Entre Ríos: un bebé murió tras caer al piso en la sala de parto - Mendoza Post
Post: Mendoza PostDomingo 15 Dic 2019Domingo, 15/12/19 atrás

Un  bebé recién nacido falleció luego de que ningún profesional lograra tomarlo cuando salió del canal del parto. Según contó su padre, el cordón se cortó solo cuando el recién nacido cayó al piso. 

La joven madre, de 26 años, ya recibió el alta médica en el sanatorio, pero aún se encuentra en Gualeguaychú provincia de Entre Ríos, en la casa de su hermana, junto al padre de Valentino, que tras constatar la muerte de su hijo en Nogoyá, regresó a Gualeguaychú en la misma ambulancia que lo trasladaba a Paraná.

«Yo presencié el parto», confió el padre a El Día, y relató todo lo que vivió: «Mi mujer hacía los trabajos de parto, estaba para tener, y le pedían que empujara, que hiciera fuerza para que el bebé salga; y el bebé salió, como despedido, y nadie lo agarró y se cayó al piso. La partera estaba ahí, la obstetra estaba ahí, y yo les decía que la cabecita estaba ahí que faltaba poco, y ahí le dijeron que empujara».

 «El bebé salió y cayó al piso, no dio tiempo a la partera a agarrarlo, y la obstetra no reaccionó. Lo único que hicieron fue levantarlo del piso y meterlo en una incubadora y llevármelo al hospital. El cordón se cortó solo cuando el bebé cayó. Eso fue lo que pasó y lo que nosotros vimos, lo vi yo, lo vio mi mujer, la partera, la obstetra y el pediatra que estaba para recibir al bebé, después de ahí lo metieron en una incubadora y se lo llevaron», describió el padre de Valentino.

«El único momento que pude tocarlo fue cuando estaba en la incubadora», mencionó. Su hijo había sido llevado a la Morgue Judicial de oro Verde para que se le practicara la autopsia que determinará la causa de muerte. 

Por último, sobre lo ocurrido en el sanatorio privado de Gualeguaychú, mencionó: «Uno esperaba que por ir a un lugar así se iba a estar mejor y decidimos eso, pero jamás pensamos que íbamos a tener ese desenlace».

El examen forense practicado en Oro Verde no habría arrojado ninguna sorpresa. Si bien aún no hay un informe oficial sobre los resultados, el hematoma constatado en la cabeza de Valentino habría sido el desencadenante de su fallecimiento.

El cuerpo del bebé de 37 semanas de gestación fue entregado a sus padres el viernes por la tarde y a las 17.30 lo sepultaron en el cementerio de Urdinarrain, en donde estuvo toda la familia acompañando.

Luego de ocurrido el hecho, el jueves por la tarde en el sanatorio Pronto, Guerrero ordenó una serie de medidas comunes a cuando se investigan supuestos casos de malas praxis médicas. En esta ocasión se ordenó el secuestro de la grabación del pasillo del quirófano (dentro de la sala de parto no hay cámaras por privacidad) el libro de Acta perteneciente a registro de nacimientos, donde consta el nacimiento de Valentino Mondragón, la historia clínica de la madre, que se encontraban en la clínica privada y todo la historia clínica digital del bebé con cada una de las actuaciones profesionales que recibió en el Hospital Centenario. 

Toda la información vertida por los profesionales intervinientes en el parto sería coincidente, incluso con lo que reflejó el padre de Valentino que estaba presente en la sala, por lo cual no sería una prioridad para la Fiscalía llamar a declarar a los médicos hasta tanto tener en su poder el informe preliminar de la autopsia que se practicó en la morgue de Oro Verde.


Imágenes ilustrativas