Quincho: Los 5 casos, la cuarentena, y la información reservada - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 22 Mar 2020

Julián no podía creer cómo la pandemia les había cambiado la vida a todos en un santiamén. Dos semanas atrás, andaba por toda Mendoza compartiendo vinos, asados, copas, espumantes y magia con amigos, conocidos, y gente por conocer. Y ahora estaba encerrado en su casa, en la más absoluta soledad... cocinando para él. El jueves habían estado a punto de irse a pasar la cuarentena juntos, pero finalmente lo descartaron por cuestiones familiares. - No son vacaciones- había dicho el Ruso, el amigo de los negocios del grupete. Así es que esta noche habían aplicado la tecnología a full. Ludovico, el que más sabía de redes e internet, había armado una videoconferencia grupal con Skype. Julián filmaba desde su Smartphone, pero reproducía todo en dos monitores de 46 pulgadas que había instalado en los costados de la mesa del quincho. ¿Y la comida? Cada quien se arreglaría como pudiese, pero la consigna era no desentonar.

Por un instante, Julián se sintió ridículo. Además, había puesto la mesa para todos, como siempre, y después no tuvo el coraje de levantarla. Hizo la cuenta. Cinco casos de coronavirus en Mendoza. En 17 días, 225 casos. En un solo día se había duplicado la tasa de nuevos casos. Se persignó, y puso manos a la obra. Afuera, el barrio estaba en el más absoluto de los silencios. La gente se guardó.

Mendoza, desierta.

Para darse consuelo, el gordo había decidido cocinar una carne a la olla, aprovechando que estaría fresco, con los ventanales del quincho abiertos de par en par. Cocinó con paciencia y esmero, como en los mejores tiempos. Selló los trozos de marotilla en oliva y manteca, y los reservó a un costado. Inmediatamente tiró al fondo de cocción cebollas, pimientos, un par de dientes de ajo, zanahorias ralladas, y dejó que las verduras se fueran salteando. Sumó unos tomates perita que había hervido, pelado y molido, unas hierbas aromáticas, sal gruesa, pimienta, volvió a poner la carne y la tapó hasta que estuvo lista la cocción mientras precalentaba el horno. En un asadera alta, volcó la olla completa, agregó a un costado unas papas "a la española" que había freído, sumó media botella de chablis que tenía reservada en la heladera para esta ocasión, y unas salchichas polacas -bien gruesas- cortadas en rodajas. Finalmente cubrió la preparación de abundante pan francés rallado, bien grueso, y la puso a gratinar mientras disfrutaba una copa de Cabernet Franc, uno que le había quedado de la López Campos, del año 2017. Una delicia.

Sus amigos se habían esmerado cuanto habían podido. El Omar había cocinado un par de bifes de chorizo a la parrilla y verduras al rescoldo. Filetes altos y generosos. Ludovico se las había ingeniado para hacerse lasaña napolitana, aunque la pasta fuese de paquete, y el Ruso -que estaba muy deprimido por el "corona crash"- se había conformado con pedir sushi.

...

Del modo que fuese, por suerte, la cena estaba servida.

...

Los muchachos se acomodaron cada uno en su mesa. La señal era buena, así es que podían verse y escucharse. El Omar, el radical que habla con todos, estaba indignado con los pelotudos que habían salido a "vueltear" por ahí en el segundo día de cuarentena, o a tomar cerveza en un vereda de Las Heras, cuando viven en Luján. Pero estaba conforme con la conducción política. Le parecía que Alberto Fernández estaba llevando la crisis con autoridad, serenidad, y jugando al anticipo aunque la gente se asuste. - A nadie le gusta ver al Ejército armando hospitales de campaña... están esperando un pico fuerte del brote... Lo bueno es que en política "no vuela una mosca" y que están dejando hacer a Alberto, y en Mendoza, al Rody, que se puso bien encima del problema.

Larga fila en el Mercado Central.

- Si nos sacan de esta más o menos derechos... son héroes...- reflexionó Ludovico, mirando en su Smartphone las noticias sobre los cinco casos de Mendoza, hasta ahora.

- Miren chicos van a subir los casos... entre internados y aislados hay mucha gente que vino de Brasil, algunos de Chile, otros de Estados Unidos... en Mendoza hay una docena de pacientes en observación, si es que en las últimas horas no se agregaron algunos más... Cuando lleguen acá los kits...- amagó a decir Julián.

- ¿Llegarán...? - interrumpió el Omar.

- ¿Por qué no?

- Porque aún no pasa nada, el gobierno provincial está presionando en Buenos Aires, y los kits de los análisis no aparecen, así es que el Rody está tratando de conseguirlos por afuera, una marca de kits que está autorizada por la Anmat...- siguió el radical del grupete. El Ruso quiso saber cómo habían sido los casos de la vecina del Bombal, y de los ciclistas. Habían estado rebotando en las redes todo el día. Julián sirvió una vuelta del Cabernet Franc, y contó lo que sabía.

- Lo de la escribana Nora Boschin, de la familia del servicio de sepelios, fue increíble. Ella vino el viernes entre los repatriados de San Pablo. Es decir, estaba de vacaciones en Brasil y la fue a rescatar el Estado Argentino. Acá la provincia la recibió, la revisaron con los médicos, la metieron en un transporte y la llevaron escoltada a su casa. Antes, le hicieron firmar una declaración jurada de que debía aislarse en su domicilio. Tuvo mala suerte. Rodolfo Suarez les había pedido a Mariana Juri y a Raúl Levrino, los ministros de Turismo y de Seguridad, que se pusieran encima del operativo de los repatriados. Venía un poco mal barajado de Buenos Aires. Así es que armaron una "doble barrera sanitaria" que funciona así: Aterriza el avión, suben los de Sanidad de Frontera, revisan al pasaje, separan a quien tenga fiebre o síntomas... después los agarran los médicos del Departamento de Epidemiología del ministerio de Salud de Mendoza. Te vuelven a revisar, te hacen firmar la declaración jurada para que te aísles, y te acompañan a casa. No dejan entrar a los familiares a buscarlos, salvo que les dejen un auto afuera. Nada de gente...- dijo el gordo, y bebió un trago del vino negro, aterciopelado, agazapado como una pantera. Y a la vez frutado y suave.

La escribana Boschin pasó un mal rato.

- ¿Y la escribana Boschin? - preguntó Ludovico desde uno de los monitores.

- ¡Ah! Sí... bueno... la escribana llegó, cumplió con todo eso... pero tuvo la idea de ir a preguntarle algo a la ministra Juri, algo sobre el transporte. Mariana la atendió y la despachó... y unas horas más tarde... ¡La señora otra vez en el aeropuerto... en plena veda! Alguien de Seguridad la vio, la interrogaron, y confesó que venía a buscar a su hijito que llegaba de Santiago de Chile...

-¿Pero no había firmado algo?

- ¡Sí! Pidió perdón... dijo que no sabía... pero Mariana no le aflojó... ¡Una escribana! ¿No sabe lo que firma? Además, todo esto fue delante de los tipos de la PSA. Había que hacer lo que correspondía, que era notificarla de la acusación federal, y largarla...

- ¿Cuántos años tenía el nene que fue a buscar? ¿No te exceptúan para trasladar a los chicos?

- ¡Treinta! - dijo Julián, y los amigos estallaron en carcajadas.

Nadie podía abstraerse del tema. El Ruso contó algo. - La verdad es que el hecho de que haya cinco casos me intranquiliza mucho... esto recién empieza... Nadie cree que el aislamiento obligatorio vaya a terminar el 31... todo el mundo se está preparando para una veda social larga, un hecho absolutamente inédito en la historia de nuestro país... Miren, entre los casos que están en estudio en Mendoza, hay mucha preocupación por un ciudadano chileno con síntomas muy fuertes, que estuvo en contacto es decir que tiene el "nexo epidemiológico" con otra persona enferma, y que estuvo en un cumpleaños con unas 200 personas. Ese señor es una bomba de tiempo...- dijo.

- ¿Y los "bikers" cancheros, que les viralizaron el video? - comentó Ludovico, muy ofendido con los tipos.

- Ya los identificaron. Uno sería de apellido Carrión, y otro sería Aguilera. Los van a imputar. El sábado a la tarde los estaban buscando con Investigaciones. Van a decir que el video es de antes de la cuarentena... bueno... veremos qué le demuestran al fiscal... el mensaje igual de decirles "putos asustados" a los que no quieren salir... no sé... estuvieron mal... ¿Vos viste cómo se viralizó?

- Sí... tremendo...

El gordo se sirvió otra vuelta de vino y miró a sus amigos. Aun a través de las pantallas les sintió la moral alta.

- ¿Para qué hizo Suarez videoconferencia con los intendentes tan tarde? - preguntó Ludovico.

- Les iba a informar de los otros cuatro casos. En el gobierno había algunos calientes con la gente del Instituto Malbrán, que llamaron una hora después de la conferencia de prensa de Ana Nadal y de Levrino, para avisar que había otros cuatro confirmados. Acá evaluaron que salir dos veces a comunicar casos era una locura. Con los cinco casos sobre la mesa es que decidieron restringir más el horario comercial, y mandar un nuevo comunicado. Dieron algo de detalle, pero la gente quiere saber quiénes son, para saber si estuvieron en contacto... como el chileno del cumpleaños... o en Buenos Aires, el pelotudo que vino de Estados Unidos, no se aisló, tenía coronavirus y contagió a diez personas en un "quince" en La Reja...

- Porque los países miembros de la OMS tienen la política de no divulgar los nombres, para proteger a los pacientes. Hasta ahora todos los países que vienen registrando infectados, lo han cumplido...- dijo el Ruso. El Omar tomó la posta.

- Amigos... el gobierno, los gobiernos provincial y nacional, los intendentes, se están preparando para más malas noticias. Para que haya una cantidad de casos importantes. Porque la circulación social del virus no ha empezado aquí. Po eso es muy importante el aislamiento... guardarse... que salgan sólo...

- Sí, un millón de personas habilitadas a laburar en alguna de las 34 actividades permitidas, y sus subsidiarias...- dijo el gordo, molesto...

- ¿De dónde sacás ese número?

- Es lo mismo... es un peligro...- se quejó. El Omar siguió su razonamiento. - Lo que quiero decir, es que cuando salgamos de esta crisis, que algún día va a ocurrir, la política va a tener que reordenar las prioridades. Hay sectores que van a salir fortalecidos, si esto no estalla. Los médicos, los enfermeros, la salud en general... la gente pasó de querer hacer juicio por mala praxis por cualquier pelotudez, al aplauso... Lo mismo la educación... está funcionando... las aulas virtuales y esas cosas... lo que sí, los del gobierno escolar van a tener que ordenar clases de nivelación, o algo... porque con la cuarentena "total", las familias de los pibes que no tienen acceso a internet, o que comparten el teléfono del papá con cuatro hermanos, no van a poder ir a buscar cuadernillos impresos. Las desigualdades en la educación se van a notar...- reflexionó el radical del grupete, que atacó de nuevo sus gruesos bifes de chorizo, bien a punto.

El gobernador, ayer en el sur. Conduce la crisis con firmeza.

Hubo unos instantes de silencio... sólo el zumbido muy suave de los monitores y el ruido de la vajilla mientras los amigos cenaban. El Ruso dio un dato de matemática biológica.

- No los quiero asustar. Pero el informe que Alberto Fernández compartió con los gobiernos provinciales, traza dos escenarios. Uno es muy horrible, de descontrol total, que podría pasar si no se asumen al máximo las medidas de restricción. Habla de 250.000 contagiados. La hipótesis de "mínima" habla de unos 10.000 casos en el país. Es virus de mierda te duplica la cantidad de enfermos en períodos de dos a tres días. Por eso en Mendoza están trabajando para acondicionar hasta hoteles e instalaciones de las FFAA, por si se expande y no alcanzan las camas...- dijo el hombre de los negocios del grupete. Nadie supo qué decir.

- Bueno...los controles en la calle están mejor... Este sábado controlaron fuerte a los mayoristas, la feria de Guaymallén, para que no se amontonen... se llevaron de las pestañas a los que andaban al pedo... los fueron a controlar con puro megáfono y canas, a los repatriados... fueron a controlar el aislamiento en hoteles...

- Sí... 171 imputados por violar la cuarentena en Mendoza... ¡Tenemos más pelotudos, que enfermos de coronavirus...! ¡jajajajaaaaaaa! - rio Julián, y los amigos estallaron en carcajadas.

...

La cena fue llegando a su fin. Ya no se podía hablar ni de fútbol, que no hay. Así es que los muchachos hicieron algo de sobremesa.

...

- ¿Nadie va a hacer nada con los que fabrican falsas noticias, asustando y preocupando a la gente al pedo?

- Están viendo. El Peti Lombardi le está dando vueltas... El Alejandro Bermejo tenía algún proyecto... Daniela García también, aunque era más relacionado al acoso... a ver... hubo un caso en estos días... una abogada, conocida, mandó un audio anunciando que su padre había dado positivo de coronavirus... y después mandó otro diciendo que la habían llamado del Ministerio de Salud, y que tenía que desmentir la información. Ni ella ni el padre estaban infectados. Parece que el Colegio de Abogados le iba a meter una sanción ética fuerte.

- ¿Cómo se llama?

- Sólo te dirá que se llamaría Bárbara, por lo que me dijeron... No sé... buscá...-

- ¿Viste el despelote en Paraná, con la gente yendo en familia como locos a llenar los supermercados, las madres con los niñitos de a dos o tres?

- Sí, tiene explicación. El viernes, que fue el primer día de la cuarentena, le hicieron la primera recarga de la tarjeta Alimentar y de los planes sociales a la gente de ahí...

- ¿Cómo? ¿Y acá?

- Nada aún...

- ¿Y en Paraná ya se las recargaron? ¡Quiero ser el que reparte!

- Acá se la iban a dar a 40.000 personas. Por cuatro mil pesos cada una, o 6.000 según el caso, son más de 160 millones de mangos que no están en la calle, y qué decir de la gente que la necesita para vivir. Acá, va a quedar el tendal...

- Tenés razón... pero me parece que todo eso va a quedar para más adelante. Ahora, la urgencia...

- Sí, ya se... es atajar el virus... el famoso "aplanamiento" de los contagios...

- Exacto... por eso nos quedamos cada uno en su casa... ¿no?

- Así es. Por eso nos quedamos...

...

Después del café y un buen trago de algo espirituoso cada uno -Julián volvió a optar por el Jack Daniel's Tennesse Honey- los muchachos apagaron sus transmisiones, y se fueron a dormir. A segur bancando la cuarentena. Que de momento, es el único remedio. 

Esta nota habla de: