La verdad acerca de por qué Mendoza no avala, aún, el uso del barbijo - Mendoza Post
Jueves 9 Abr 2020
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

El comité de expertos que sigue el impacto de la pandemia en Mendoza no recomendará el uso barbijos, tapa bocas o protectores faciales Mientras no se pruebe que hay contagio comunitario. Esa es la definición que sale desde el Ministerio de Salud. Sin embargo a fuerza de insistencia de los medios porteños por el uso generalizado del protector facial y de la suma de provincias que lo adoptan como obligatorio, es que se ha dado esta disyuntiva entre la población.

"El uso del barbijo, en el contexto epidemiológico de Mendoza, no se justifica porque no hay circulación viral sostenida probada", insistió el subsecretario de Salud, Oscar Sagas cuando le repregunté por qué el gobierno no fijaba postura. "Si hay alguien que se quiere tapar la boca, lo puede hacer, pero no es la recomendación que nosotros estamos dando", me planteó el funcionario.

Sagas se resguarda en lo que dice la Organización Mundial de la Salud (OMS) que sugiere el uso de barbijo para el personal sanitario y para quienes ya portan el virus y deben evitar propagarlo.

Concentrado se muestra el subsecretario de Salud, Oscar Sagas.

Hasta que se haga hábito

Hay un razonamiento instalado entre los médicos que asesoran al gobernador Rodolfo Suarez en el tratamiento de la pandemia del coronovirus. Este tratamiento que se basa en la toma de conductas que se transformen en hábitos preventivos porque aún no hay una vacuna que combata el virus.

La idea de hierro es grabar en el colectivo social que hay que evitar el contagio con dos medidas concretas: la higiene de las manos y mantener la distancia social de 2 metros para no ser alcanzado por las microgotas de saliva o mucosidad que portan al virus.

"Yo prefiero que la gente entienda que lo más efectivo es mantener la distancia social y mantener las manos limpias con agua y jabón o con alcohol en gel ¿Se entiende?" postuló Sagas sobre el tema.

La clave está en esta aseveración del médico que entiende junto a sus colegas que estudian también el comportamiento social, que si se recomienda el uso de un barbijo generalizado entonces habrá un relajo en las medidas preventivas que tienen real efecto contra el contagio. Mejor dicho, se sentirán protegidos y entonces dejarán de lavarse las manos con frecuencia y no respetarán la distancia social.

Hay que evitar la guerra por los barbijos

Hay una realidad no expuesta que son los insumos sanitarios siempre escasos en estas condiciones. Si el gobierno aconseja el uso del barbijo entonces se puede producir una corrida de compras de estos elementos y hay riesgo de que terminen faltando para los médicos y enfermeros.

Los barbijos también fueron parte de la cosecha 2020.

Ya hubo una experiencia de una situación así cuando el protocolo para levantar la cosecha de uva exigía el uso de barbijos de los trabajadores y los empresarios terminaron siendo una competencia inesperada para el mismo gobierno provincial. 

A favor del escudo facial

En tanto en el otro extremo se encuentran quienes prefieren el escudamiento individual contra incluso los portadores del virus que no presentan síntomas pero que pueden tener "poder de fuego" en el contagio.

Las provincias de Catamarca, Jujuy, La Rioja, Misiones, Santiago del Estero y Salta, además del municipio bonaerense de Zárate y el mendocino de General Alvear propician el uso de la barrera física sobre la nariz y la boca en la vía pública.

Así sesionaron los diputados tucumanos.

La motivación es doble, promover la salida de la cuarentena y evitar el contagio de parte de los asintomáticos del Covid-19.

En Mendoza se hizo ver el diputado "protector" Mario vadillo que logró que sus pares lo apoyaran en su proyecto de resolución donde se le pide al gobernador que avale el uso del barbijo social.

La peronista Andrea Blandini sugiere el uso de barbijo social y que lo confeccionen mujeres de los barrios populares.

Mientras en el Senado la peronista Andrea Blandini también presentará su idea de generalizar el uso de protector facial. "Me parece que todo lo preventivo es adecuado en particular el barbijo hasta de tela vegetal funciona lo que se podría implementar en la distribución gratuita por el bajo costo para el Estado", proyectó la legisladora pensando también que puede ser una salida laboral para muchas mujeres.

Taparse, un reflejo humano 

El ambiente "pro barbijo" se amplía en las redes sociales donde abundan los tutoriales para hacer el propio barbijo casero. Tanto que el Ministerio de Salud de la Nación publicó su propio manual para el uso del protector facial.

El barbijo casero gana adherentes.

Taparse la boca y la nariz con algo que sea una barrera protectora quizá se imponga como un reflejo de cada persona en la medida que avance el tiempo y la pandemia conviva con nosotros, aunque el gobierno no lo avale.

Esta nota habla de: