Una mujer entregaba a sus hijas de 7 y 10 años a un jubilado para que las viole - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMartes 31 Mar 2020

Una mujer que vive en Salta "vendía" a sus hijas de 7 y 10 años a un jubilado para que éste las abusara sexualmente. Ambos quedaron detenidos.

Este caso trascendió recién ahora y se supo que la madre de las nenas le cobraba al hombre, un almacenero de 68 años, entre 40 y 100 pesos para entregarles a sus hijas y que él las violara como quisiera.

Fue la mayor, la de diez años, quien le contó a su abuela lo que le estaba pasando, todo lo que sufría y las aberraciones que cometía el hombre con ella y su hermana. La abuela denunció el hecho. La madre y el violador fueron elevados a juicio, con un expediente a cargo de la fiscal Cecilia Flores Toranzo. En los últimos días, la fiscal agravó las imputaciones contra los acusados, y aseguró que además de sus hijas había 2 amiguitas de las nenas también abusadas.

"Se formaron dos causas, una para las hijas de la acusada y otra para las dos vecinas. Seguramente se haga un solo juicio para ambas. Lo que dijeron las cuatro nenas en sus declaraciones en circuito cerrado de televisión fue más que contundente. No pudieron especificar la cantidad de veces que sucedió pero creemos que fueron varias", declaró una fuente.

Ver: El Ministerio de la Mujer de la Nación lanzó la campaña "barbijo rojo"

No ha trascendido el nombre del violador o la madre, ni siquiera el nombre del barrio donde ocurrieron los hechos, por el riesgo que corren a linchamiento. La madre de las nenas tiene 27 años y pasaba gran parte del día pautando la suma de dinero por la cuál iba a entregar a sus hijas para ser obligadas a realizar distintos actos sexuales. Los montos variaban dependiendo lo que el violador eligiera. Los abusadores tenían una especie de tarifario; los montos que se abonaban nunca superaban los $100.

"El papá está imputado sólo en la causa que atañe a sus nenas, no en la de las amigas porque no se pudo probar ni participación ni que estuviera en conocimiento a diferencia de su esposa. Con respecto a sus hijas, de las declaraciones de ellas mismas, surge que el padre sabía lo que sucedía. Lo que se le imputa en concreto es el haberse aprovechado de los beneficios económicos. Si bien técnicamente tiene la misma pena, el grado de participación es distinto y por eso llegara al juicio oral en su casa", dicen desde el Ministerio Público Fiscal salteño.

En sus declaraciones indagatorias los dos acusados dieron versiones diferentes aunque la más llamativa es la del acusado. Ante la Justicia reconoció el vínculo con las nenas pero negó que existiera una violación. Lo que dijo fue barbarie pura: "Eso es verdad pero no hubo ningún abuso. Ellas querían". No es necesario agregar, el Código Penal no prevé consentimiento para nenas de 7 y 10 años como en este caso.

En cuanto a las dos amigas, de edades similares a las de las hijas de la detenida, se cree que las cooptaban prometiéndoles golosinas u otros regalos para después cometer la violación por el vecino. Si bien en un principio se investigó a los padres de estas menores, se descartó que hayan participado del delito y sus testimonios fueron importantes para empezar a esclarecer el hecho.

Esta nota habla de: