Alberto: "Nunca más a una Justicia contaminada por servicios de inteligencia" - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMartes 10 Dic 2019Martes, 10/12/19 atrás

El presidente Alberto Fernández convocó este mediodía "a la unidad de toda la Argentina en pos de un nuevo contrato ciudadano social".

"Vengo a convocar a la unidad de toda la argentina en pos de un nuevo contrato ciudadano social, fraterno y solidario", sostuvo el flamante mandatario en el Congreso. En su discurso de asunción, el jefe de Estado destacó su "compromiso democrático" para que se garantice "el respeto a los disensos". "Las insuficiencias y problemas de la democracia se resuelven con más democracia", añadió.

A su vez, el mandatario afirmó que "nadie sobra" en el país y subrayó: "Vengo a invitarlos a construir el sueño de esa Argentina democrática que aún nos merecemos". "Nadie sobra en nuestra Nación, ni en sus ideas, ni en sus manifestaciones, tenemos que suturar muchas heridas", enfatizó Fernández.

Alberto y Cristina ante el Senado

A su entender, "apostar a la fractura y a la grieta, es apostar a que esas heridas sigan sangrando". "Quiero ser capaz de corregir mi errores, en lugar de situarme en un pedestal", señaló el flamante Presidente.

Ante la Asamblea Legislativa, sostuvo, además, que es necesaria una "convivencia positiva", partiendo "de que toda verdad es relativa", y -según dijo- tal vez se logre "una realidad superadora, como dijo Néstor Kirchner".

Asimismo, Fernández aseguró que "sin distinciones" viene a convocar a "sin distinciones para colocar a la Argentina de pie al desarrollo con justicia social".

"Los vengo a convocar sin distinciones para colocar a la Argentina de pie para el desarrollo con justicia social", sentenció.

Todos cantaron la marcha peronista

"Es necesario poner Argentina de pie para avanzar, recuperar equilibrios sociales económicos y productivos que hoy no tenemos, ser conscientes de las profundas heridas que padecemos y necesitan curarse", agregó.

"Tenemos que superar el muro del rencor y el odio, el hambre que deja a millones a hombres y mujeres, y superar el del despilfarro de nuestras energías productivas. Estos muros y no nuestras ideas distintas son los que nos dividen, no quiero que las palabras sena un monólogo", completó.

Fernández subrayó que "superar el muro de las fracturas implica crear una ética de las prioridades", ante lo cual llamó a "poner un freno a la catástrofe social".

"Superar el muro de las fracturas implica crear una ética de las prioridades: empezar por los últimos para poder llegar a todos. Toda la Argentina unida le tiene que poner un freno a la catástrofe social: sin pan, no hay democracia ni libertad", sostuvo el flamante mandatario.

Macri le entrega el bastón a Alberto

En su discurso, el jefe de Estado señaló que "la primera reunión será sobre el Plan Integral contra el Hambre" para "ponerle fin a este presente penoso".

"Los marginados y excluidos los afectados por la cultura del descarte no sólo necesitan premura un pedazo de pan al borde de nuestra mesa, necesitan ser parte, comensales en la misma mesa, la mesa grande de una Nación que tiene que ser nuestra casa común", añadió Alberto Fernández.

Más adelante, Fernández aseguró que pregonará por un Estado "presente y constructor de una economía social" y anunció que creará un sistema masivo de créditos no bancarios a tasas bajas.

El presidente hablo de "prioridades" económicas, ya que las familias están "asfixiadas" por los "altos niveles de endeudamiento" porque han tomado créditos "para comprar alimentos, remedios o pagar facturas de servicios".

Un abrazo que superó las grietas

También refirió a la situación "dramática" de las pequeñas y medianas empresas y aseguró que en la economía que viene se tendrá en cuenta al "cooperativismo y la agricultura familiar": "la cultura del trabajo se garantiza creando trabajo, no de otro modo".

En ese sentido, refirió a que en los jóvenes el índice del desempleo es del 30 por ciento y en las mujeres más aún, sumado a que más de un millón de jóvenes "no estudian ni trabajan".

Fernández afirmó que "va a llevar algún tiempo lograr" la recuperación de la economía, como consecuencia de "las malas decisiones" adoptadas por el gobierno de Macri.

"Va a llevar algún tiempo lograr aquello que todos queremos", expresó Fernández ante la Asamblea Legislativa.

El abrazo entre Mauricio y Alberto

En otro orden de cosas, sostuvo que en los próximos días convocará a todos los sectores para "impulsar un conjunto de medidas económicas y sociales que comiencen a revertir el atraso social y productivo".

Dijo, al respecto, que impulsará "la puesta en marcha de acuerdos básicos" para que "la Argentina se encienda y pueda volver a caminar".

En ese pasaje de su discurso, señaló que el macrismo dejó "la tasa de desocupación más alta desde 2006", y llevó "el dólar de 9,70 a 63 pesos solo en cuatro años".

"La Argentina no para de achicar su economía", afirmó Fernández, e indicó que "la pobreza actual está en los valores más altos desde 2008, se han retrocedo más de 10 años".

Fernández remarcó que "para poner a la Argentina de pie el proyecto debe ser propio y no por alguien de afuera con remanidas recetas que siempre han fracasado".

"Para poner a la Argentina de pie el proyecto debe ser propio y dictado por nosotros y no por alguien de afuera con remanidas recetas que siempre han fracasado", sostuvo.

El jefe de Estado enumeró los indicadores económicos que recibe de la gestión de Mauricio Macri y advirtió que "detrás de estos terroríficos números hay seres humanos con expectativas minadas".

"El tejido social está estado de extrema fragilidad por la fuga de capitales. Hemos pasado del estancamiento a una caída libre", añadió.

Asimismo, confirmó que no le dará tratamiento parlamentario al proyecto de Presupuesto enviado por Macri: "No refleja las realidades sociales ni los compromisos de deuda que se han asumido". 

El hijo de Alberto Fernández estuvo allí

Fernández puntualizó que en la renegociación de la deuda su administración no repetirá "la misma historia de técnicos imprudentes que prometen planes que no van a poder cumplir", poniendo en riesgo "a los argentinos".

"No vamos a repetir la misma historia de técnicos imprudentes que prometen planes que no van a poder cumplir", expresó Fernández.

Y señaló que recibió un "país frágil" y "lastimado", y dijo: "No hay pago de deuda que se pueda sostener si el país no crece, para poder pagar hay que crecer primero".

"El plan macroeconómico es una pieza central, pero que no está aislado de un plan nacional de desarrollo. Vamos a trabajar de manera simultánea en nuevos ejes", expresó.

Además, aseguró que buscará tener una "relación constructiva" con el Fondo Monetario Internacional (FMI), porque "el país tiene la voluntad de pagar, pero carece" de los medios.

Cristina siguió de cerca todo lo que dijo Alberto

"Los acreedores tomaron el riego de invertir en un modelo que ha fracasado en todo el mundo", enfatizó.

Fernández afirmó que impulsará una gestión con "equilibrio federal y territorial", aunque aclaró que será "más allá de los meramente fiscal".

"No puede haber argentinos de primera y de segunda", sostuvo el mandatario, tras remarcar su intención de gobernar con "equilibrio federal y territorial".

En su discurso de asunción, el flamante jefe de Estado destacó que quiere hacerlo con un Gobierno "innovador, en clave productiva y federal, más allá de lo meramente fiscal".

Alberto y Cristina saludan en el Congreso

Asimismo, ratificó su intención de trasladar a distintas provincias actividades administrativas para que "las necesidades de la población puedan hacerse carne en las decisiones" del Gobierno.

Fernández anticipó que va a "declarar la emergencia sanitaria" y ratificó que le devolverá el rango de Ministerio a Salud.

El jefe de Estado prometió "garantizar la transparencia" en la administración de la obra pública que llevará adelante durante su Gobierno.

"Nuestro compromiso es garantizar la transparencia en la administración de obra pública, podrán acceder a todos proyectos de la obra. Selección y empresa ejecutora, monitorear los avances", prometió Alberto Fernández.

En ese sentido, se quejó que en "pleno siglo 21, millones de argentinos no tengan un techo".

Alberto al momento de leer el discurso

Fernández aseguró que enviará al Congreso de la Nación un proyecto de reforma de la Justicia Federal luego de repartir duras críticas hacia la misma y asegurar que está viciada por los servicios de inteligencia. "Ningún ciudadano por más poderoso que sea está exento de la ley, y por más poderoso que sea presumir culpable y condena judicial" ya que "cuando se presume la culpabilidad de las personas se está violentando la constitución sino también los principios de derecho".

En ese sentido, habló de "mancha ominosa" en un sector minoritario de la Justicia y anunció que enviará al Congreso un proyecto de reforma del sistema federal de Justicia.

Fernández anticipó que los miembros del Consejo Económico y Social serán elegidos con acuerdo del Congreso para crear "grandes pilares institucionales y administrativos". "Estaremos enviando un proyecto para institucionalizar un Consejo Económico y Social para el desarrollo para consensuar políticas de Estado para la próxima década", sostuvo el flamante mandatario.

En su discurso, el jefe de Estado precisó que los miembros serán elegidos con acuerdo de los legisladores y su mandato excederá el presidencial. El objetivo del organismo será "construir "grandes pilares institucionales y administrativos".

Alberto saludo con los dedos en "V"

"Nuestro país no se destaca por haber tenido políticas de Estado", lamentó Alberto Fernández.

Y dijo que apostará a una "política de seguridad ciudadana", para "escapar de la lógica del gatillo fácil". "Presentaré una propuesta de transformación de la política de seguridad ciudadana. Debemos escapar a la lógica del gatillo fácil.

Aspiramos a que no solo sea una política de estado, sino que vaya más allá del plazo de nuestro mandato", señaló Fernández.

A la vez, se refirió a las Fuerzas Armadas y sostuvo: "Tenemos una enorme oportunidad de mirar al futuro y hacer de la defensa una política de estado, con fuerte compromiso con la Constitución Nacional".

Fernández dijo que su Gobierno "no va a cortar la pauta publicitaria pero sí reorientarla" luego de criticar lo que consideró como el "tiempo de intoxicación con noticias falsas, medios y redes sociales".

En ese sentido, anunció que convocará a todos los medios periodísticos y destacó que durante su Gobierno no se va a financiar con pauta publicitaria programas individuales de periodistas sino que "sólo se destinará a instituciones periodísticas".

Además criticó que la administración anterior "gastó nueve mil millones de pesos en propaganda oficial" lo que es "un despropósito en un país con hambre". "Queremos prensa independiente del poder y de los recursos que la atan al poder", enfatizó.

Luego señaló esta tarde que "es deber del Estado reducir la violencia contra la mujeres hasta su total erradicación". "En estos 4 años haré todos los esfuerzos para la igualdad de las mujeres", expresó Fernández.

Ante la Asamblea Legislativa, sostuvo que la "discriminación" será "imperdonable" durante su gestión. "También en muchos sufriendo por los estereotipos, el género. Abrazaremos a todos los que sean discriminados. Cualquiera de nosotros puede ser discriminado, por lo que, es por lo que piensa, y esa discriminación debe volverse imperdonable", enfatizó el flamante mandatario.

En el final de su discurso de asunción en el Congreso, el flamante mandatario elogió la "visión estratégica" que su "querida amiga y expresidenta Cristina Kirchner ha expresado en este tiempo", ante la atenta mirada de la vicepresidenta sentada a su lado.

Asimismo, manifestó que "en una gravedad extrema de emergencia no se le puede pedir más esfuerzo a los que tienen hambre o no llegan a fin de mes".

"Tenemos que salir de esta situación con solidaridad. Para terminar con el hambre a los que más tienen un mayor aporte solidaria para los que están pasándola mal", sostuvo.

Y añadió: "El secreto es comenzar por los últimos para llegar a todos".