Se trabaja más en casa que bajo el control del jefe - Mendoza Post
Post: Mendoza PostJueves 23 Abr 2020Jueves, 23/04/20 atrás

El aislamiento social dictado en varios países del mundo y las recomendaciones de trabajar en casa, y que hoy está siendo ejercido por más de tres millones de trabajadores en la Argentina, ha derribado el mito de que el control asegura la productividad y, por el contrario, está demostrando que se está teletrabajando muchísimo.

A un mes del inicio de la cuarentena, estas fueron las conclusiones que se hilaron en una jornada llamada "El cambio llegó ayer. El impacto del COVID-19 en las organizaciones" organizado por la Universidad Austral, y en la que participaron expertos en recursos humanos y en comunicación organizacional, que cubrió iProfesional.

Allí quedo en evidencia que las empresas debieron implementar nuevas formas de comunicación y gestión en tiempo récord además de plantearse los desafíos a resolver desde los recursos humanos ya no sólo para el día a día actual sino para lo que ocurrirá el día después, cuando se avance hacia la nueva normalidad.

Si bien hay un 40% de los trabajadores, es decir, unos 4,8 millones de personas, que no pueden realizar teletrabajo por el tipo de actividad que ejercen, hay otros 3,3 millones que sí están en condiciones de hacerlo, de acuerdo a un informe del CIPPEC que se publicó hace unos días.

"Se cayeron todos los manuales de estrategia. A tal punto que necesitamos compartir lo que nos pasa más que nunca. El home office fue rechazado siempre por las organizaciones y por la alta dirección que, ahora, está viendo, que se trabaja muchísimo por esa vía. Esto no sólo hizo caer la cuestión del control sino que mostró, además, que el control no es la forma de incrementar la productividad de las personas", aseveró Damián Fernández Pedemonte, director de la Escuela de Posgrados en Comunicación de la Universidad Austral.

Aunque todavía es prematuro para obtener mediciones sobre el tiempo que está demandando el teletrabajo diario a quienes pueden hacerlo, la percepción generalizada es que se están cumpliendo muchas más horas que las habituales, que cortar se hace difícil o que se reciben mensajes laborales más allá, inclusive, de la cena.

Federico Gottfried, director de consultoría de Hauscom, consideró que "hoy el objetivo es trabajar sobre el stress de las personas". En ese sentido, señaló que es primordial comunicar seguridad a los empleados porque "si la decisión es que no le voy a pagar más no puedo comunicar más nada".

En este sentido, consideró que este cuidado de la comunicación, este manejo del estrés operan como "forma de minimizar el riesgo reputacional de la empresa porque el contexto hace que las compañías estén siendo observadas desde todos sus costados".

Las empresas que ya venían implementando nuevas formas de trabajar, de comunicarse fueron las que mejor pudieron adaptarse a este cambio vertiginoso que se inició desde el 20 de marzo pasado, cuando se inició la cuarentena.

Para colaborar con la comunicación interna de las empresas, en Century Link se implementaron actividades on line para los empleados, desde personal training hasta asistencia psicológica pasando por préstamos para aquellos que tenían alguna dificultad económica e, inclusive, el reconocimiento a aquellos trabajadores que estaban cumpliendo con una tarea de mayor exposición.