Alberto Fernández contó cómo fue su encuentro con el papa Francisco - Mendoza Post
Por: Mendoza PostViernes 31 Ene 2020

El presidente Alberto Fernández aseguró hoy que, en el encuentro a solas con el papa Francisco que compartió hoy en el Vaticano durante 44 minutos, le pidió "ayuda en el tema de la deuda" y que hará "todo lo que pueda", y sostuvo que con el Sumo Pontífice comparte "la obsesión de terminar con las disputas entre los argentinos".

"El Papa ya nos está ayudando mucho, pero no necesariamente tiene que estar mostrando lo que ayuda. Yo valoro mucho la ayuda del Papa porque es un argentino preocupado por su patria", destacó el mandatario consultado sobre la posición de Jorge Bergoglio de cara a la situación social y económica del país, en una conferencia de prensa que brindó tras la reunión en la residencia de la embajada argentina ante la Santa Sede.

"Estoy seguro que va a hacer lo que pueda hacer para ayudarnos", remarcó el jefe de Estado sobre la conversación que mantuvo esta mañana con el Papa en la Biblioteca del Palacio Apostólico del Vaticano.

El momento del saludo

En este marco, detalló que con el Papa comparten "la obsesión de terminar con las disputas entre argentinos" y los dos están de acuerdo "en que la Argentina tiene que terminar sus tiempos de disputa".

Además, Alberto Fernández destacó que el pontífice "ya está ayudando a la Argentina y lo va a seguir haciendo porque quiere mucho a su país". 

Ver además: Alberto Fernández se reunió con el papa Francisco y le pidió ayuda con la deuda

"Tuvimos una reunión que a mi juicio fue muy grata, más que grata; siempre ver al papa Francisco es para mí muy reconfortante. Me parece un pastor de la Iglesia enorme y un líder moral inmenso. Me pone muy contento haber podido hablar con él como hablamos", planteó Fernández en conferencia de prensa tras la reunión.

En las declaraciones, el mandatario planteó que el pontífice "sabe que siempre lo invito" a visitar el país "y siempre quiero que vaya pero no quiero que se sienta presionado ni sienta ninguna imposición de mi parte".

Un momento de distensión

Tras el encuentro, en el marco del intercambio protocolar de obsequios, el papa Francisco le pidió al presidente Alberto Fernández que "sean mensajeros de la paz", al entregarle una escultura con forma de medallón que simboliza la paz y que contiene un olivo, una vid y una paloma, según le explicó el propio pontífice al mandatario.

"Este lo elegí yo para que sean mensajeros de la paz", expresó el Santo Padre, en tanto Alberto Fernández le entregó, a su vez, un busto del Siervo de Dios conocido como "Negro Manuel", un libro sobre los cafés porteños y un tejido elaborado en un telar artesanal por jóvenes de la asociación civil Granja Andar.

"Santo Padre, qué gusto verlo", le dijo el presidente Alberto Fernández al papa Francisco en su primer contacto en la Sala del Tronetto, contigua al lugar de la reunión, mientras que el Sumo Pontífice le respondió con un "bienvenido".

Luego, al cederle el paso para ingresar a la Biblioteca del Palacio Apostólico, Francisco le dijo "primero el monaguillo".

En tanto, tras la finalización del encuentro a solas, comenzó a las 10:27 hora local (6:27 de la Argentina) y que finalizó a las 11:11 hora local (7:11 de la Argentina), tuvo lugar el momento del intercambio de obsequios, ya con la participación de la primera dama, Fabiola Yañez, y funcionarios que integran la delegación.

"Ella trabaja con Scholas", planteó el pontífice cuando el presidente el presentó a la Primera Dama, recordando la visita que Yañez había hecho a las oficinas de la fundación pontificia en Roma el pasado 13 de diciembre.

Luego saludó uno por uno a los miembros de la delegación: bromeó con el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz ("haciendo travesuras", le dijo); habló con el canciller Felipe Solá sobre "cuántos años" que no se veían; abrazó al secretario de Culto, Guillermo Olivieri, y saludó entre sonrisas al secretario de Comunicación y Prensa, Juan Pablo Biondi, y a la ministra de Justicia, Marcela Losardo.

Seguidamente, en un gesto inusual, Francisco firmó en el momento uno de los cinco escritos que le regaló al presidente: la exhortación apostólica de 2019 dedicada a la juventud, "Christus Vivit".

En un clima distendido, el Papa, luego, le planteó al mandatario la importancia de que los gobernantes "no pierdan el sentido de humor", antes de leerle una cita de Santo Tomás Moro del siglo XV, tomada de uno de sus escritos.

Esta nota habla de: