El drama de los mendocinos varados en Perú por culpa del coronavirus - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMartes 17 Mar 2020Martes, 17/03/20 atrás

Mientras estas líneas se escriben, un centenar de argentinos, muchos de ellos mendocinos, se encuentran varados en Lima, Perú, en medio del toque de queda que se produjo allí en el marco del avance del coronavirus.

Adriana, una de las afectadas, contó al Post que ella y su marido son "personas grandes" -de 61 y 62 años respectivamente- y que han entrado en modo "desesperación". Es que su esposo "está con medicamentos del corazón y de glaucoma y tiene remedios hasta el sábado".

Ellos, junto con todos los demás afectados fueron este lunes hasta el consulado argentino en ese país a buscar una respuesta, pero no la encontraron.

Afuera del consulado, varias docenas de argentinos

"Como cerraron el aeropuerto de Perú ya nos reprogramaron el vuelo de este miércoles para el 1º de abril, éramos casi 100 personas en el consulado", contó la mujer a este diario.

"Sí, les vamos a dar un vuelo a todos. Van a mandar de Aerolíneas Argentinas un vuelo para repatriarlos, vayan al aeropuerto", les habrían dicho desde esa dependencia.

"Ni almorzamos y nos fuimos. Era un mundo de gente... como para contagiarse coronavirus. Estuvimos todo el día en el aeropuerto, nos tuvieron de aquí para allá. Aerolíneas no tenía ningún listado hecho por el consulado. Lo tuvimos que hacer nosotros", añadió Adriana.

Con desazón, la mujer puntualizó: "Nos han tomado el pelo, tuvimos que volver al hotel, no tenemos respuesta de nada".

Su marido añadió al respecto: "En el consulado hicieron una supuesta lista y cuando vamos al aeropuerto nos dicen que desde allí no han mandado absolutamente nada".

El tema, según el hombre, es que "el consulado ahora cerró sus puertas y no atiende, por el tema del coronavirus".

Finalmente, el esposo de Adriana contó: "La sensacional respuesta del consulado fue pedir más policías de Perú ante nuestro reclamo. Solo aplaudimos, pacíficamente. No intentamos ingresar ni nada". 

Preocupación, es el término que más se repite