Los intereses, la plata, el pan y el circo: así se gestó otro papelón de la Superliga - Mendoza Post
Sábado 14 Mar 2020
porEmanuel Tristán
Editor de Deportes

 La Superliga Argentina de Fútbol, en conjunto con la Asociación del Fútbol Argentino, están viviendo horas difíciles, en donde varios de sus actores principales quedaron expuestos en el marco de las medidas extremas que se están tomando para evitar el avance del coronavirus en nuestro país.

Desoyendo el pedido (en algunos casos casi desesperado) de todos los futbolistas que componen los equipos de Primera División, los dueños del circo ignoraron las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y del Ministerio de Salud de la Nación de frenar toda actividad que represente un riesgo para sus protagonistas.

Marcelo Tinelli (Superliga), Claudio Tapia (AFA) y Sergio Marchi (Futbolistas Argentinos Agremiados) lejos de proteger su materia prima priorizaron sus bolsillos. Dejaron desamparados a sus "payasos" (en el buen sentido) con tal de que la pelota siga girando, las empresas de TV prosigan sus negocios y nadie pierda ni un centavo. Pero no siempre el show tiene que continuar, y menos si la salud se pone en juego.

Tinelli está acostumbrado a que el show debe continuar y pregona lo mismo para el fútbol argentino pese a las recomendaciones oficiales.

La encuesta del POST de este sábado se refiere al caso y el veredicto de la gente es contundente. Más del 70% de los votantes bancan la postura de River, que se plantó frente a la incoherencia de la Superliga y de la AFA y dispuso no jugar su partido ante Atlético Tucumán.

La movida encontró la condena de los periodistas vinculados a los canales TNT Sports y Fox Sports, pero el acompañamiento masivo del resto, incluso de los consumidores.

Maradona, a favor de la postura de River de no jugar: "Los banco a morir" 

También algunos ciudadanos pidieron menos quejas de parte de un grupo de trabajadores de elite, que cobra grandes sueldos y no se expone a viajar en subte, tren o colectivo, por ejemplo. Reclamo totalmente válido pero que nada tiene que ver con lo que se plantea. En todo caso, ellos también deberían exigir que sus actividades se suspendan sin que sus fuentes laborales entren en riesgo.

Un jugador de Banfield se quejó de haber jugado: "Nos obligaron" 

El mundo se está deteniendo por el coronavirus. Las principales ligas de Europa pararon la pelota. La Conmebol frenó la Libertadores y las Eliminatorias. La NBA suspendió sus actividades y hasta Disney cerró sus parques de diversiones.

Los trabajadores normales le piden a los jugadores que no se quejen. No obstante ellos también deberían exigir medidas en sus espacios laborales. 

Dentro de un contexto de medidas que más que excesivas parecen serias ante una amenaza mundial grande, la Superliga y la AFA continúan moviéndose en sus mares de incoherencia, priorizando intereses y negocios propios por sobre el sentido común y el bienestar de sus actores protagónicos.


Esta nota habla de: