Qué pasará cuando el virus ataque a la pobreza de Mendoza - Mendoza Post
Sábado 28 Mar 2020Sábado, 28/03/20 atrás
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

 En estos días de encierro obligado se me ramifican las imágenes que marcan este tiempo donde pensamos que la cuarentena es una medida a favor de la salud colectiva. Un día alocado fue el viernes 27. La pandemia del coronavirus no hizo más alterar los ánimos. Ver la gente peleando por mantener la distancia social preventiva (dos metros entre cada personas) y queriendo ordeñar a los cajeros vacíos de billetes, en un día de pago de jubilados y municipales, fue una postal repudiable.

En el octavo día de aislamiento impuesto nos miramos y sentimos cierta indefensión aunque ya sabíamos que podía ocurrir en esta guerra incipiente ya perdimos la primera vida. Fue el día que el virus avisó que ya se ha mudado a Mendoza y se estaba acomodando entre nosotros.

De los 81 casos que se han considerado sospechosos en Mendoza, 9 han sido positivos, hay 30 casos que esperan el resultado de los análisis y 43 han sido negativo. La fatalidad quiso que justo el último noveno caso positivo fuera un hombre de 81 años y siendo la primera víctima.

La ministra de Salud Ana Nadal y el subsecretario Oscar Sagas. Dieron el duro informe del viernes 27.

Durante el atardecer del viernes, me trasladaba en mi auto y en un control policial la policía me dijo cuidando la distancia que "todavía la gente no entiende el riesgo que corre". Después de verificar (sin tocar) mi credencial y la papeleta que me identifican como periodista y que reporto para el Post, me pidió: "por favor concienticen, parece que le darán importancia sólo cuando se les muera algún ser querido".

Estar aislado me ha hecho dar cuenta que tengo más memoria que proyectos. Y lo recuerdos recientes me apuntaron que tenía que terminar este informe y pensé en las distintas realidades que conviven en este espacio semidesértico acodado en la cordillera. Y recordé también que Ricardo Montacuto me había dicho en un mensaje remoto que deberíamos ver cómo sería la vida en los barrios donde habita la pobreza y la escasez. Allí donde la gente no logra desarrollarse, sino que aplica estrategias diarias para sobrevivir. Son los que están en los asentamientos y barrios populosos del Gran Mendoza integrado por los cinco departamentos que aglutinan la mayor parte de los dos millones de personas que habitamos este territorio.

La verdad, o lo más aproximado a ella, es que las crisis pandémica terminará evidenciando toda esta pobreza estructural. Es la "enfermedad de base" de esta sociedad, de la que el virus puede sacar provecho.

El planteo quedó escrito para los cinco intendentes en sus teléfonos móviles: ¿Cómo asistirá el municipio a las personas más vulnerables en la medida que se extienda la epidemia y la cuarentena? La consulta va a apuntada a la población del oeste del Gran Mendoza y los barrios más populosos al este del conglomerado.

Guaymallén

A esa altura del planteo de esta crónica, las palabras de Marcelino Iglesias, experimentado radical e intendente de Guaymallén, me resonaron coherentes. Su voz algo gastada y su mirada directa invitaba a observar la realidad en el terreno.

"La realidad es que será complicado. A vos te dicen quédate en tu casa, pero sinceramente en muchos casos hay que decir que salgan de la casa, porque conviven ancianos y niños y algunas de estas personas con riesgo, todos en espacios muy pequeños.

Iglesias en el momento de jurar por su segundo mandato consecutivo como intendente de Guaymallén.

"Por eso la gente está más preservada al estando afuera porque el tiempo está bueno. El problema es cuando venga el frio, cuando estemos en invierno se va a complicar.

"Estamos viendo cómo lo vamos hacer. La solución sería darle vivienda a esta gente pero no existe esa posibilidad. En Guaymallén hay dos o tres barrios que se están haciendo y ya tienen sus adjudicatarios. Por eso ese será el gran desafío", describió pausadamente como oteando el futuro inmediato. 

Su diagnóstico quedó flotando en mi cabeza. "Siempre las catástrofes pegan más duro en los más débiles, Jorge", concluyó Iglesias.

Capital

Heredero de la estirpe radical, Ulpiano Suarez asumió como intendente en diciembre con la consigna de integrar la Ciudad de Mendoza en su totalidad. Se inscribió en la política del "triple impacto" para un desarrollo urbano, social y ambiental de las distintas barriadas citadinas y precisamente mirando a los habitantes del oeste del departamento capitalino.

Si le preguntan a Ulpiano Suarez dónde se encuentra. "En la trinchera", contesta el intendente de la Ciudad.

Tres meses después Suarez está enfrascado en ponerle barreras al desborde que la cuarentena puede originar, y también en las previsiones sanitarias a la expansión del Covid-19 en el pedemonte.

"Estamos trabajando fuerte en los barrios y sectores más carenciados. Estamos colaborando con la entrega de las meriendas de la DGE. A mucha gente se le complica para comer porque está cumpliendo el aislamiento y vive de changas o cualquier trabajo informal. Estamos llegando con una asistencia puntual y continua con esa gente", resumió el jefe comunal.

No quiere decirlo para no generar una corrida vecinal al municipio, pero Suarez planea otra fase de atención a la emergencia. Si el problema se agudiza y el aislamiento se estira en el tiempo, como se presume que ocurrirá, la asistencia alimentaria se incrementará.

Godoy Cruz

Tadeo García Zalazar, sostiene un perfil medido y gestualmente amable. Es de la generación de políticos expertos en lides globales y que ven a sus territorios, el de Godoy Cruz en este caso, como una porción planetaria. 

La realidad le da la razón a esa mirada porque el fenómeno mundial de la desigualdad social también se da en el entre los límetes godoycruceños. El casco urbano, que tiene mucho desarrollo inmobiliario y una zona tecno-industrial todavía muy productiva, está flanqueado por dos lonjas que se extienden al este y oeste, con asentamientos y barrios donde la demanda social y el riesgo sanitario son constantes.

García Zalazar es crítico de la gestión nacional en el tratamiento de los efectos de la pandemia.

Además de conducir a su departamento TGZ, es el presidente de la UCR provincial y en su resumen de acciones para enfrentar los efectos del coronavirus apuntó a la conducción nacional de Alberto Fernández. A ocho días de las medidas restrictivas comenzaron a notarse los tironeos entre quienes lideran estas épocas virósicas.

El bloqueo que aplicó la Nación a la compra de respiradores al gobierno provincial dejó en claro que el presidente le hizo sentir la centralidad del poder al gobernador Rodolfo Suarez. Por eso la conclusión de García Zalazar es como un síntoma de esta tensión política: "Estamos a la espera de la ayuda más importante que es la tarjeta alimentaria. Lamentablemente la ineficiencia del Gobierno Nacional ha perjudicado a los más necesitados en Mendoza". Más allá de este planteo, el intendente describió un sumario de medidas pensando en paliar la crisis social reverdecida por la pandemia.

"Contenemos a niños en nueve jardines municipales y desde allí se entrega la ración semanal a los padres. Estamos en 108 escuelas y junto con la DGE entregamos una vez por semana las raciones de comida a las familias de los alumnos. Para la atención de los adultos mayores estamos coordinando con la trabajadora social y los centros de jubilados y además estamos tratando de ir a los domicilios. El resto de la asistencia, se evalúa caso por caso.

"Pondremos tres puntos de asesoramiento para ayudar a las personas a generar el alta en la Anses del subsidio nacional para monutributistas y trabajadoras de servicios domésticos".

Las Heras

Daniel Orozco llegó a ser intendente de Las Heras como un emergente de la política en 2015. Pero ya cumpliendo su segundo mandato como jefe comunal radical, está mostrando su perfil como médico geróntologo y que aún atiende a personas afiliadas al Pami.

Su actitud autónoma hace que lo miren de reojo, críticamente, desde Casa de Gobierno. Su decisión de improvisar un pabellón hospitalario en el estadio Polimeni para contener a contagiados "leves", lo puso enfrente. Por eso se notará que en su resumen de acción utiliza el concepto "coordinación" y su familia de palabras, para aparentar la organicidad que le reclama el gobernador Suarez.

Las Heras es el otro gran distrito, por extensión y por cantidad habitantes. Es ése universo de muchos lasherinos en estado de emergencia social permanente. Me decía Daniel Urquiza, referente territorial del PJ norteño que en sus recorridos en los barrios populosos "no ha habido cuarentena" y que la urgencia por víveres en esos sectores ya se siente ahora y que temen un "avanzada policial" para hacer cumplir la medida preventiva acompañada de abusos de poder.

Orozco saluda Suarez cuando no el virus no estaba entre nosotros. 

Este último aspecto se condice con el anuncio del intendente: "En cuanto a la cuarentena estamos monitoreando las barriadas de Las Heras con nuestra guardia urbana y convocando a la policía cuando es necesario para hacer cumplir la medida que es clave, fundamental para ralentizar el riesgo de contagio".

Las medidas paliativas nacionales podrían llegar allí, pero son de difícil implementación entre esa población que vive de la informalidad y la marginalidad que marca la vida en esos lugares que parecen distantes, aunque no lo son.

Esto dice Orozco de su plan para enfrentar los efectos de la epidemia en su territorio:

"Estamos trabajando desde Desarrollo Social, receptando las necesidades de la población, en seguridad coordinando con la policía, en higiene yendo a desinfectar, y con alimentos cuando nos piden.

"Hacia adelante tenemos previsto extender una red de provisión alimentaria, dentro de nuestras limitaciones y coordinándonos con otros organismos del Estado que también aportan y aportarán con la distribución de alimentos.

"Ya tenemos preparado cinco centros de recepción para la atención de casos sospechosos de coronavirus. Son dos centros de Salud y tres Centros Integradores Comunitarios (CIC) que están montados con un procedimiento protocolizado y una sala de aislamiento temporal cada uno, en caso de urgencia, sin olvidar que todo caso que indique un contagio por Covid19 será trasladado a los hospitales provinciales".

Luján de Cuyo

Sebastián Bragagnolo asumió la intendencia como sucesor macrista de su tío, el actual diputado nacional Omar De Marchi. Parece estar bien parado ante la emergencia que ya inició con la última lluvia del miércoles 25. Heredó una estructura de asistencia social y sanitaria gracias a un gran operativo de erradicación y relocalización de setecientas familias que vivían en el añoso asentamiento del "bajo Luján".

Bragagnolo sostiene un perfil ejecutor marcado por su jefe político local y tomando como referencia la imagen ascendente de Horacio Rodríguez Larreta, el jefe de Gobierno de CABA, que enfrenta el ataque viral en tándem con los peronistas Axel Kicillof y el mismo presidente Fernández. Esta es la descripción del plan municipal lujanino para la contingencia:

"Nos hemos preparado en conjunto con la Provincia con todo nuestro sistema que ocupamos para casos de emergencias. Obviamente que está todo más aceitado a través de las delegaciones en todos los distritos del departamento. Sabemos cuáles son los barrios y las familias en condiciones de mayor vulnerabilidad. Las vamos monitoreando y las asistimos en la medida que haga falta.

"Hicimos compras de los materiales necesarios para una situación de emergencia nueva, y todo seguido por nuestro equipo de profesionales en el área social que nos permite saber a quiénes asistir, de hecho ya lo estamos haciendo.

La ministra Mariana Juri le presta atención a Bragagnolo quien se siente seguro de enfrentar la demanda de los barrios.

"Estamos colaborando con la Provincia en la distribución de los bolsones de alimentos en los colegios y a la vez trabajamos con Anses para facilitar el acceso a todos estos programas nacionales por los cuales se inyectará dinero en los sectores más afectados.

Dice el intendente que hay un involucramiento de todos los servicios municipales, tanto que "los profesores de los polideportivos están asistiendo a las personas adultas mayores que viven solas y necesitan de la ayuda para las tareas de traslado y cotidianas".

Maipú

Matías Stevanato está debutando como intendente del territorio con más raigambre peronista. Es un joven dirigente territorial pero con muchos años de militancia y con experiencia en la gestión. Es el decantador de la era de los hermanos Adolfo y Alejandro Bermejo.

El departamento productor de vino, devino en residencial en las últimas décadas y fue modificando su aspecto y su estructura social en la medida que se fueron abandonando las fincas con olivos y vides y esos terrenos fueron mutando en barrios privados. A la par fue creciendo la informalidad y la marginación propios del crecimiento demográfico desordenado social y económicamente hablando. de los últimos treinta años.

Stevanato entrecejado. El intendente maipucino se concetra en los dos próximos meses.

A esos sectores más necesitados es donde debe apuntar el equipo de Desarrollo Social y Familia del municipio y que supervisa la secretaria de Gobierno Yamila Cerezo otra dirigente peronista joven, y con mucho recorrido de gestión. Ella como "informante designada" da datos que pintan un cuadro preocupante en la problemática e impresionante en la demanda atendida por la comuna.

"Tenemos 32 puntos de atención, allí vamos con las trabajadoras sociales, con los bolsones alimentarios, con las garrafas subsidiadas al cien por cien, pañales y compras de farmacia y hasta estudios de alta complejidad a través de un convenio con Fuesmen.

"Llegamos a repartir hasta dos mil bolsones de comida y se ha ido incrementado, por eso el intendente ya ha realizado las compras de mercadería para que nos stockeemos para los dos meses que vienen. Todo esto, más allá de los materiales para asistir con palos, naylon, colchones y frazadas en el tiempo tormentas.

"También estamos preparando un operativo de distribución de lavandina dentro de la lucha contra la pandemia.

"Estamos acondicionando los polideportivos de Fray Luis Beltrán y el Ribosqui para convertirlos en lugares de atención y aislamiento para los afectados leves por el virus. Nos han pedido que ampliemos los horarios de atención de 7 a 22 horas en cuatro centros de salud que tendrán movilidad disponible para trasladar a los contagiados a los lugares de internación".

Urgente conclusión

Esta nota periodística es un informe de situación de los preparativos de una guerra en los barrios carenciados. Donde el personal de salud estará en la primera línea y las fuerzas de seguridad garantizando las medidas preventivas resguardando la salud pero respetando los derechos de todos los ciudadanos. Los gobernantes en la conducción de la estrategia de la lucha sanitaria y social.

Estamos cavando las trincheras dentro de nuestros ánimos para torcerle el brazo al virus en la pulseada "aislamiento versus contagio".