Anamá pidió perdón por el audio de la esposa mendocina de Constantini - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMiércoles 26 Feb 2020Miércoles, 26/02/20 atrás

Una mendocina es el centro del chisme tras su boda con el millonario Eduardo Constantini, con Anamá Ferreira de por medio. El empresario (73) y la modelo Elina Fernández Fantacci (30) se casaron en el exclusivo hotel Alvear Palace, y Anamá aseguró que la mujer había ideado un "plan maestro" para enganchar al magnate.

Anamá mandó tres audios que se filtraron por todos los medios. Y luego pidió disculpas desde las redes sociales: "Quiero públicamente pedir disculpas, de todo corazón, por mis dichos en un audio sobre un casamiento reciente. Lamento todos los comentarios hechos sin real conocimiento que han afectado a todas las personas implicadas".

  "Hablé demás y sin saber sobre la vida privada de las personas, lo cual no se debe hacer. Pido nuevamente disculpas, gracias", dijo.  Pero los audios ya andan por todas partes. Anamá contaba que tuvo un encuentro con ambos en un desfile en Mar del Plata, al parecer organizado por Héctor Vidal Rivas. Ese día se encontraba junto a su hija, Taína Laurino Ferreira, buscando un lugar donde sentarse. Quería hacerlo en una mesa en la cual "estaban todos", pero "estaba un viejito sentado en el medio de dos sillas, vacías". 

Leé también: El "plan maestro" de la mendocina que enganchó a Eduardo Constantini


Alguien le dijo que era pariente de Elina, la mendocina, y Anamá le pidió si su abuelo se podía correr. "No es mi abuelo, Anamá, es mi marido", le aclaró, mientras a su lado su heredera "casi se muere, se descompone".

Además reveló el "plan maestro" de la chica para casarse.

"Ella iba casi todos los días a tomar algo al Malba. Había hecho todo un research (búsqueda), y había visto que él estaba soltero. No es que el tipo la vio un día en el Malba y se enamoró. La vio ahí, frecuentemente, en el Malba: miradita, miradita, miradita...", explicó.

¡¿Y cómo terminó la historia? Casamiento en el Alvear a las 6 de la tarde, ¡vermouth, papas fritas y good show!", lanzó Anamá, recordando que el señor tiene un patrimonio de 1200 millones de dólares.