Quincho: Arde la pelea política del vino entre Bodegas y la Coviar - Mendoza Post
Por: Mendoza PostDomingo 2 Feb 2020

Julián apenas registraba las volutas de humo azul, sano, que subía desde los primeros leños encendidos para calentar el disco. Estaba concentrado en mirar su copa de vino. De las primeras que tuvo. Integrante de un juego de copas Riedel que ya andaría por los treinta años. Había aprendido a "fajinarlas" de jovencito, en una pasantía que había hecho en el antiguo Plaza Hotel. La copa reflejaba con fidelidad absoluta el espíritu del vino que estaba tomando en ese momento, un Bonarda bien criado de Nieto & Senetiner. Profundo, muy aromático, especiado, y con la garra suficiente. Había amasado unos tallarines de cinta ancha por la mañana, y estaba a punto de prepararlos en el disco con un tuco criollo. Nada mejor que aquel vino para acompañar, pensó Julián. Miraba con placer cómo la "lágrima" caía espesa por la pared de la copa. El Ruso le miraba extrañado.

- ¿Conocés la pelea feroz que hay en el mundo del vino? - preguntó el gordo.

- Sí, claro... tengo amigos de los dos lados...- dijo el hombre de los negocios del grupete. Estaba mirando los reportes de la semana pasada de Bloomberg sobre la calificación de la deuda de Mendoza. Nada mal, pensó, comparando con provincias que no pueden con su deuda y que no están pagando ni los sueldos a tiempo.

Los verdaderos tallarines del quincho.

Julián miraba su copa y recordó cómo había empezado a tomar vino con el permiso de su padre, a los 14 años. Dos dedos de vino de damajuana, y lleno de soda hasta arriba. En su casa, le decían que era mejor que la Coca Cola. "No tomo nada que afloje bulones" decía su padre respecto de las gaseosas. Solía tirarle un chorrito de Coca a los bornes de la batería cuando se sulfataban. Cuántas costumbres casi perdidas... las damajuanas de diez litros, ir a la Bodega Muñoz en el centro de Maipú. Te la llenaban al pie de los grandes toneles directamente del "espiche" de la "bordalesa". Duraba un par de semanas y nadie se hacía problemas por la guarda. A lo sumo, había que cuidar que no se pique. Una sola vez se había roto el "pingüino" y fue casi una desgracia familiar. Hubo que salir de raje un sábado a la mañana a conseguir otro de recambio. Luego llegó la época de tomar "vino fino", y en los noventa había empezado el penoso camino de "elitizar" el vino hasta transformarlo en un producto inaccesible para la gente común de tierra adentro. Ni siquiera por precio, sino por snob. Una pena.

Cuando el disco estuvo caliente, Julián lo roció con oliva, lo frotó con unos dientes de ajo, e inmediatamente puso a dorar abundante cantidad de salchichas criollas, unas que compraba en el Mercado Central, más gruesas que la parrilleras comunes. Luego fue agregando cebollas, un pimiento rojo cortado en Juliana, un par de botellas de salsa casera de tomates, una botella de chablis, sal gruesa, pimienta negra, orégano, y agregaría sobre el final una generosa cucharada de azúcar y un poco de caldo liviano. Para las pastas al disco, Julián usaba las salsas bien hidratadas, para luego cocinar los tallarines directamente en el hierro. Un verdadero manjar que combinaba las tradiciones tanas, con nuestra cocina campera.

Ni bien los tallarines echaron el hervor, el gordo retiró el fuego del disco y lo llevó a la mesa. De reojo, vio que en el cuadro que ornamenta la pared norte del quincho, la que da a Las Heras, el General, Raúl Querido, Néstor, Lorenzo Miguel y Galimberti... observaban admirados el tonel gigante de 800 hectolitros de la antigua bodega Giol. Épocas del "vinoducto" a Buenos Aires, hasta que el Pilo Bordón sacó la ley de Fraccionamiento en Origen.

Por suerte, ya estaba todo listo para la cena. Los amigos la recibieron con un aplauso y cerrada ovación. El aroma de la pasta casera al disco habría resucitado a los antiguos toneleros de Maipú.

...

La charla se armó enseguida alrededor de uno de esos temas que apenas si está bajo la superficie, pero que cocinan a fuego lento despelotes de grandes proporciones. La pelea entre las bodegas más grandes, las principales de Bodegas de Argentina, y la Coviar. El Omar, el radical que habla con todos, disparó primero.

- Gordo... esta pelea que decís es un clásico... en palabras crudas, es Peñaflor y sus aliados contra Eduardo Sancho, Pepe Zuccardi y los suyos... ¿Qué hay de nuevo?- preguntó, mientras usaba la cuchara para enroscarse una generosa cantidad de tallarines en el tenedor. Antes, había echado a su plato una abundante ración de parmesano recién rallado. Julián terminó de servir antes de contestar.

Eduardo Sancho (Fecovita).

- Muchas cosas... lo primero, hay cambio de gobierno nacional y eso alteró el "registro" de la pulseada. A ver... ya sea del grupo de las bodegas, o de los de la Coviar, todos tienen llegada "fina" y el celular del Ministro de la Producción de la Nación, Matías Kulfas, en sus contactos. Y si apretás un poco más, seguro que llegan -todos- al presidente de la Nación. Pero... hay que decir que al peronismo-kirchnerismo les cae más simpático el asunto de las cooperativas, las bodegas de capitales nacionales, los pequeños productores, que las grandes corporaciones del vino con inversores, los formadores de precios, etcétera. Tampoco es absoluto... es una cuestión de relato peronista. Pero es así. De hecho, hasta hace unos meses, cuando los la Coviar iban a reunirse con Gustavo Lopetegui, terminaban mal casi siempre... todo muy tirante... en cambio ahora, es todo sonrisas, abrazos, besos, centro cabezazo y gol...- dijo el dueño de casa como para ambientar el tema.

- Sí, pero no te olvides que las grandes bodegas son las que más venden, la que más compran, la que más empleo dan... ¿Qué es más importante? No jodamos con el falso progresismo...- interrumpió el Omar.

- Dale... ¿por qué pelean? - se impacientó el Ruso.

- Por la representación del vino ante todos los poderes que se te ocurran, aquí y en el mundo; y por cómo se utiliza el dinero que recauda la Coviar, que son 140 palos que ponen las bodegas todos los años, un canon, al que están obligados por ley. Es decir, no pueden desfinanciar la Coviar, aunque pueden vaciarla de contenido...- explicó Julián.

- ¿Y eso? - preguntó Ludovico, mientras se las ingeniaba para enrollar los tallarines embebidos en salsa, en un tenedor al que ya la había ensartado una salchicha. El gordo le miró con respeto, antes de seguir con la explicación.

Ministro Kulfas, con la Coviar.

Ministro Kulfas, con Bodegas de Argentina.

- Las bodegas grandes están furiosas. Desde que asumieron la conducción en Bodegas de Argentina en alianza con Peñaflor y ungieron a Patricia Ortiz, de Bodegas Tapiz, empezaron a cuestionar que la Coviar empezara otra vez a desarrollar un plan estratégico, un PEVI 2030, para continuar el 2020. Patricia habló con cada uno de los directores de la Coviar y les pidió que pararan los talleres, que suspendieran todo, que Bodegas no estaba de acuerdo con seguir adelante, que para qué un PEVI ahora con tanto apuro... y bueno... empezaron los tironeos. Coviar, es decir Sancho con Fecovita, Pepe con la Unión Vitivinícola Argentina, que son los más poderosos, decidieron seguir adelante, porque creen que es importante mantener la corporación, y renovar el PEVI. Y los de Bodegas están buscando la forma de salirse. Para empezar, no van a ir al desayuno en el Hyatt.

- ¿En serio? Qué escándalo...- dijo el Ruso.

- Es así. Les van a "vaciar" el desayuno. Lo que piensan las bodegas es que hay que darle toda la guita de los aportes obligatorios para promoción, a Wines Of Argentina, que es la "unidad ejecutora" para vender en el exterior. Lo que dicen es que cuando empezó la Coviar, años atrás, WOFA recibía casi la mitad de la guita y el resto era para el mercado interno y los gastos. Y ahora es al revés, hay una pila de gastos, y para promover el vino en el mundo se vuelca el 20 % de la guita. Esa es la cuenta que tienen en BDA, que se volcó decididamente en los grandes y en el mercado externo desde que se fue Walter Bressia. Han estado viendo que en la Coviar se usa guita en pasajes para ir con todos los directores a Buenos Aires, en una agencia de promoción, en consultorías... Bueno qué se yo... parece que no logran ponerse de acuerdo en nada... La verdad, no me imagino cómo podría hacerse un plan estratégico vitivinícola sin las bodegas, o sin las bodegas más grandes... Si les preguntas a las cabezas de BDA, te van a decir que un PEVI ni es urgente, ni responde a las necesidades hoy de la industria.

- ¿Y los otros, qué dicen? - quiso saber el Ruso.

- Bueno... qué van a decir... que el PEVI 2020 fue fundamental para que el vino mendocino sea conocido en el mundo, que antes nadie hablaba de la Argentina y ahora te reconocen por el Malbec, que no es cierto que haya sido un fracaso si mirás el problema de punta a punta, y no sólo por la caída en las ventas de los últimos años... Pero bueno, los que defienden la existencia de la Coviar tienen una gran llegada al gobierno nacional y la van a usar al máximo. Claro que hay conversaciones... hace un tiempo, unos meses, el CEO de Peñaflor y el Eduardo Sancho tuvieron una charla... si le preguntás al Eduardo, lo que quiere es que haya consensos... piensa que esta pelea no le sirve a nadie.

- Nunca entendí ninguna de esas campañas para tomar vino...- dijo Ludovico. - Además no entiendo por qué es eso de que hay pagar para que los que no venden, vendan... Hay bodegas que venden todo, o por lo menos, que reventaban todo en el mercado interno... qué se yo... A ver... la guita esta tiene que ser un complemento... pero las bodegas tienen que ocuparse por sí mismas de promocionar y vender el vino... ¿no? - dijo el más liberal del grupete. - No entiendo a qué tanta burocracia, directores, corporaciones, leyes, regulaciones...- insistió.

- Bueno, lo que quieras. El asunto es que BDA quiere montar una delegación importante en Buenos Aires, que es donde se discute todo, y porque además los accionistas y gerentes de las bodegas de más peso o viven o pasan mucho tiempo allá. Es donde atiende Dios... después de todo... No sé... vamos a vivir una Vendimia bien "rosqueada", y con bravatas. Preparate para el discurso de Patricia Ortiz en el agasajo de la Vendimia, y de Ángel Lleota en el desayuno, que además lo van a llenar de funcionarios nacionales.

- Che... ¿y en el gobierno, que opinan? - se interesó el Ruso. La pelea empezaba a parecerle entretenida.

- Mirá... están muy enfocados a sacar el presupuesto, y no quieren quilombo. Y se sientan a todas las mesas del sector en las que los invitan...- dijo el Omar, y los amigos brindaron por el buen vino mendocino. La mesa cambió de tema.

...

- ¿Sale el presupuesto? - preguntó Julián. Ya iba por la segunda porción de tallarines al disco, que con el Bonarda iban diez puntos.

- Sí, va a salir. Habrá un poco de tironeos pero va a salir. Habrá mucho debate por la deuda. Lo que no tienen que hacer es paralizarse en el "mientras tanto". En el gobierno, digo. A ver... Si no tienen presupuesto aprobado... ¿Por qué no cierran el Estado hasta que se lo aprueben, como pasa en EEUU? Porque acá es distinto. Pueden usar el presupuesto 2019, si quieren... Pueden ejecutar  los gastos con el valor del año pasado. Pueden mantener  los gastos corrientes... No tienen que hacer un "apagón..." Y lo de la deuda... y sí, es un tema. Ruso, vos que tenés más claros los números... ¿Cómo es? - preguntó el Omar, tirando la pelota al córner, mientras le "entraba" a lo que iba quedando de los tallarines.

Nieri, explicando los números a legisladores.

- Bueno... a ver... no es tan complicado... Hay 8.225 millones de mangos de intereses. Eso, se paga y no se toca... ¿de acuerdo? Después, hay vencimientos de capital este año por 6.486 millones de mangos. Eso, es lo que hay que meter al "roll over", o refinanciar, según el caso. Lo más grueso son 3.500 millones de pesos del Banco Nación. Y 1.179 millones de pesos de la Anses que vencen en agosto. Lo del BN es pesado. Son desde 245 millones de pesos el mes pasado, que se pagaron, y todos los meses va subiendo hasta 340 millones de pesos en diciembre. Después, al abrirla, hay de todo. Organismos multilaterales, otras deudas nacionales... Los bonos se van a pagar enteros, capital e intereses. La clave es poder "rollear" los 6.500 palos, o refinanciar una parte... para eso necesitás los dos tercios en la Legislatura... ¿se entiende?  Sino... bueno... acá mucha gente va a pasarla mal... va a quedar el Estado al borde de la inanición... Sinceramente espero que todos se comporten responsablemente...- dijo el Ruso, sabedor del impacto profundo del Estado en una economía que se ha ido achicando y que no ofrece grandes variantes... "Salvo el vino, y están todos peleados" dijo Ludovico, y los amigos estallaron en carcajadas.

...

La cena fue llegando a su fin. Después de un café bien fuerte, un licor de manzanilla y unas frutas frescas cortadas, los amigos partieron rumbo a los autos.

- Gordo... los intendentes radicales quedaron "sensibles" con Daniel Orozco... ¿no?

- Sí. De movida, Tadeo y Ulpiano van a ampliar los puntos verdes, para llevar menos basura a Las Heras. Van a reciclar todo lo posible con sus propios recuperadores. Y ojo que alguno de los dos no firme el contrato con Las Heras y lo haga con San Carlos. Marcelino manda la mitad de la basura a Las Heras, y para el resto tiene su propio vertedero, y también recuperadores que están bien organizados. Así es que también está en vías de mandar menos residuos... Mirá... por ponerse "picante..." y cerrarles el ingreso al relleno sanitario de El Borbollón, al intendente lasherino se le podría poner muy cuesta arriba... Hizo un pésimo negocio.

- Y... estuvo mal... no son modos políticos de conducirse... Igual... se ha quejado mucho de que Luján le debe plata por el manejo de los residuos...

- Puede ser... me he enterado que la Municipalidad de Luján no les paga gastos del 2019 a algunos proveedores desde hace seis meses, por lo menos. No sé qué pasa...

- Qué bárbaro... Decime... falta poco para la Vendimia... ¿Vas al Desayuno de la Coviar, o al almuerzo de Bodegas?

- A los dos... como siempre... y como mucho... jajajajajaa...

- Acomodado...

- Noooo... A ver... si no logran construir un consenso... la industria completa se va a estar pegando un tiro en el pie. Australia con incendios, Chile con sequía, Europa con impuestos... si no aprovechan y salen a vender... es que están en cualquiera... ¿no?

- Esto parece "chetos versus populares"

- Sí... ¡Pero todos quieren la misma novia!

- ¿Quién?

- ¡El mercado! ¿Quién va a ser?

- ¡Jajajajajajajaaaaaaaaaaaaa!

....

Y así entre risas y chanzas, los amigos desaparecieron en el sentido estricto de la palabra.

Esta nota habla de: