Quincho: Cuarentena caliente, enojos políticos, y peleas por WhatsApp - Mendoza Post
Post: Mendoza PostDomingo 10 May 2020Domingo, 10/05/20 atrás

Fase 4. Alguna de la terminología de la cuarentena, el nuevo diccionario que nos estábamos fumando los argentinos, le hacía pensar a Julián que estábamos metidos todos en algún cuento de la literatura fantástica del Siglo XX. ¿Quién podría haber imaginado esto hace tan solo nueve semanas atrás, cuando andábamos felices de Vendimia, y reventando las cervecerías de la Arístides? Nadie. El viernes había escuchado al Presidente con cierta desazón. No por la continuidad del aislamiento en sí, sino por la certeza de cuánta libertad habíamos entregado. De trabajo, de vida, de relaciones, y hasta de movimiento. Entendía que en Mendoza las cosas iban bien, aunque ya estaba totalmente hastiado, socialmente fatigado, del encierro colectivo. Pensó en ello mientras se tentaba con uno de los buñuelos que se había preparado por la tarde para acompañar el mate, con receta familiar de hacía mil años. Como los hacía su madre. Muy livianitos. Parecían flotar, hasta que te habías clavado media docena. En homenaje al fresquito de la tarde los había preparado de bananas, acompañados de un buen mate amargo.

Se había bajado con sospecha la aplicación "CuidAr" que había lanzado el gobierno. No le gustaba ni un carajo darle a una administración política el poder de seguir y geolocalizar a la gente. Pero también pensó que si en algún momento enfermaba de coronavirus, habría en esa APP anclada al GPS del celular, información útil para ayudar a otros.

Los auténticos buñuelos del quincho.

Trató de espantar los pájaros negros de su cabeza mientras se disponía a encenderse el fueguito del quincho. Se había conseguido un buen multiplicador de señal por una de las APP de envíos, para mejorar la transmisión de las cenas con sus amigos. Calculó que con suerte, podrían juntarse otra vez alrededor de mediados de junio. Había puesto un matambrito a asar, luego de tenerlo unas cuantas horas en leche, Malbec, y condimentos. Habían acordado con sus amigos hacer cada uno su propio asado. El Ruso se había hecho una parrilla de vegetales.

- ¿Te sentís bien, Ruso?

- Soy mi nuevo Yo mismo...- dijo el hombre de los negocios del grupete, y le guiñó un ojo. A un costado, había armado unas bruschettas de jamón crudo y tenía lista una generosa rodaja de provolone condimentada con oliva, ají molido, orégano, un toque de sal y pimentón dulce para tirar en su parrilla eléctrica. Estaba contento, varios de sus mejores clientes habían conseguido finalmente el ATP, el aporte a los sueldos que había dispuesto el gobierno nacional, aliviando un poco la situación extrema de los que habían facturado menos, o nada.

Berenjenas asadas, ajo fresco, ajó molido ahumado, sal, y oliva.

...

Los amigos ya estaban conectados. Julián llevó a su mesa -luego de una concienzuda revisión de sus reservas- un Doña Paula Malbec Selección de Bodega, un vino Premium cosecha 2016, de Gualtallary, uvas de un viñedo a 1350 metros. - Los buenos vinos le mejoran el ánimo a cualquiera- pensó, mientras lo llevaba a la mesa.

Un vinazo.

Antes, preparó unas rodajas de pan casero recién horneado, con unas berenjenas salvajes que había preparado. Asadas, peladas, y luego conservadas en aceite de oliva, ají molido, ajos frescos y un toque de sal.

Ya estaban todos online, cada uno con su corte de asado. Los amigos brindaron por la perseverancia, y largaron.

...

La charla se armó rapidito alrededor de uno de los temas del fin de semana. La tensa espera por el decreto nacional que prolongaría la cuarentena hasta el 24 de mayo a la noche.

- ¿A qué tanta ansiedad? - preguntó el Omar, el radical-radical-radical del grupete, que había estado recontra entusiasmado con un seminario de formación política de los grandes que estaba armando Tadeo García Zalazar, incluso con registro y certificados del Ministerio del Interior. Cien horas y seis meses de formación de dirigentes. No es que el Omar quisiera ser dirigente. Quería entenderlos.

El gordo lo explicó sencillo el dilema del decreto y los protocolos.

- Estamos en Fase 4, que es la reapertura controlada. Se puede largar a la calle hasta el 75 % de la gente, siempre con medidas sanitarias duras, terminación de DNI, tapabocas... y el gobierno de Mendoza es el que va a decidir qué y cómo vuelve, lo que ya ha sido bastante promocionado: toda la actividad comercial, industrias, bares y restaurantes en dos etapas. Lo que pasa, es que el gobierno nacional a veces anuncia algo y luego aplica variaciones en los decretos. Una de las cosas que dijo Alberto el viernes es que los gobernadores van a poder abrir actividades aplicando los "protocolos sanitarios" de Nación. Eso es raro. Hasta ahora no se hizo. Todos los protocolos que se aplicaron a las actividades que fueron abriendo en Mendoza, se hicieron acá. Imaginate que esta provincia levantó la cosecha sin casos de coronavirus. Entonces, en el gobierno no tienen claro si vienen protocolos "enlatados" o qué. Estuvieron llamando a la Jefatura de Gabinete de Ministros, a las oficinas de Santiago Cafiero, y les pidieron que aguardasen el decreto para este sábado a la tarde, pero eso no ocurrió. Hay que esperar...- dijo el dueño de casa, poniendo en su plato una pequeña porción de berenjenas para acompañar el matambre, mientras miraba caer la "lágrima" del Doña Paula en su copa. Le hizo gracia descubrir que le gustaban los vinos con nombre de mujer: Angélica Zapata, Emma Zuccardi... se le ocurría que detrás de esas etiquetas había vidas repletas de pasiones.

- Bueno, pero cómo sigue todo...- preguntó Ludovico. Se había hecho un grueso roast beef en su espiedo, a sólo 70 grados, durante cuatro horas y media. Menos temperatura que el mate, y lo había terminado en un golpe de diez minutos de parrilla "vuelta y vuelta". Atónitos, sus amigos miraban cómo lo cortaba con una cuchara, sin decir ni una palabra.

Suarez, con su gabinete.

- Claudio Romano, que es el jefe de gabinete, ya tiene el esqueleto del decreto ómnibus de Mendoza. Hay que esperar el DNU de Alberto que saldría durante el domingo, hacer alguna corrección, y listo. A encender la economía de a poco. El problema es cómo se va a comportar la gente. Hay grieta. Tenés una parte importante de la población que respeta la cuarentena y la distancia social, más las medidas de higiene a "rajatabla", y tenés barrios con pibes jugando a la pelota, o tomando cerveza del pico en una esquina. Si el virus se llega a meter en los asentamientos, en los barrios más populosos de Mendoza, vas a tener un problema como en las villas o en los geriátricos...- anunció el anfitrión "virtual".

- ¿Cómo puede ser que en el geriátrico Santa Inés, el de la Calle Perú, hayan dado todas las muestras negativas? ¿Qué, ese abuelo se contagió del Espíritu Santo? - preguntó el Ruso.

- ¡Blasfemo! - gritó el gordo, y los amigos estallaron en carcajadas. El Omar detalló lo que sabía.

- No... a ver... es así: les hicieron el test del hisopado, el PCR, a los abuelos que dormían en la misma habitación del señor, y a todo el personal, más los contactos estrechos dentro del geriátrico. El hecho de que todos hayan dado negativo ahora, no quiere decir que alguno de ellos no haya tenido coronavirus. Evidentemente el virus vino de algún lado. Lo que van a hacer -en unos días más- es hacerles el estudio de carga viral, de anticuerpos, a ver si lo tuvieron. Lo que se hace ahora con los investigadores, es seguir bien fino la traza del contagio. Hay un protocolo y un plazo para eso...- explicó.

- Igual, Mendoza está bien... hay sólo 29 casos activos, y tres de ellos en terapia... por eso pasamos a Fase 4...- dijo Ludovico, y la mesa cambió de tema. Julián estaba esperando la oportunidad.

- Me enteré que hubo "ruido" en la línea de gobierno. Que hubo alguna o algunas discusiones bastante fuertes entre el gobernador y su ministro de Hacienda, Lisandro Nieri...- soltó. El Omar respiró profundo, bebió un sorbo del Q Tempranillo que se había servido, y contó todo lo que sabía.

- A ver amigos... lo primero que les cuento... es que no es cierto ese rumor que anduvo dando vueltas por allí... Lisandro no presentó la renuncia. El que sí renunció fue Lisandro Cleri, el que estaba a cargo de la renegociación de la deuda en moneda extranjera en el Ministerio de Economía de la Nación...- dijo el radical del grupete, rezando para que sus amigos le creyeran...

Ministro de Hacienda Lisandro Nieri.

- A ver... hablamos de discusiones calientes entre personas de bien, que buscan lo mejor para Mendoza. Y que bien podrían estar en la actividad privada y no remando con la deuda mendocina... Es cierto que hubo discusiones fuertes... no sólo Lisandro, sino en Hacienda en general, creen que el Banco Nación está demasiado quisquilloso con la negociación de la deuda mendocina. El BN no para de descontarles la guita que son intereses y capital por 320 palos todos los meses religiosamente, que se descuentan de la coparticipación. Tampoco pueden hacer otra cosa en tanto no arreglen. Hace cinco meses que vienen negociando, y no pasa naranja. Entonces discutieron... Rodolfo tiene que hacer un equilibrio muy delicado. Están viniendo los ATN, están viniendo los dólares para Portezuelo... No puede dar un puñetazo en la mesa y pelearse con Alberto en medio de la pandemia. La gente está valorando a los dirigentes de la oposición que trabajan juntos con el oficialismo en resolver los despelotes.

- Pero hubo un lío con Anabel...- Intervino el gordo.

- Sí y no. Hay un medio digital, La Política Online, que la señaló a Anabel Fernández Sagasti como la "bloqueadora" del acuerdo de refinanciación del BN con Mendoza. Anabel estalló de furia. No tenía nada que ver con lo que le endilgaban, y fue en ese momento en que recibió un llamado tranquilizador del propio gobernador, lo que ayudó a calmar las aguas, mientras algunos radicales importantes repartían por todos lados la nota de LPO. A Lisandro le endilgaron la filtración, pero él niega terminantemente haberse referido él o nadie de su equipo a Anabel, ni a persona alguna. A ver... Nieri es un caballero, un lord. Un tipo de bien. No anda en chusmeríos ni es amigo de la exposición. Está laburando muy duro para mantener las cuentas de Mendoza a flote. Acá hubo alguna operación fina que terminó inoculando el virus de la discordia y generó desequilibrios, y bueno... se armó todo este despelote...- contó el Omar. El gordo se moría de diversión.

- Bueno, pero no es lo único, me enteré que el Rody cerró un grupo de WahstApp con intendentes...- terció el Ruso. Los muchachos se sorprendieron. Otra vez, el Omar sacó la cara por el equipo.

- Sí... Es así. Había un grupo de WhatsApp que se llamaba "Covid-19", donde estaban el gobernador, Nieri, la ministra de Salud Ana Nadal, y los 18 intendentes. Para temas de gestión relacionados al coronavirus. Parece que el viernes, el intendente peronista lavallino Roberto Righi empezó a hacerle reclamos en el grupo a la ministra Nadal, y Ana lo sentó de traste. Righi le reclamaba que le estaban bajando contratos, parece que el reclamo era por un calderista, y la ministra le dijo ante el selecto público del grupo que se informe bien, que entre el Hospital Sícoli y los centros de Salud en realidad le estaban subiendo contratos... bueno... el intercambio se puso feo, y de repente... ¡Rody Suarez se salió del grupo!

- ¡Nooooooooooooooooo! ¡Jajajajajajajajaja!

- Así es... y horas más tarde, directamente lo eliminó. Se hinchó las pelotas. Sobre todo, porque el Rodolfo es un gestor... los intendentes saben que si hay un problema, levantan el teléfono, lo llaman, y se resuelve lo que sea... alguna vuelta le encuentran sin importar el color político de cada quien, y le molestó el reclamo en público. Así es que a la mierda con el grupo. Miren amigos... la pandemia va a parir una nueva generación de dirigentes, con menos grieta, con menos recelos, con la misión única y básica de servir a la gente... A Rodolfo, las peleas políticas le importan "cero". Menos que nada. Cero absoluto.

- ¿Par o impar?

- ¡Jajajajajajaj!

...

- En serio, cero de la nada misma. Lo que le importa al gobernador ahora es mantener las buenas relaciones con el presidente, con los intendentes, con el Alfredo Cornejo que es el presidente de la UCR nacional y su antecesor, con los gobernadores de Juntos Por El Cambio... a ver... es tan grave... tan acuciante la realidad de todos los días... que no hay ni un segundo de lugar para peleas políticas...- dijo el Omar.

- Bueno, pero salirse del grupo de WahstApp es muy divertido...- dijo el gordo, y los amigos festejaron por el regreso de la diversión aunque fuera en dosis módicas.

...

La cena fue llegando a su fin. Compartieron un café, Julián sacó un Jack Daniel's de su barcito para terminar la noche, y se quedó charlando con el Ruso. El resto ya se había desconectado.

- ¿Viste? Los empresarios se llamaron a silencio después del "Estate quieto" del Rody el 1 de mayo.

- Y sí... hay algunos cuyo reclamo es sincero, y hay otros que piden... sin traer la de ellos de afuera. Por suerte unos cuántos lograron los ATP y eso calmó los nervios. Igual, se va a tardar muchos meses en regenerar la economía, y vamos a ver en qué condiciones. Muchos van a abrir esta semana y no van a vender, porque no hay un peso, y el Estado no va a recaudar, porque el que pueda va a vender lo poco que sale, en negro...

- ¿A quién le habló Alberto cuando se refirió a los opositores que critican por Twitter?

- El presidente se salió de su lugar. No se tiene que cristinizar. Puede hacer la misma crítica sin ser jodido con los que piensan diferente. Este es un momento para la democracia y para que haya distintas voces hablando de lo que pasa. Las visiones unívocas siempre nos llevaron al desastre. Dicho esto, los destinatarios fueron el Alfonso Prat Gay, que estuvo muy claro y muy duro, Alfredo Cornejo, y Patricia Bullrich. Luego Espert, Milei, y otros... Veremos cómo sigue en la semana.

- ¿Macri por qué no habla?

- Porque entre otros, el Alfredo le sugirió muy activamente que ni aparezca, porque eso le daría al peronismo, al cristinismo en realidad, la excusa para convalidar lo que sea sobre todo en gestión económica.

- Se está hablando de nuevo de minería...

- Es así. Mirá... la semana pasada surgió un dato que pasó desapercibido. Eduardo Elsztain, el dueño de IRSA, la empresa de los grandes centros comerciales del país, compró el 5 % de Yamana Gold, con opción al 35 % más. Esa es la mina de oro de Esquel, aquella que en 2003 generó un movimiento antiminero muy fuerte que se contagió rápido a Mendoza, y que fue la madre, y el padre, de la 7722. Elsztain dice que puede sacar el oro mediante un método de "floculación", que es separación de sedimentos usando sustancias que no están prohibidas ni por la ley 5001 de Chubut, y más importante, por la 7722 mendocina. Mirá... ni bien se conoció este dato... hubo una marcha antiminera en medio de la pandemia... en distintas ciudades... Lo que está pasando es que el gobierno nacional, y lo dijo el secretario de minería Alberto Hensel, que es sanjuanino, va a avanzar en un proyecto estratégico para la minería en todo el país. Se habla de "respetar las inversiones y la seguridad jurídica", y de "acuerdos internacionales y pactos". La minería hoy es el único motor posible, porque el oro y el cobre están ahí.

- Mirá lo que nos cuesta el "lujito" del año pasado...

- A ver... todas las posiciones son respetables. Pero mirá qué bien le habría venido a Mendoza contar en esta pandemia con un fondo anticíclico generado por la minería... ¿no? Mirá San Juan... sobrados de guita... y acá... con más cobre en Mendoza que en la mina chilena "El Teniente", llorando pobreza.

- El agua de Mendoza...

- No se negocia... ya sé... pero... ¿Y la vida y la supervivencia de todos? Hay que ver... y prestar atención a Yamana Gold, que van a sacar oro sin cianurar, siempre que la política los deje...

- Menos mal que se viene Portezuelo del Viento...

- Y sí... ya estamos en la cuenta regresiva de la licitación. Es laburo para miles de mendocinos y para empresas locales.

- Esta crisis también va a ser una oportunidad para el turismo, cuando vuelvan los viajes...

- Ya lo sé... van a salir a vender "Mendoza segura". Ya me imagino las fotos de gente en las bodegas o el Aconcagua con barbijos. Pero es cierto, es así... habrá que salir a buscar mercado a cuatro manos.

- ¿Viste lo del Trinche?

- Sí, un crimen salvaje y una despedida repleta de pasiones. Lo vi de mocoso, en aquella época acá le decían "El Rey" Carlovich, era ídolo de la Lepra. Pero una vez  jugó de refuerzo para Gimnasia, con el Víctor Legrotaglie. Era contra Boca, nada menos... se hicieron un picnic... Era un lujo verlo jugar. Lo que hicieron con el Víctor en ese partido. Hasta "cabecitas". Algunos defensores de Boca se calentaron, empezaron a pegar... Fue el 9 de abril de 1975 y el Lobo ganó 2 a 1.

- Gordo... ¿cuándo se acaba este martirio?

- ¿Tan mal te trata la cuarentena?

- Y... en casa, dos por uno... un día bien, y dos para el culo...

- ¡Jajajajajaa! ¿Y eso te tiene mal?

- ¡No! ¡Qué vuelva el fútbol! ¡Estoy harto de deportes en el recuerdo!

- ¡Jajajajajajajaaaaaaaaaa!

...

Luego de las risas y chanzas de última hora, los amigos apagaron los monitores. Julián se acomodó en el sillón, reforzó el escocés, y se dispuso a disfrutar de una buena película. Beneficios de la "nueva normalidad".

...