Las ratas están infectando a los humanos con hepatitis, y nadie sabe cómo - Mendoza Post
Post: Mendoza PostSábado 9 May 2020Sábado, 09/05/20 atrás

 En 2018, expertos en enfermedades infecciosas de la Universidad de Hong Kong se encontraron con un paciente inusual: un hombre de 56 años que se había sometido a un trasplante de hígado y que mostraba funciones hepáticas anormales sin causa aparente.

Las pruebas encontraron que su sistema inmunitario estaba respondiendo a la hepatitis E, pero en realidad no pudieron encontrar la cepa humana del virus de la hepatitis E (HEV) en su sangre.

La hepatitis E es una enfermedad hepática que también puede causar fiebre, ictericia y un agrandamiento del hígado. El virus viene en cuatro especies, que circulan en diferentes animales; en ese momento, se sabía que solo uno de estos cuatro infectaba a los humanos.

Con las pruebas para esa cepa humana de HEV negativa, los investigadores rediseñaron la prueba de diagnóstico, la ejecutaron nuevamente y descubrieron, por primera vez en la historia, la hepatitis E de rata en un humano.

"De repente, tenemos un virus que puede saltar de las ratas callejeras a los humanos", dijo el Dr. Siddharth Sridhar, un microbiólogo y uno de los investigadores de HKU que hizo el descubrimiento. 

Fue una infección tan inusual y sin precedentes que el equipo se preguntó si se trataba de un "incidente único, un paciente que estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado".

Desde ese primer estudio, 10 residentes más de Hong Kong han dado positivo con hepatitis E de rata, también conocida como HEV de rata. El caso más reciente llegó hace una semana; un hombre de 61 años con función hepática anormal dio positivo el 30 de abril. Y podría haber cientos más de personas no diagnosticadas infectadas, dijo Sridhar.

La cepa humana de la hepatitis E generalmente se transmite a través de la contaminación fecal del agua potable, según la Organización Mundial de la Salud.

Nadie sabe exactamente cómo se están infectando estas personas. En los dos años transcurridos desde el descubrimiento, los investigadores aún no han identificado la ruta exacta de transmisión de las ratas a los humanos. 

El paciente reciente de 61 años tiene a la autoridades particularmente perplejas: no había ratas ni excrementos de ratas en su hogar, nadie más en su hogar ha mostrado síntomas y no tiene antecedentes de viajes recientes.