Torrico a fondo: "El Tomba debe reaccionar rápido para no pelear el descenso" - Mendoza Post
Domingo 22 Dic 2019
porEmanuel Tristán
Editor de Deportes

 El caso de Sebastián Alberto Torrico es digno de ser estudiado. Aparente dueño del secreto de la vigencia eterna, el arquero mendocino está a punto de cumplir los 40 años (22 de febrero) y sigue estando a punto en el fútbol profesional y en un club lleno de exigencias como San Lorenzo, donde ya a esta altura se lo puede considerar como ídolo.

Humilde como pocos en el ambiente, el Cóndor accedió a una entrevista exclusiva con el POST y aprovechamos la charla para hablar de todo un poco. Es que claro, hoy no tenemos que pensar en Torrico sólo como futbolista, ya que además de eso es el presidente de la Fundación Amigos por el Deporte, un ambicioso proyecto que rápidamente comenzó a dar sus primeros frutos.

Igual él mismo nos saca la duda "Todavía hablemos como jugador - dice entre risas -, esa es mi actividad principal. Lo otro lo hago por pasión, porque me gusta y porque me hago tiempo para todo", aclara el oriundo de Carrodilla, que si bien se afincó en Buenos Aires (allí está desde el 2008 que llegó a Argentinos Juniors) se tomó unos días para visitar a su familia antes de volver para pasar en la gran ciudad las fiestas de fin de año.

El Cóndor fue artífice fundamental en la primera Libertadores que San Lorenzo ganó en su historia, en el 2014.

Como toda entrevista realizada en diciembre, el mano a mano empieza con el balance del año. "Fue muy positivo, desde lo futbolístico parecía que no iba a terminar jugando y en las últimas cuatro fechas me tocó estar, ganamos partidos importantes y hacía tiempo que no me tocaba vivir esas emociones, lo extrañaba", confiesa Torrico el relación a su presente en el Ciclón, y agrega: "Con la Fundación fue un año increíble, los muchachos salieron campeones (de Liga Mendocina de Fútbol, clasificando al Torneo Federal Regional Amateur), estamos a punto de terminar el predio, que es el gran objetivo, y fue un año para no olvidarse".

Sus actuaciones en San Lorenzo fueron comentadas por todo el fútbol argentino. Le tocó aparecer en los últimos partidos con un Cuervo en crisis pero con Torrico en el arco sólo perdió ante Independiente, culminando el 2019 con un resonante triunfo ante River en el Monumental con una soberbia performance del portero lujanino.

A la hora de explicar su altísimo nivel pese a tener poca continuidad, el jugador surgido de las Inferiores de Andes Talleres no dudó y contó que "hay que tener mucho equilibrio emocional y mental para no matarse cuando no te toca jugar, mantenerse siempre preparado, porque con los años vas aprendiendo a que alguna chance vas a tener, y siempre contar con buena predisposición para aprovechar las oportunidades. Gracias a Dios esta vez salió como esperábamos y el trabajo dio sus frutos".

Respecto a su vigencia, el interminable deportista reveló el secreto de la eterna juventud. "Esto es producto de muchos años de una conducta y una disciplina innegociable, además de estar muy aplomado emocionalmente junto a la familia. También estar contento y disfrutando lo que uno hace y además tener otras actividades que te mantengan la cabeza ocupada cuando no te toca jugar, porque si en los momentos malos te quedás carburando, al final salís perjudicado".

De Godoy Cruz

La dirección bodeguera no podía salir de la ruta de la entrevista. Es que Torrico fue catapultado por el Expreso, equipo en el cual llegó en plena crisis institucional, en el 2000, y permaneció hasta el 2013 con una pausa de dos años entre el 2008 y el 2010, ascendiendo dos veces a Primera División, descendiendo una a la B Nacional e incluso jugando varias copas internacionales.

Si bien el arquero descartó un regreso próximo, analizó a la perfección el presente de Godoy Cruz: "Pasó un semestre muy complicado, más que nada porque no se le encontró la vuelta al equipo y no hubo resultados. El Tomba es un club muy respectado a nivel nacional pero en estos tiempos se vio descuidado y con falta de confianza. Hay que pensar en revertir ésto rápido porque el fútbol es muy cambiante: pasás de estar jugando una copa internacional a estar peleando el descenso, así que hay que prever un par de cosas, reaccionar rápido y tratar de resolverlo".

Torrico, uno de los arqueros más queridos y fundamentales en la historia del Tomba.

Los proyectos para el 2020

"Como jugador trataré de seguir vigente, hacer una buena pretemporada para tener más continuidad el año que viene y poder pelear un torneo y ser protagonistas con San Lorenzo. Mientras que con la Fundación no me saco de la cabeza terminar el predio para que los chicos tengan una identidad y todo sea centralizado por ahí".

De Sebastián Torrico

Nació en Carrodilla, Luján de Cuyo, el 22 de febrero de 1980. Hizo las Inferiores en Andes Talleres y fue contratado por Godoy Cruz en el 2000. Ascendió a Primera División en el 2006, descendió a la B Nacional en el 2007 y en el 2008 volvió a subir. Además jugó Copa Libertadores y Copa Sudamericana con el Tomba. En el 2008 estuvo dos años en Argentinos Juniors y en el 2012 llegó a San Lorenzo, donde permanece desde entonces. Con el Ciclón ganó la Copa Libertadores 2014 (primera y única del Azulgrana, en un torneo donde el Cóndor fue distinguido como el mejor arquero de la competencia), un Torneo Inicial en el 2013 y una Supercopa Argentina en el 2015, año en el que además ganó el premio como el mejor portero de Primera División.

Torrico, en las puertas de los 40 años, sigue más vigente que nunca.

Además de eso, es presidente de FADEP (Fundación Amigos por el Deporte), una club de fútbol local que este año salió campeón de la Liga Mendocina y el año que viene jugará su primer torneo federal, con el cual está a punto de terminar un predio en el marco de un ambicioso plan de darle lugar a jugadores sin club y generar un semillero de futbolistas.