En Mendoza, la doble escolaridad está jaqueada por las finanzas - Mendoza Post
Domingo 23 Feb 2020
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción (click en autor)

En Mendoza, la doble escolaridad o "jornada extendida" alcanzará al 12% de los alumnos de la primaria. Dicho de otra manera, uno de cada diez chicos -aproximadamente- utiliza esa modalidad.

Para los padres representa la comodidad de poder dejar a sus hijos en un lugar seguro mientras se dedican a otras actividades, como el trabajo.

Sin embargo, los colegios que ostentan esa posibilidad son muy pocos, y pareciera que ello a su vez va camino a reducirse aún más, lo cual ha generado el consecuente malestar de las familias que solían apelar a esa herramienta. Es un debate que recién se inicia, porque recién se inicia el ciclo lectivo, pero que promete escalar. No sin polémica, claro. Porque, ¿al colegio se va a estudiar o es un depósito de chicos cuyos padres buscan ganar tiempo libre? ¿Cuál es el espíritu de la doble escolaridad finalmente?

¿Para qué sirve la doble escolaridad?

"La idea de la doble escolaridad es extenderles a los chicos el período dentro de la escuela, siempre con una visión pedagógica. Que los chicos a través de otras formas también estén aprendiendo. Otras formas que no sean frente al maestro de lengua y matemática, que puedan aprender a través del arte, a través de talleres, a través de deportes", explicó al Post Graciela Orelogio, subsecretaria de Educación de la Dirección General de Escuelas.

-¿Por qué no hay más escuelas con doble escolaridad?

-Todos estos años que hemos tenido jornada extendida, que implica que en algunas escuelas no solamente esté el aprendizaje pedagógico, sino que los chicos puedan también almorzar, siempre aclarando que solo es para sexto y séptimo grado, esto tiene que ver estrictamente con cuestiones de espacio. En Mendoza, casi todas las escuelas tienen turno mañana y tarde en el mismo edificio. Entonces sería complicado implementar la doble escolaridad, porque deberíamos cerrar un turno.

-O sea que se trata de un problema de infraestructura...

-Sí. La infraestructura es una limitante fuerte, y este año también van a ser una limitante los recursos. No es ajeno a nadie que va a ser un año complicado desde lo financiero. Lamentablemente eso es coyuntural y, por mas que queramos hacerlo, no va a poder ser este año el que se inicie el proceso de aumento de la doble escolaridad.

Graciela Orelogio reconoce los problemas financieros y de infraestructura

-¿Cómo debe ser mirada la jornada extendida a futuro?

-Lo que tenemos que hacer es que la doble escolaridad refuerce mucho más el proceso de aprendizaje de los chicos en la mañana. Por eso, este año estamos repensando el formato de jornada extendida en el mismo formato que tiene, o sea, las escuelas contratan a los profes pero apoyando mucho más la trayectoria de los chicos. Para que los chicos que están en jornada extendida no tengan mayores inasistencias o repitencia. Por eso nos enfocamos en el arte, en aprender a través del juego.

Otra mirada la aporta el especialista en psicopedagogía Alejandro Castro Santander, quien explicó a este diario que "en el planteo de la nueva modernidad, no hay valoración de lo educativo, sino que prima la comodidad. Los padres buscan la jornada extendida porque sino se obliga a sus hijos a mandarlos a ingles por un lado, a danza por el otro".

A su vez, el director general del Observatorio de la Convivencia Escolar de Universidad Católica de Cuyo contó que en su momento ha planteado a las autoridades educativas de la provincia que tenían que "corregir muchas cosas" respecto de la doble escolaridad, "porque en general lo que uno va viendo es como un recreo largo en el cual no hay mucho contenido, no se puede decir que se le da más contenido, que se lo trabaja de otra manera".

Para Castro Santander, la doble escolaridad solo sirve si se implementa bien

-¿Esa es la impresión que le dio a usted?

-Sí, la impresión que te daba cuando vos hablabas con la gente que estaba en esos pocos colegios era como que estaban ahí, sin más.

-¿Quién implementó la jornada extendida en Mendoza?

-Diana Suarez, la hermana del gobernador. Primero se lo llamó "retención", después se lo llamo "contención". Y el término contención terminó siendo como "contenedor", como esos de la basura.

-Pero, ¿sirve o no sirve la doble escolaridad?

-Aquellos que lo han implementado y lo han implementado bien, siempre han encontrado una fortaleza. Si no somos capaces de tener una jornada simple de calidad, ni nos metamos en una jornada extendida.

Esta nota habla de: