Fernández y Suarez contra el Covid-19, el soldado del invierno - Mendoza Post
Martes 17 Mar 2020Martes, 17/03/20 atrás
porJorge Fernández Rojas
Periodista/Analista

El presidente mostró una faz poco usual. La afabilidad y la convicción de lo que hay que hacer en estas situaciones extremas. Situaciones que al decir de los médicos dedicados a los pulmones se trata de "una de esas catástrofes que la humanidad ha visto pocas veces en su historia y quedará en nuestro recuerdo por siempre".

Para Alberto Fernández el invierno comenzó el domingo 16 cuando el calendario recién ha comenzado a despedir el verano austral. Dijo ese día con calma que el coronavirus llegó antes del tiempo esperado y que no solo sorprendió a su ministro de Salud Ginés González García, sino a toda la comunidad científica argentina.

Con mucha paciencia el presidente tejió un argumento convincente y contenedor que nos hizo pensar que estábamos en un imaginario mapa del TEG (el juego mesa de estrategia de guerra que muchos vamos a volver a jugar si vamos al aislamiento social). "Estamos frente a un enemigo invisible que cuesta identificarlo y lo más efectivo es frenar la circulación, o sea lo mejor es no moverse", graficó Fernández.

Imagen de política de Estado. El presidente con Kicillof y Larreta.

Sobre el final de aquel domingo, que parece tan lejano y no han pasado todavía 48 horas de aquel anuncio presidencial, apareció el gobernador Rodolfo Suarez ya con "sobretodo" por la recomendación del jefe de la Casa Rosada y se puso en línea con el tablero donde juega el presidente.

También leé: Salió el decreto que prohibe todo

"Queremos ser armónicos y tomamos medidas en  la misma sintonía que la Nación y además queremos tomar otras medidas que nos permita asegurarnos la no circulación con los mendocinos que viajen a Chile el fin de semana largo. Que sepan que cuando regresen tendrán que aislarse", advirtió el mandatario mendocino. Ayer el país transandino fue declarado como zona de riesgo por circulación permanente del Covid-19.

El gobernador escucha a Thomas sobre las suspensión de clases, primera medida política fuerte contra el virus en Mendoza.

El microbio que "cicatriza" grietas

Los dos dirigentes, Fernández y Suarez,  se encuentran en las antípodas de la política partidocrática. Están divididos por esa grieta presentada como un tajo profundo que divide y segrega. Pero el sentido y el bien común los terminó ubicando en el mismo lado de la cancha.

¿Entonces qué logró el coronavirus? en principio cerró la grieta política  con el espanto que provoca y generó un anticuerpo democrático. 

Ayer, un control de admisión para los afiliados del Damsu, la obra social de la UNCuyo. 

Aunque ese pánico fue codificado por la ciudadanía al revés la concordancia entre los dirigentes. Es decir entendió que debía resguardarse pero antes pertrecharse de mercadería para soportar el autoencierro.

La pelea por los carros y las mercadería se dio en los mayoristas de Mendoza. El pánico es una de las armas del Covid-19.

Hay clima de "preguerra" en Argentina y Mendoza. El general y sus colaboradores han declarado que el "invierno" llegó antes a esta tierras y lo trajo un enemigo invisible. El estupor es el arma letal del microbio además del ataque orgánico que produce el los cuerpos sin defensas.

También leé: Descontrol en un mayorista de Mendoza

Por la tarde de ayer el titular de la DGE dio una conferencia de prensa vía Facebook y dentro del mensaje, José Thomas, hizo un adelanto de los tiempos que vienen. "Los directivos de las escuelas pueden decidir que la escuela quede cerrada, sin docentes, y de paso vamos ensayando cómo haremos cuando el aislamiento sea total", proyectó el director General de Escuelas.  Estiman que ese tiempo será en un mes.

Momento importante entre el presidente y el gobernador cuando conversaron sobre el aislamiento y los controles sanitarios.

De todos modos, para esta época fugaz, haber cerrado la famosa grieta por un rato ya es ganancia. "Es lamentable pero si el virus ha ayudado a cerrar la grieta y a unirnos entonces bienvenido sea", dijo el presidente por una radio porteña, allá por la mañana de un "lejano" domingo 16 de marzo cuando comenzó el invierno.