Francisco les pidió a los curas "coraje" para visitar a enfermos con coronavirus - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMartes 10 Mar 2020Martes, 10/03/20 atrás

El papa Francisco pidió este martes a los sacerdotes italianos que tengan el "coraje" de ir a ver enfermos con el coronavirus Covid-19, en un contexto en el que las celebraciones religiosas y misas están suspendidas en todo el territorio hasta el 3 de abril y el pontífice canceló sus encuentros previstos con grupos numerosos de obispos.

Por otro lado, un comunicado de la oficina de Prensa de la Santa Sede informó que desde mañana se cerrará el comedor para los trabajadores del Vaticano, la Basílica y la plaza San Pedro para visitas guiadas y turísticas "para evitar la difusión del virus".

Este martes, la Santa Sede anunció, también, que está "dispuesta a acoger pedidos de reducción temporaria" del canon mensual de los centenares de comercios que alquilan edificios propiedad del Vaticano, como la mayoría de los bares y reaturantes en los alrededores de la Plaza San Pedro, en base al "sufrimiento económico" derivado de la crisis generada por el coronavirus y las medidas de restricción de circulación para disminuir los contagios.

"Recemos al Señor también por nuestros sacerdotes, para que tengan el coraje de salir y acudir a los enfermos, llevando la fuerza de la Palabra de Dios y la Eucaristía", dijo el pontífice hoy en su misa matutina de la residencia Casa Santa Marta, que esta semana se transmite por Youtube ante las restricciones de movimiento en toda Italia.

Ver: Toda Italia está en cuarentena por el coronavirus

Jorge Bergoglio pidió a los sacerdotes que "acompañen a los trabajadores sanitarios y a los voluntarios en este trabajo que están haciendo".

Este martes, el Vaticano confirmó que el Papa canceló sus encuentros previstos para los próximos días con obispos de Francia y de Brasil para limitar las reuniones con grupos numerosos, según una nota interna a la que accedió Télam.

Ver: Aislan un curso de un secundario de Mendoza por sospecha de coronavirus

En medio de la rápida difusión del coronavirus Covid-19, por el que ya murieron 463 personas en Italia, el Vaticano mantenía la suspensión de los encuentros públicos, incluidas las audiencias generales de los miércoles y el Ángelus dominical, para evitar aglomeraciones de gente e impedir nuevos contagios.