La Justicia desconfía de Florencia Kirchner en Cuba y pide informes - Mendoza Post
Domingo 16 Feb 2020Domingo, 16/02/20 atrás
porChristian Sanz
Secretario Gral. de Redacción

De pronto, Florencia Kirchner apareció en forma de Instagram -dicen que "nada se pierda, todo se transforma"-, una de redes sociales de moda entre los más jóvenes, donde pueden postearse fotos y videos.

Allí, la hija de Cristina se mostró repentinamente junto a su madre en un lugar impreciso, que habrá que creer que es alguna parte de Cuba.

En ese contexto, la justicia decidió pedir un nuevo informe sobre la salud de la joven de 29 años, ya que la imagen no la muestra tan "baqueteada" como asegura su madre.

Ver esta publicación en Instagram

Despidiéndome de @florenciakf antes de volver a Buenos Aires.%u2764%uFE0F

Una publicación compartida por Cristina Fernández de Kirchner (@cristinafkirchner) el

En realidad, el pedido del Tribunal Oral Federal (TOF) 5, donde están acumuladas las causas en contra de Florencia, viene de septiembre a la fecha. Pero ahora ello ha recrudecido, por lo que se dijo: la aparición de la imagen de Florencia sin signos de aparente dolencia.

Según diario Perfil, el pedido judicial "no tiene relación con la foto sino con el tiempo que pasó desde el anterior informe". Sin embargo, fuentes de Comodoro Py aseguraron al Post que sí hay relación. Incluso tienen leves sospechas de que Flor ni siquiera esté en La Habana.

Porque, ¿qué constancia real hay de que la hija de Cristina esté allí? Ni una foto, ni un video, ni nada. Solo un dogma de fe.

Todo es una incógnita y las pocas fuentes que conocen el tema han pergeñado una cerrazón imposible de sortear. Los grandes medios tampoco se han animado a abocarse a investigar el tema, vaya uno a saber por qué.

Con dos diagnósticos casi pueriles, que no requerían ninguna atención especial, ni ningún viaje a ningún lado: ni el "linfedema" supuesto de sus piernas, ni el "trastorno de estrés postraumático" que declaró Cristina que sufría su hija. Sendas patologías son más fácilmente tratables en Argentina que en Cuba. Y de manera más eficaz y eficiente.

A lo antedicho, que no es poco, deben sumarse las pocas precisiones que ha dado la hoy vicepresidenta a la hora de hablar de lo que le ocurre a Florencia. Solo monosílabos y frases de ocasión. "Está mucho mejor", dijo esta semana. Nada más.

A esta altura, todo pareciera indicar que el viaje de la joven se debió a sus complicaciones judiciales más que a un problema de salud. Referidos a una investigación por lavado de dinero que la mantiene complicada -y procesada- y por la cual ya fue embargada en 5 millones de dólares.

No obstante, por ahora todo es pura especulación. Que surge ante la falta de información concluyente.

La verdad detrás de lo sucedido con Florencia, solo reposa en su propia cabeza... y la de su madre.