Un locutor de la Vendimia había sido denunciado por acoso laboral en 2013 - Mendoza Post
Jueves 5 Mar 2020Jueves, 05/03/20 atrás
porAna Paula Negri
Periodista

Una denuncia realizada por tres periodistas en 2013 fue reflotada en las últimas horas por el Colectivo de Comunicadoras de Mendoza en las redes sociales porque el denunciado es uno de los locutores designados para conducir el Acto Central este sábado 7 de marzo en el Teatro Griego Frank Romero Day.

Pablo Molina, actual gerente de prensa de Radio Libertador, tiene una denuncia penal en la Oficina fiscal número 11 de Luján de Cuyo en 2010. Según pudo saber este medio, a raíz de esa presentación fue la policía al edificio de la radio ubicado en calle Rioja de Ciudad para notificarlo e imputarlo por acoso laboral. Fue denunciado ante el sindicato de prensa, al cual pidieron intervención, y el INADI en 2013 por ejercer violencia hacia tres compañeras de trabajo de él, una de ellas ocupaba un cargo gerencial en la institución.

Al respecto, en diálogo con el Post, Molina dijo:  "Siempre mis compañeros expresan su bronca, es una cuestión interna de celos profesionales que lo interpreto así." A pesar de que las denuncias fueron debidamente radicadas y notificadas, el periodista dijo: "No me consta ninguna denuncia hemos tenidos muchas situaciones internas, es un medio del estado donde no todos pensamos igual y hay problemas internos. Si hubiera algo concreto tendría que ir a responder".

En cuanto a la denuncia, las tres trabajadoras afirmaron: "Debemos soportar que el Sr. Molina se refiera hacia nosotras con seudónimos agraviantes y términos inapropiados, además de no respetarnos como profesionales del medio, nos impone tareas que no se corresponden con nuestra catergoría. Como consecuencia de los maltratos diarios, hemos atravesado tratamientos psiquiátricos y psicológicos que las autoridades de la radio minimizan".

El edificio de Radio Libertador

También denunciaron que los directivos dieron lugar al pedido de Molina para que una de las denunciantes volviera a trabajar bajo su mando cuando por pedido médico había sido trasladada al sector de FM, ya que sufría agresiones desde 2008.

Por su parte, otra de las denunciantes con un cargo gerencial acreditó haber sido víctima de "múltiples infamias por parte de Molina, lo que la llevó a sufrir crisis de angustia y tener que estar en situación de licencia por salud mental desde hace un año, sin lograr recuperarse aún (en 2013) del impacto que significa a diario lidiar con esas situaciones".

En diálogo con el Post, una de las denunciantes declaró: "La forma de comportarse desde hace años es de maltratos verbales y acoso laboral hacia las mujeres que trabajan con él", y agregó: "es claro que dado el contexto social y legal hoy esas situaciones hubieran tenido otro curso. Sus maltratos han disminuido por este mismo contexto y porque nos hemos fortalecido y empoderado entre nosotras y no le tenemos miedo".

Acto Central.

Desde el Ministerio de Cultura confirmaron al Post que la ministra Mariana Juri está al tanto del tema y que el equipo legal del área está estudiando el caso para elaborar un informe y tomar una determinación al respecto.