Guadalupe: confirman que la nena de 8 años fue quemada viva - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMiércoles 4 Mar 2020

 A medida que pasan las horas y que la fiscal Patricia Hortel investiga más, más detalles horrorosos  saltan sobre el asesinato de Guadalupe, una nena de 8 años quemada viva en un departamento por su primo.

El asesino, Sergio Ramon Olivera, de 22 años, además de ser primo de la nena se crió con ellos.

El domingo cerca de las 17:30, Olivera pasó a buscar a Guadalupe por su casa. El hombre tiene otra nena y era habitual que se juntaran a jugar.

Olivera

La nena se subió al auto con su mochila cargada de cosas para pasar el día con su prima, pero el tío fue directo a un departamento que había alquilado hacía algunos meses. 

Una cámara de seguridad ubicada en la parte superior derecha de la entrada al departamento registra el ingreso de Olivera junto a la nena, exactamente a las 18:02. La misma cámara toma al hombre saliendo una hora después, a las 19, pero solo.

La justicia sospecha que Olivera primero quiso violar a la pequeña. De hecho, el hombre tiene rasguños de la menor.

Luego del intento de agresión sexual , Olivera llevó brasas calientes a una esquina del departamento y lanzó allí a la nena, aún viva pero inconsciente.

Después cerró todas las ventanas y puso una garrafa al lado de la pequeña, que acabó calcinada.

Olivera fue a lo de su mamá, fingió un desmayo y dijo sentirse mal, y confesó: "No la pude salvar. Me mandé una cagada".

Un monstruo

La madre de Guadalupe habló con C5N y calificó a su primo como un "demonio" al que le tenía confianza porque fue criado por ella.

"Nosotros lo criamos y siempre le dimos todo. Lo llevábamos a la escuela. Yo me ocupaba de él. Criamos a un monstruo, es un demonio. Para hacerle lo que le hizo a mi hija, tiene que ser un demonio", dijo Severiana, la madre de Guadalupe.

"Le tenía confianza porque lo criamos nosotros. Es mi sobrino, el hijo de mi hermana. Nunca se me cruzó por la cabeza que él sería capaz de hacer algo así", señaló.

Dijo que domingo por la tarde, alrededor de las 17, Oliveira le envió un mensaje de Whatsapp para invitar a Guadalupe, que era su prima, a una pileta.

"Tipo 5 de la tarde la vino a buscar, con la excusa de que su propia hija estaba en una pileta y que si la llevaba a la Guada con él, la nena iba a querer ir. Le pregunté a mi hija si quería ir y me dijo 'sí mami, si es el primo'", contó.

Severiana comentó que si bien su sobrino le dijo que volverían "enseguida", a las 18 comenzó a mandarle mensajes que no le leía ni contestaba y por ello comenzó a preocuparse, por lo que a las 20.30 llamó a su hermana, madre del imputado, para que le dijera que llevara a la nena nuevamente a su casa.

Esta nota habla de: