La angustia que Campazzo no supera: "Mi mamá no puede conocer a mi hija" - Mendoza Post
Post: Mendoza PostDomingo 5 Abr 2020Domingo, 05/04/20 atrás

Facundo Campazzo, base de Real Madrid y de la Selección Argentina de Básquet, confesó con nostalgia que la cuarentena que está cumpliendo en la capital española por la pandemia de coronavirus lo "está matando" porque su madre todavía no pudo conocer a su hija.

Campazzo, figura del Merengue y de la Albiceleste, y su esposa, la cordobesa Consuelo Vallina, fueron padres de Sara hace exactamente cinco meses (nació el 5 de noviembre de 2019), pero su madre todavía no conoce a la nieta.

"Ahora mismo mi casa y mi hija están en Madrid, pero Córdoba sigue siendo mi hogar. Y cada año que pasa extraño un poquito más. Más allá de mi vieja que está allá, quiero el calor de la gente, a los pibes, la familia, comer un asado con los seres queridos, jugar un fulbito con los pibes. Ir a pasar un rato con mi hermano", se confesó el deportista.

"Cada vez que pasa el tiempo extraño un poco más y esto del coronavirus me está matando, porque me parece que mi mamá la va a conocer a Sara para el cumpleaños de 15", manifestó con un dejo de exageración entre la ironía y la amargura.

Consuelo Vallina y Facundo Campazzo. La pareja está recluida en Madrid.

Campazzo participó este domingo del podcast de su compatriota, compañero de equipo en Real Madrid y el seleccionado nacional y también base, Nicolás Laprovíttola, y el periodista Germán Beder, y sus dichos fueron reproducidos por el diario La Voz del Interior de su Córdoba natal.

El exitoso basquetbolista con su hija Sara, recién nacida.

Campazzo cumplió el pasado 23 de marzo 29 años y siempre aseguró que no lo desesperaba dar otro salto en su carrera hacia la NBA. En Real Madrid hizo historia en la Euroliga y en el campeonato español con la "condecoración" de MVP (mejor jugador), y con la selección argentina fue subcampeón mundial en China. Pero quiere algo más: reencontrarse con los suyos en la hoy muy lejana Córdoba, para que conozcan a Sara.