Brasil ya tiene 77 muertos y Bolsonaro pide a la gente salir a trabajar - Mendoza Post
Post: Mendoza PostViernes 27 Mar 2020Viernes, 27/03/20 atrás

La Cámara de Diputados de Brasil dio media sanción anoche a una ley que es bandera de la izquierda opositora que crea la renta mínima en una franja de entre 120 y 240 dólares mensuales por tres meses para más de 25 millones de trabajadores informales afectados por la cuarentena y las restricciones del coronavirus.

La votación fue una derrota para el gobierno de Jair Bolsonaro, que había ofrecido el equivalente a 42 dólares mensuales, pero el proyecto de renta mínima, una bandera del opositor Partido de los Trabajadores (PT), fue apoyado por la derecha liberal.

Las medida costará 8.600 millones de dólares pero pone al Congreso contra el discurso de Bolsonaro de que la población debe salir a trabajar porque sino habrá caos y saqueos.

Bolsonaro no quiere parar el país

A un mes del primer caso de coronavirus, una jornada en la cual Brasil registró hoy que existen 77 muertos por el Covid 19 y 2915 personas contagiadas, mientras que el presidente Jair Bolsonaro convocó hoy, entre risas, a la población a salir a las calles y a abrir los comercios e industrias para evitar un caos económico con saqueos, desafiando a los médicos y a los gobernadores.

El Congreso y 27 gobernadores pidieron al gobierno acelerar las medidas para asistir a la población que está sin poder trabajar, sobre todo los más pobres, del sector informal y servicios, pero hasta el momento Bolsonaro intentó hablar directamente con los ciudadanos, descartando las medidas sanitarias de los gobernadores, con los que entró en colisión.

Bolsonaro se negó a mostrar los análisis que se hizo para saber si tiene coronavirus y en tono jocoso invitó a una periodista si quería dormir con él para confirmarlo, además de posar con el remedio cloriquina para la malaria, al que quiere imponer como último recurso para los enfermos terminales de Covid19.

"Yo lo haría con mi madre de 93, si es el último recurso, firmo", dijo Bolsonaro, pese a que el remedio aún está en fase de test y no está autorizado para coronavirus y sí para malaria y lupus.

Bolsonaro no quiere mostrar el test

El mismo remedio fue el que usó hoy en la teleconferencia del Grupo de los 20 (G-20).

Bolsonaro no quiso comentar la curva ascendente en la que entró Brasil al cumplirse un mes del coronavirus: "No hay más turismo, Uber, hotel, empleada doméstica, esta ola es muy peor que el virus. Es una búsqueda de títulos de la prensa para desgastar al presidente. Yo hice mi parte, advertí a la Nación sobre el pánico de no ir a trabajar".

"El brasileño tiene que cuidarse a sí mismo. Quien va a salvar la vida del brasileño no es el concejal, el intendente, el gobernador. El gobierno tiene que volver a trabajar", afirmó a periodistas en el Palacio de la Alvorada.

Y pese a que ya llegó a 77 la cifra de muertos en un mes, el Presidente dijo que "el brasileño no se enferma de nada, hasta nadan en las cloacas en las inundaciones". Siempre entre risas, en un tono contra lo "políticamente correcto" que impuso sobre todo en las redes sociales y fue su garantía de victoria en 2018.

Los gobernadores firmaron un petitorio a Bolsonaro para romper las metas fiscales y perfilar las deudas de los estados por 12 meses incluido con el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Los gobernadores, incluso los ultraderechistas y neoliberales, firmaron un petitorio para poner en marcha la renta mínima universal que sancionó como ley en 2005 el entonces presidente Luiz Inácio Lula da SIlva, líder opositor que en Facebook comentó que llegó la hora para la renuncia o impeachment de Bolsonaro.

Dirigentes del Partido Socialismo y Libertad (PSOL) comenzaron a reunir a famosos para pedir el juicio político, que debe ser autorizado por el llamado "equilibrista" del poder en Brasilia, el diputado Maia.

En San Pablo, el estado más afectado por el coronavirus, con 58 fallecidos y 1052 casos, el gobernador Joao Doria alertó sobre la posibilidad de mandar a la policía a detener a los mayores de 60 años que violen la cuarentena.

San Pablo se encuentra en estado de distanciamiento social y puede avanzar para el aislamiento obligatorio y el llamado "lockdown".

Todas las regiones brasileñas tienen muertos por coronavirus. A San Pablo le siguen Río de Janeiro con 9 muertes, Ceará con 3, Pernambuco con 3, y con uno cada uno Amazonas, Santa Catarina, Goiás y Rio Grande do Sul.