Este es el hombre que golpeó al guardia para no cumplir la cuarentena - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 15 Mar 2020

El hombre que golpeó al guardia de seguridad del edificio en la localidad bonaerense de Vicente López terminó con un arresto domiliciario e imputado por lesiones. Se trata de Miguel Ángel Paz, de 40 años, quien llegó el jueves del exterior. Le dio una paliza al empleado porque le pidió que guardara la cuarentena como obliga el protocolo de emergencia sanitaria.

Las cámaras de seguridad el condominio registraron la agresión de Paz, quien muestra un estado atlético totalmente diferente a la víctima, identificada como Gustavo Granucci.

El agresor era un empleado bancario que luego pasó a ser asistente en una agencia de publicaidad y también en una empresa dedicada a los regalos empresariales y al merchandising. Pero cuando tenía 25 años ingresó al mundo deportivo, pasando inicialmente por lascarreras de aventura, actividad durante la cual fue contratado para eventos organizados por algunas de las marcas más importantes de indumentaria deportiva, según publicó el sitio Infobae.

Posteriormente, en 2010, llegó a CUBA (Club Universitario de Buenos Aires) donde trabajó durante seis años como preparador físico del plantel superior y de la categoría juveniles.

Ver: Alberto Fernández dijo que irá a buscar en persona al agresor del video

Se supo que Paz es especialista en la técnica "Pose Method Running" y por ello, cuando dejó el club de rugby, se dedicó de lleno a la actividad como personal trainer y profesor de educación física.

Se destacó como entrenador de Crossfit y Crossfit Endurance y dictó innumerables capacitaciones en instituciones públicas y privadas. Esa experiencia le permitió participar de la llamada "Guía de prevenciones para Jugadores del Rugby Juvenil" del club CUBA.

Ver: Feroz golpiza a un guardia que le pidió que cumpla con el protocolo

A lo largo de los últimos siete años, Paz conformó la compañía Atletas Pro, donde se apuntaba a la mejora del rendimiento físico a través del "análisis y entrenamiento de la postura, la movilidad y la fuerza estructural para mejorar la eficiencia mecánica y evitar lesiones", como reza en la página oficial de la empresa en las redes sociales.

De toda esta actividad deportiva que abultó su currículum y de la que hace gala en redes, no parece haber adquirido normas elementales de cortesía y civilidad. Su reacción frente a los límites que amablemente le quiso poner un guardia de un edificio fue injustificadamente violenta.

Esta nota habla de: