En Nueva York los fallecidos bajaron a 226 por día - Mendoza Post
Post: Mendoza PostSábado 9 May 2020Sábado, 09/05/20 atrás

 El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, confirmó hoy que en las últimas 24 horas hubo 226 nuevos fallecidos por coronavirus en el estado, la cifra más baja de los últimos cinco días, mientras que en Florida, otros de los focos del contagio, hubo 40.001 casos confirmados y 1.715 muertos.

El número de nuevos contagios hospitalizados en Nueva York fue de 572, informó Cuomo, en lo que supone un nuevo descenso del ritmo diario de ingresos. En términos generales y de acuerdo con el balance actualizado de la universidad Johns Hopkins, un total de 26.243 personas murieron en Estados Unidos y 71.679 han sido hospitalizadas desde la declaración de la pandemia.

El gobernador, citado por DPA, también señaló que la tasa de infección entre los servicios de Emergencias y transporte público están por debajo de la media. Cuomo afirmó que los efectivos del Departamento de Bomberos de Nueva York y ambulancias tenían una tasa de infección media del 17,1 por ciento, respecto al 19,9 por ciento del resto de la población.

Poco a poco la situación comienza a ser controlada en Nueva York.

"Nos gustaría ver el 0 por ciento pero este porcentaje que tenemos sigue por debajo de la tasa de infección media para los neoyorquinos", explicó.

Aproximadamente el 12,2% de los trabajadores de la salud han dado positivo, según Cuomo, también por debajo de la media estatal.

En cambio, en el sureño estado de Florida los casos confirmados de COVID-19 continúan en aumento, los mismo que el número de fallecidos por la enfermedad, que este sábado marcó la cifra de 40.001 y 1.715, respectivamente. Las residencias de ancianos permanecen en un punto crítico de contagio por la pandemia.

En 24 horas, los casos del coronavirus SARS-CoV-2 sumaron 802 nuevos en Florida, y las muertes aumentaron en 46, según datos del Departamento de Salud estatal, citados por EFE.

Al menos 13 residentes del Centro de Convalecencia The Manor Pines, en la ciudad de Wilton Manors, murieron por complicaciones con el COVID-19 en la última semana según informaron funcionarios estatales.

De acuerdo con el más reciente informe semanal del Departamento de Salud de Florida, 72 casos de coronavirus en el estado están vinculados a The Manor Pines, incluidos 48 residentes y 24 empleados.

La pandemia castigó con brutalidad a esta ciudad.

Otro centro geriátrico que reporta un aumento de víctimas en los últimos días es Claridge House, en el condado de Miami-Dade, donde las muertes por coronavirus aumentaron de 5 a 11 en una semana.

Las autoridades también informaron que 47 casos de coronavirus en el estado están vinculados a esta última residencia de ancianos del norte de Miami, incluidos 28 internos y 19 empleados.

El asilo de ancianos Seminole Pavilion Rehabilitation and Nursing Services, en el condado de Pinellas, reporta la mayoría de las muertes en el estado con 23. De estas, 22 han sido de residentes de la tercera edad y una de un personal de servicio.

Ver: EE.UU. superó los 75 mil muertos

Hasta la fecha, los pacientes y el personal de hogares de ancianos, centros de vida asistida y otros proveedores de atención a largo plazo han contabilizado cuatro de cada 10 muertes en el estado por COVID-19, según el informe.

Los datos más recientes de la Secretaria de Salud de Florida detallan que en estos centros han muerto 665 personas, entre residentes y personal que los asiste.

Las cifras actuales dan esperanza.

A pesar de estos números, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, decidió que el próximo lunes reabra el condado de Palm Beach, uno de los tres más afectados por la pandemia, mientras que Miami-Dade, con la mayor cantidad de casos y muertes (13.841 y 482) espera abrir de forma tentativa algunos negocios, incluidos restaurantes, a partir del 18 de mayo.

Estados Unidos superaba hasta hoy los 77.000 fallecidos y tenía 1,29 millones de contagios por COVID-19, de acuerdo al recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Ver: Lo detuvieron y golpearon en Nueva York por no respetar la distancia social