El brote viral impone la tasa cero para las importaciones de insumos de salud - Mendoza Post
Jueves 2 Abr 2020
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

"En una pandemia como esta, detener la transmisión y la propagación es crucial, en todo el mundo. Cada uno de nosotros debe cumplir con las indicaciones del Ministerio de Salud, para detener los contagios, evitar el colapso de los hospitales y proteger al personal sanitario", sentencia ante el Post, Josefina Martorell, Directora General de la organización Médicos Sin Fronteras para América del Sur.

El mensaje de la experta en catástrofes sanitarias resuena como una alerta a la incógnita que hoy representa el impacto de la explosión viral, prevista para mayo en el sistema de salud y en la población argentina en especial en los lugares donde los contagiados se han multiplicado rápidamente.

También se tiene presente la proyección oficial que contempla el presidente Alberto Fernández de tener que atender unos 250 mil afectados a lo largo de la pandemia en el país y en ese escenario, en Mendoza se preparan para asistir a lo largo del tiempo a unas 10 mil personas contagiadas.

Josefina Martorell, la responsable de MSF para América del Sur, aportó su mirada para el Post.

Todos piensan en provincias como Chaco cuando se plantean estos espacios más vulnerables que indica la dirigente de MSF. Por eso cobra sentido el anuncio del ministro de Salud. Ginés González García que habrá un nuevo DNU para declarar de "utilidad pública" a todo el servicio privado de salud.

Y más aún se entiende la decisión de fijar tasa cero para los aranceles de importación para los elementos de acción y protección para el personal sanitario.

También leé: El gobierno liberó importaciones de insumos médicos

Martorell que respondió desde su casa en CABA cumpliendo con el aislamiento obligatorio, nos remitió a las recomendaciones para "garantizar que las herramientas médicas sean accesibles, asequibles y disponibles". En la web de organización humanitaria internacional Médicos sin Fronteras se pide que "gobiernos, las corporaciones farmacéuticas y otras organizaciones de investigación que desarrollan tratamientos, diagnósticos y vacunas" tomen medidas para:

1- "Evitar que las patentes y los monopolios limiten la producción y el acceso asequible".

2- "Priorizar la disponibilidad de los insumos médicos para la protección y el tratamiento de los trabajadores sanitarios de primera línea".

3- "Mejorar la transparencia y la coordinación, asegurándose de monitorear continuamente las potenciales vulnerabilidades en la cadena de suministro de insumos médicos esenciales, y desarrollando medidas de mitigación cuando sea necesario a través de la colaboración internacional".

Los profesionales de la salud requieren de elementos de protección y tratamiento. 

En esa dirección va el decreto 333/2020 de "derechos de importación extrazona", fija la posibilidad de adquirir un abanico de elementos de asistencia médica y sanitaria para dotar a médicos y personal de enfermería y servicio de salud herramientas y productos protectores para tratar a los enfermos de coranavirus.

El listado de 52 productos deja trascender que el sistema de salud se prepara para lo peor de la pandemia de Covid-19. Invoca en su texto a un artículo de Código Aduanero Argentino.

El párrafo legal es el siguiente: "...con el objeto de cumplir alguna de las siguientes finalidades (...) c) promover, proteger o conservar las actividades nacionales productivas de bienes o servicios, así como dichos bienes y servicios, los recursos naturales o las especies animales o vegetales; d) estabilizar los precios internos a niveles convenientes o mantener un volumen de ofertas adecuado a las necesidades de abastecimiento del mercado interno...".

El pack de la emergencia

En este contexto de pandemia, estos son los productos que fueron liberados para la compra en el exterior.

Alcoholes etílico, propílico e isopropílico.

Ácidos nucleicos.

Desinfectante de superficies para equipos médicos y pisos.

Artículos de laboratorio o farmacia.

Guantes para cirugía.

Mascarillas del tipo de las utilizadas por los cirujanos en las operaciones.

Gorros descartables.

Concentradores de oxígeno.

Gafas de seguridad.

Electrocardiógrafos.

Ecógrafo con análisis espectral Doppler.

Aparatos de diagnóstico de visualización por resonancia magnética.

Explorador tomográfico por emisión de positrones.

Endoscopios.

Audiómetros.

Pulmones de acero.

Aparatos respiratorios.

Esta nota habla de: