El médico la mandó al psicólogo por mañosa y murió a los cinco días - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMiércoles 6 May 2020Miércoles, 06/05/20 atrás

Una nena de 11 años que llegó a la guardia de un hospital en la localidad bonaerense de San Cayetano falleció luego de que el médico que la vio la envió a casa y le sugirió ver un psicólogo.

Shaira Smoulenar tenía 41 grados de fiebre y un dolor generalizado en el cuerpo, no se podía mover y estaba hinchada. Su abuela la llevó a la guardia del nosocomio: "Allí la recibió el doctor Alí Manuel Rodríguez. Le pasaron suero, le bajó la fiebre y querían mandar a la casa. Pero mi nena dijo que se sentía mareada, mi suegra pidió que le volvieran a tomar la fiebre y tenía 39° y ahí la internaron", contó su mamá Soledad Torres al portal minutouno.com.

Ese mismo día le tomaron una muestra de sangre para analizar en el laboratorio que dio 20 mil glóbulos blancos en sangre (la cantidad normal de glóbulos blancos en la sangre es 4.500 a 11.000) y le mandaron un antiparasitario. "Antes de ver el resultado del análisis diagnóstico, el doctor rompió la receta que le habían dado a mi suegra y le hizo una para los parásitos", relató la mujer.

"La nena se hizo encima del dolor y largo muchísimos parásitos. Ahí nos mandó a la casa porque solo eran parásitos para él", agregó Soledad.

Habían pasado unas horas cuando Shaira regresó a su casa y empezó a sentirse peor. No podía moverse, las piernas se le dormían del dolor y sentía lo mismo en la espalda y en los hombros. Sus padres la volvieron a llevar al hospital y la internaron de nuevo.

Ver también: Iba a lograr un "avance significativo" contra el coronavirus y lo mataron

"Le pasaron suero y en ese momento llegó el doctor Rodríguez quien le pidió al doctor Pacheco que se haga cargo de la situación. Le mandaron a hacer análisis de sangre nuevamente en la que salieron 12 mil glóbulos blancos en sangre. Rodríguez me dice que estaba haciendo efecto el desparasitario", contó la madre de Shaira.

Sin embargo, la nena seguía con dolor en todo el cuerpo."El jueves otra vez estuvo en mi casa por orden del médico, estaba hinchada. La teníamos que ayudar a darse vuelta para ir al baño porque ella no podía. Seguía con mucha fiebre", recordó.

En la madrugada del viernes 1 de mayo, Shaira le pidió a su papá, César, que la llevara al hospital pero se quedó dormida y sus papas la dejaron descansar, cuando despertó la llevaron inmediato a la guardia. "Apareció de nuevo el médico Pacheco y le dijo que la iba a internar. Mi nena estaba sentada y no se podía moverse y le dijo que no se podía levantar mover; le pidió una silla de ruedas y él le respondió: 'si viniste caminando hasta acá, camina 20 metros más'", recordó Soledad.

Ese día le volvieron a poner suero y según contó la mamá de Shaira, los médicos le decían que "era un poco mañera". "La nena le pidió a la enfermera que la acompañe al baño y el doctor la mandó a una psicóloga porque insistía en que era mañosa", aseguró.

Ver también: Murieron dos personas en el avión que se estrelló en Esquel

La psicóloga insistió y le hizo varias preguntas a la nena para saber si estaba exagerando. "La psicóloga se presentó y mi nena le respondió yo no estoy loca'", indicó Soledad.

Horas después, el médico pidió que le pusieran un antibiótico, un inyectable y que la pasaran a internación. "Ya iba mal. La llevaron a la habitación cerca de las 4 de la tarde y llegó el pediatra que automáticamente mandó a ponerle oxígeno, pero los aparatos no andaban porque obviamente no tenia oxigeno en sangre", contó Soledad.

La mujer recordó que antes de fallecer, Shaira le pidió a su padre que le sujetara fuerte la mano y pronunció sus últimas palabras: "¡Feliz cumple, papá", le dijo la pequeña a César.

"Salió el pediatra y nos dice: 'a mi me duele más que a ustedes'. Nos dijo el cínico'", relató Soledad.