Aseguran que en Mendoza faltan barbijos y alcohol "porque se quedan en Buenos Aires" - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMartes 7 Abr 2020

Cada vez más provincias se suman al uso obligatorio de barbijos para las personas que tengan que salir a la calle durante la cuarentena, y si bien al principio desde las autoridades de salud avisaban que no era necesario, lo cierto es que cada vez se conocen más casos de enfermos asintomáticos, por lo que el barbijo resulta una barrera más de protección. 

Por la falta de este elementos y los abusos a la hora de la venta, cada vez más personas deciden fabricarlos en sus casas

Jorge Jakubson, empresario de farmacéutico de Mendoza y exdirigente del Colegio Farmecéutico de Mendoza aseguró que en la provincia no hay barbijos porque se quedan todos en Buenos Aires. 

"Los tipos de barbijo que se consiguen en las farmacias son los tableados, que vienen aprobados por Anmat, que son los que se usan para crujía. A veces un barbijo casero tiene mejores resultados que estos. Pero todos tienen poca vida útil, una vez se humedece hay que tirarlo, no es para usar toda la semana", recomendó el farmacéutico este martes en diálogo con el programa Te digo lo que pienso que conduce Ricardo Montacuto por Radio Nihuil.

Y agregó: "El barbijo es para que lo use la persona que tiene posibilidad de estar contagiada de transmitir el virus, los otros tienen que estar en su casa. Y si hay que salir y quiere ponerse barbijo, bueno, pero lo mejor es la distancia".

Con respecto al precio de este elemento Jakubson dijo: "Hay muchos abusos por parte de las farmacias, pero debería venderse en 60 pesos porque sale 45 pesos comprarlos. Antes de la pandemia costaba de entre 8 a 15 pesos. Hoy lo ofrecen hasta en 100 pesos".

Y expresó: "En Mendoza no hay alcohol, alcohol en gel muy poco y barbijo casi nada. Porque todo se queda en Buenos Aires. La gente puede protegerse con un barbijo casero, pero lo ideal es guardar distancia y quedarse en la casa".

"El alcohol de 100 ml tiene que estar entre 100 y 110 pesos. Pasa que ahora ni siquiera hay frascos para fraccionar. Pasaron de costar 15 pesos a 45. Y encima no se puede denunciar porque está todo cerrado".

Jakubson pidió que "se respete la actitud del farmacéutico, que no se reconoce en ningún lado, y los que vienen a la farmacia son cientos de jubilados y personas a comprar barbijo y alcohol. Son cientos los jubilados con receta que vienen a comprar. Las farmacias estamos haciendo una tarea netamente obligatoria, porque no podemos dejar de administrar medicamentos a personas que lo usan de manera continua".

"En un momento barbijo y guantes no teníamos ni para nosotros. No tenemos que lavar las manos todo el tiempo, porque encima manejamos plata", dijo. 

Esta nota habla de: