cosas, debería estimar cuánto costaría mantener la infraestructura que considera incluso una pista de aterrizaje. El documento que analizan en el Ejecutivo es fundamental porque terminará siendo la base sobre la cual se decidirá qué hacer en esta instancia, por más que el ministro Enrique Vaquié -en distintas reuniones con sectores empresarios- ya de por seguro el traspaso a la provincia.

Entrá ahora a Memo y sorprendete 

La pregunta es si Mendoza tiene los recursos para hacerse cargo de la infraestructura que necesita -según cálculos de antiguos ingenieros del proyecto- de unos 15 millones de dólares o más por año sólo para seguir estando en buenas condiciones. Anticipándose a esa cuestión, el Gobierno considera en el posible acuerdo con Vale la entrega de la propiedad y una suma que podría servir para ese fin durante algunos años.

Todo lo mencionado era antes de que nos enfrentáramos a la pandemia y todo el impacto que va a tener sobre el Producto Bruto Geográfico de Mendoza y, sobre todo, sobre las arcas provinciales. Por eso, hacerse cargo de un proyecto como PRC en un contexto así de complicado puede significar un gasto más que un beneficio para el Estado que, seguramente, no va a tener un tránsito fácil en el futuro inmediato y en el mediano plazo.

Esa duda está basada en el actual precio del potasio, que sigue muy lejos de lo rentable para un proyecto nuevo, y la dificultad para encontrar un socio. No pudo lograrle Vale, una compañía con un capital de mercado de 40 billones de dólares y en el top 5 de las mineras más importantes del mundo, lo que indica que no se trata de una tarea fácil. Pero buscar socios y tratar de avanzar con un proyecto a menor escala es una de las opciones, pero no hay que descartar nada, ni siquiera desmantelar alguna parte de la infraestructura para venderla, por ejemplo.

Lo cierto es que un proyecto de potasio como PRC hoy no es viable en el mercado de ese mineral y sólo un golpe de suerte puede cambiar eso en el corto plazo (todo cambia tan rápido que uno nunca sabe). Estimo que, tal como yo me pregunto en esta columna si es el mejor momento para traspasar la propiedad, también se lo deben estar preguntando quienes están analizando el due dilligence, analizando otras opciones de sacarle partido a la propiedad más allá de una posible explotación.

Antes no parecía una mala idea tener la propiedad para terminar con un problema que se arrastra hace años, pero que no iba a tener efecto sobre el PBG, el empleo y las regalías. Ahora, con futuro incierto y con la pandemia aún en curso y sus efectos manifestándose, seguramente se tendrán otras consideraciones.

Lo cierto, es que hoy en materia minera Potasio Río Colorado no es en el corto plazo un proyecto minero que pueda darle beneficios a Mendoza. Sin embargo, y tal como he repetido en varias columnas, la opción minera sí está presente para la provincia con otros proyectos.

Más en Memo:

El Gobierno de Mendoza intimó a YPF tras el reclamo de otras petroleras

Estos son los protocolos que tenés que seguir para trotar, andar en bici o rezar