El dueño de Alfajores Guaymallén no despedirá empleados ni bajará sueldos - Mendoza Post
Post: Mendoza PostJueves 9 Abr 2020Jueves, 09/04/20 atrás

 El dueño de la tradicional empresa de alfajores Guaymallén, Hugo Basilotta, salió a diferenciarse de otras empresas al asegurar que seguirá pagando los "salarios completos" en tiempo y forma a sus empleados trabajen o no, y cuando la pandemia de coronavirus quede superada, tomará "otros 100" operarios.

"Llegó el momento de perder", dijo Basilotta -quien suele emitir opiniones de alto tono y no exentas de polémica- en alusión al sector empresarial de la Argentina. "Guaymallén no despedirá a ninguno de nuestros 200 operarios, les pagaremos todo su salario, trabajen o no, y cuando termine esta pandemia, abriremos nueva planta, y tomaremos 100 más", enfatizó el empresario.

Antes de la pandemia, la empresa producía más de dos millones de alfajores por día en dos plantas ubicadas en los barrios porteños de Liniers y Mataderos y tenían tanta demanda que estaban atrasados con las entregas. El año pasado puso en marcha un proyecto para abrir otra planta en la localidad bonaerense de Spegazzini, donde prometió contratar a 100 empleados, la mayoría vecinos de la zona.

Los alfajores son famosos en todo el país.

Ese proyecto, según explicó Basilotta, continúa, e incluye una inversión que ronda los 3 millones de dólares. Advirtió que despedir personal es "lo último que tiene que hacer un verdadero empresario, nunca despedir a sus trabajadores".

Los imputados por violar el aislamiento en Mendoza harán tareas comunitarias

Además, en declaraciones publicadas por el diario BAE y reproducidas por la agencia Noticias Argentinas, dijo que "llegó el momento de perder, hay que saber perder en la vida y estamos preparados, esa es la realidad, se enoje quien se enoje".

El empresario afirmó que cumplirá con todos sus empleados.

Basilotta rechazó también cualquier posible "rebelión fiscal", al señalar que "no se puede hacer una rebelión de nada", ante versiones que circularon sobre posibles negativas a afrontar el pago de impuestos por parte algunos sectores empresariales, si la crisis sanitaria perdura.

El Gobierno afirma que no hay circulación comunitaria en Mendoza

"Me gustaría ver los pasaportes y todas las propiedades que tienen muchos de los que se quejan", desafió. Sostuvo que los empresarios "siempre tienen que tener reservas para dar el ejemplo. Una empresa es como una familia, si entran 10 y gastas 11, te va a ir mal".

Basilotta explicó cómo reparte el dinero que le ingresa a la empresa.

"Si a nosotros en Guaymallén nos entran 100 de ganancia, reinvertimos 70, gastamos 20 y guardamos 10 para cuando viene algo inesperado o una economía mala", dijo.

"Lo que vi es horrible ", dijo una médica argentina repatriada de Europa

Guaymallen debió cerrar en forma temporal su planta desde el comienzo de la cuarentena. Además, tiene pendiente la recepción de maquinaria desde Italia, frenada por la crisis sanitaria, para la reapertura de la fábrica de Spegazzini. "Nos toca aguantar y no puedo exponer a los 200 trabajadores a que se enfermen", explicó.

Reconoció que "los argentinos la vamos a pasar mal todos, faltará un largo tiempo para recuperarnos", pero dejó un mensaje de optimismo: "Argentina ha salido de muchas crisis, hay que tener esperanza y cuidar la vida, y el Estado está ayudando".