Suarez dijo que "hay una ciudadanía que no denuncia los delitos que padece" - Mendoza Post
Post: Mendoza PostJueves 27 Feb 2020Jueves, 27/02/20 atrás

 El Gobernador Rodolfo Suarez, junto al ministro de Gobierno, Trabajo y Justicia, Víctor Ibañez Rosaz y al ministro de Planificación e Infraestructura Pública, Mario Isgro, participó del acto de apertura del año judicial 2020 "Justicia Abierta".

El presidente de la Corte, Jorge Nanclares, estuvo a cargo de la apertura donde dio a conocer los resultados de las políticas públicas realizadas, las acciones con impactos específicos hacia la ciudadanía y los ejes con los que trabajarán durante el 2020.

Estuvieron presentes el vicegobernador, Mario Abed; el procurador, Alejandro Gullé; el fiscal de Estado, Fernando Simón; intendentes; legisladores y los supremos, José Valerio, Dalmiro Garay, Mario Adaro, Julio Gómez y Omar Palermo.

"Es un anhelo que este ciclo que iniciamos juntos sea productivo, armonioso y provechoso para todos. Todos convivimos de forma permanente con profundos cambios en la sociedad que afectan el quehacer diario, la forma de gestionar el Estado, las necesidades y demanda de la gente y por ello la forma en que debemos prestar todos los servicios. Esto incluye a todos quienes formamos parte, temporal o permanente, de la administración del Estado", sostuvo Suarez.

De esta manera, el Gobernador señaló que "nos pone en la obligación de abrirnos más al diálogo, a la escucha activa y en definitiva al consenso en la toma de decisiones. Desde finales del 2015 hasta hoy el sistema judicial está viviendo una de las transformaciones más importantes de su historia".

"Vengo a sumarme, durante los próximos 4 años, a este proceso que ya está en marcha pero que está lejos de terminar. Ninguna reforma del sistema judicial seria puede llevarse a cabo en el periodo de tiempo de un solo gobierno", agregó el mandatario.

Los avances en materia de justicia

El Gobernador indicó que "no se puede negar que en los últimos 4 años se realizaron importantes modificaciones y reformas que marcarán un hito en la historia judicial de nuestra provincia y en su manera de gestionar los conflictos".

Así, dejó en claro que su Gobierno tenderá a "continuar con esa impronta reformista, profundizar los cambios recientes, y promover los que se requieren". En este sentido, detalló que "la administración de justicia cumple un rol central, fundamental. Es imposible hablar de ello con pertinencia sin comprender que forma parte del mismo sistema del que forman parte la salud, la educación, la seguridad, las finanzas públicas, la economía. Nuestro crecimiento y nuestro desarrollo dependen de que todo eso funcione bien".

"La política judicial es la encargada de crear las condiciones para el rescate del valor de la ley, para que recupere su fuerza normativa, y que su mensaje llegue a todos, que obligue a cada uno de nosotros, en síntesis para que no sea letra muerta. Las reglas de juego del Estado de Derecho dependen, en gran medida, del fortalecimiento de la política judicial", agregó Suarez.

La justicia al servicio de la ciudadanía

El mandatario expresó que "una ciudadanía que no denuncia los delitos que padece, o que no acude a la Justicia para la resolución de sus más diversos problemas, está en camino a un estado de anomia social. A su vez, una cultura judicial que muestra altos índices de calidad es aquella que considera el acceso al servicio público de Justicia como un derecho fundamental, vital para la paz social. No hay gobernabilidad posible sin un auténtico acceso a la Justicia, no aquel que permite entrar tan rápido como salir expulsado por agotamiento o extravío".

En este sentido informó que "el ciudadano debe saber que cualquier atropello o injusticia por parte de otro ciudadano o del aparato estatal, tendrá una rápida y racional respuesta. Esta es la única manera que la ciudadanía vuelva a creer en la ley y la Justicia. Esta creencia ciudadana promueve el descenso de la violencia social, y sienta las bases del desarrollo colectivo. Pocas veces se ha insistido en la relación cercana entre subdesarrollo y cultura judicial preponderantemente tecnocrática, ensimismada, alejada de los problemas reales de la gente".

"Hoy se ha hecho público el grave problema de sobrecarga de trabajo de nuestro Poder Judicial. Esta sobrecarga es bifronte: por un lado afecta a las condiciones de trabajo de los operadores judiciales, pero, paralelamente, esta saturación laboral está poniendo de manifiesto una deficiente gestión de la conflictividad social, está mostrando una sociedad insatisfecha. En consecuencia, es urgente un diagnóstico que nos eche luz sobre cuáles son los problemas organizacionales e institucionales", indicó el Gobernador.

Juicios por jurados

Sobre la incorporación de los juicios por jurados, Suarez destacó el hecho de que "doce ciudadanos comunes, sin especialización técnica jurídica, con las indicaciones de un juez profesional, participan de un verdadero juicio oral y público, para emitir su veredicto de inocencia o culpabilidad, dejando al juez la función de imponer la pena en caso de condena. Muchas voces se alzaron y se alzan en contra de la tradición juradista de resolver los conflictos más violentos".

De este modo, el mandatario aseguró que "este control o visibilidad social ha obligado, por un lado, a fortalecer los roles procesales y mejorar la preparación del caso, y por el otro, ha despertado una mayor sensibilidad social. El juez ya no puede delegar, el Ministerio Público Fiscal, la Defensa Pública y los abogados del foro local ya no pueden esconderse detrás de un expediente ni salir a escena con un libreto estándar, rutinario, de lenguaje oscuro para regocijo individual".