"Te acostás con 15 tipos por día y dicen que es un trabajo" - Mendoza Post
Martes 17 Mar 2020Martes, 17/03/20 atrás

 El movimiento feminista, muy compacto en los más de sus conceptos, tiene su propia grieta que cada tanto se perfora un poco más. El video y la letra de la canción "Puta", de la cantante Jimena Barón, trajo la polémica de nuevo a la palestra.

Por un lado están las abolicionistas y por otro las legalistas, en referencia al debate acerca de la prostitución. A grandes rasgos, las primeras están a favor de abolir la práctica y las segundas la consideran como un trabajo con derechos como cualquier otro.

Del lado de las abolicionistas, una de las caras más visibles en Argentina es Teresita Sifón (64), más conocida como "Mimí" y oriunda del departamento de Las Heras, Mendoza. Es ex prostituta y milita en la Asociación de Mujeres Argentinas por los Derechos Humanos (Amadh) en Buenos Aires donde dicta cursos en el Centro Educativo de la Asociación, con la finalidad de hacerles conocer sus derechos a las mujeres en situación de prostitución y que a su vez tratan de salir.

Teresita Sifón, "Mimí".

"Mimí" recuerda desde Buenos Aires y ya retirada, que le tocó ejercer la prostitución en Mendoza en la época más dura del siglo pasado: la dictadura militar. "Mi ingreso a la calle es el modelo que más se repite: vengo de un barrio humilde de Las Heras, de una familia sin recursos, con pocos estudios. A los 17 años conocí a un hombre del que se podría decir que me enamoré. Él me dijo que si lo hacía (ejercer la prostitución) en un año podía tener una casa y un auto, algo que obviamente no pasó. Después te vas quedando allí y pasan los años y no podés salir".

La mujer trae a colación que las dos chicas que aparecieron muertas en la zona de Canota, en 1975, resultaron "chicas que hacían la calle conmigo en las esquinas. Esas muertes se las adjudican al comando moralista Pío XII que en Mendoza era muy fuerte por aquellos años".

Ver: Jimena Barón, acusada de promocionar la prostitución y la trata

Al igual que sucede ahora, "Mimí" ejercía la prostitución en algunas zonas de la Cuarta Sección "y también en algunos bares del Centro". Y registra un dato que no puede estar en estadísticas -que en tema de prostitución prácticamente no existen- pero que se lo dicta la experiencia: "En Mendoza, a diferencia de Capital Federal, donde también hice la calle, los clientes que consumían prostitución eran como más ricos; ¿será por la fama que tiene la provincia conservadora?, no lo sé".

En una de las aulas donde Mimí dicta sus cursos hay un pizarrón cruzado por una frase a tiza que funciona a modo de bienvenida: "La prostitución no es un trabajo, es violencia", leitmotiv de la Asociación.

"Empoderamos a las mujeres en situación de prostitución. Les explicamos cuáles son sus derechos. Algo que, por ejemplo, cuando nosotros empezamos, no lo sabíamos. Como la mayoría que está en esta condición, provenimos de la pobreza".

"Mimí" junto a integrantes de la Asociación de Mujeres Argentinas por los Derechos Humanos (Amadh)

Dilema

Amadh se encuentra en la vereda de enfrente de AMMAR (Asociación de Mujeres Meretrices Argentinas) a la hora de definir si cobrar por favores sexuales constituye o no un trabajo. En ese aspecto, la gente de AMMAR se enfoca en el concepto de las libertades individuales: alguien puede hacer lo que quiera con su cuerpo siempre que no moleste a un tercero.

La mendocina recuerda que empezó a militar en AMMAR-CTA en 1995. "Nos organizamos con la CTA para hacerle frente básicamente a la violencia policial de la que somos víctima, pero cuando AMMAR insistía en que lo nuestro era un trabajo, nos abrimos; eso fue en el 2000. Te acostás con 15 tipos por día y dicen que es un trabajo", reflexiona.

La división también es semántica: en AMMAR se llaman ?trabajadoras sexuales' y en Amadh directamente que son personas en ?situación de prostitución', "a las que hay ayudar a salir de eso. Estamos contra la reglamentación porque está comprobado que facilita el delito de trata entre otros problemas. Proponemos que desde el Estado se promueva el acceso a la educación y al trabajo genuino que viven las personas en condición de prostitución si así lo quieren deciden".

La organización promueve el abolicionismo y busca ayudar a las mujeres a salir de la situación de prostitución.

En AMMAR, liderado por Georgina Orellano, por otra parte, aseguran que legalizar la prostitución formalizaría más de 60 mil puestos de trabajo en el país.

Pero Mimí asegura que "en la asamblea del año 2000 cuando rompimos con AMMAR el 90 por ciento de las mujeres dijeron que no era un trabajo, sino que fue algo que hicimos porque estábamos en situación de vulnerabilidad. La mayoría somos mujeres pobres y analfabetas que comenzamos con esto a los 17 años".

En lo referente al marco legal, la Asociación se basa en el Pacto de San José de Costa Rica, "al que Argentina adhiere, que en su artículo 22 indica que toda persona en situación de prostitución debe ser ayudada y asistida por el Estado".

Ver: Trata: chicas con nombres de autos eran oferta sexual en el autódromo de Rosario

"Hay mucho mito -va terminando Mimí- en cuanto a las putas. Que es el trabajo más antiguo, que las que ejercen de manera VIP son millonarias y universitarias, de clientes que se enamoran y la ?salvan', y un montón de mentiras más. Así como ningún pibe nace chorro, nadie nace para prostituirse. Hay un avasallamiento contra personas que no pueden hacer frente a la situación. En Mendoza estamos trabajando para poner una especie de filial de la Asociación".

En medio de ese racimo de poetización histórica de la prostitución aparece la imagen de la lágrima espesa cargada de rímel que se desliza por la mejilla, en la cara de una persona que ha vendido su cuerpo toda la noche. Y que está cansada.

Apoyos Varios

Prostitución en el Código de Convivencia Mendoza

Desde 2015 cuando se comenzaron a aplicar sanciones del Código de Convivencia en Ciudad de Mendoza, se multaron a 87 consumidores de prostitución. En el 2016 la cifra fue de 2.328 y en 2017, disminuyó a 1.447 infracciones. Jueves y viernes hay mayor incidencia.

Artículo 40. Las conductas tipificadas como infracción persiguen preservar de la exhibición de prácticas sexuales y del ofrecimiento o demanda de servicios sexuales en la vía pública con la finalidad de mantener la pacífica convivencia del espacio público de la Ciudad de Mendoza.

Artículo 41. Se prohíben el ofrecimiento, solicitud, negociación y aceptación directa o indirectamente de servicios sexuales retribuidos en el espacio público de la Ciudad de Mendoza, en todo su radio municipal y de forma especial cuando excluyan o limiten la compatibilidad de los diferentes usos de dicho espacio público.

Artículo 42: Los que son encontrados in fraganti negociando con una prostituta, tienen que pagar una multa de 2.000 unidades tributarias. La multa llega al domicilio

A las que quieren dejar

Artículo 43

1. El Municipio de Mendoza, a través de los servicios sociales, presta información y ayuda a todas aquellas personas que ejerzan el trabajo sexual en la Ciudad y en especial a aquellas que quieran abandonar su ejercicio.

2. Los servicios municipales, con el auxilio de los agentes de la autoridad, si es el caso, informarán a las personas que ofrecen servicios sexuales retribuidos, en espacios públicos de las dependencias municipales y de los centros de atención institucional o de carácter privado (asociaciones, ONG, etc.) a los que podrán acudir para recibir el apoyo que sea necesario para abandonar esas prácticas.