Fede Bal se fue del velatorio de su padre para estar en el Bailando - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMartes 10 Dic 2019Martes, 10/12/19 atrás

Marcelo Tinelli pidió un fuerte aplauso para Santiago Bal en el piso del Bailando el mismo día que el capocómico falleció. Fede se fue del velatorio y estuvo en el programa para conocer los resultados de la sentencia.

Fue llamativo hasta para el conductor del certamen que Fede estuviera presente en el estudio de televisión pero él explicó: "Me pasan muchas cosas en la cabeza en este momento. El amaba tu programa, lo veía todas las noches. El día que ganamos, allá por el 2015, hay una imagen que me voy a llevar toda mi vida en la que estaba él que no lo podía creer. Y la unión con mi vieja también, era una cosa hermosa. Así que pensé un montón de cosas. Y dije: ?¿Qué me hubiese dicho él?'. Y él me hubiese dicho: ?Vos tenés que ir'. Porque el trabajo nos salva. Y no trabajamos en una oficina, trabajamos para que la gente en la casa se ría y se divierta. Mi papá me enseñó eso y muchas cosas más".

Enseguida, Fede continúo hablando del legado de Santiago: "Más que nada, me enseñó a ser feliz. Él siempre decía: ?No te olvides de ser feliz. Pero no te lo olvides. Tenés que ser siempre feliz. Un día que no sos feliz, es un día perdido'. Y yo acá soy feliz. Entonces, estaba recién el el velatorio, lo estábamos velando. Y es un golpe re bajo, pero hay un buen mensaje después de todo esto. Agarré a mis quince amigos que están ahí, se subieron a un par de autos y les dije: 'Vamos al programa. Este es mi trabajo, este es mi lugar. La vida sigue. Porque él quería que yo esté acá. Vamos un rato y volvemos".

Luego continuó: "Papá se fue como yo querría irme yo: con una sonrisa. Es fuerte lo que voy a contar, pero mamá me dijo: ?Entrá a verlo'. ?Pero mamá, ya se fue papá. Ya no es él'. ?Entrá a verlo'. Entré a verlo y tenía una sonrisa en la cara. La vida es tan linda y la muerte también es linda. Porque si uno no entiende la vida, no puede entender la muerte. Yo amo la vida. Yo me ocupo de vivir todos los días de mi vida y de disfrutar de verdad, de sonreír y de a cada cosita chiquita sacarle la máxima experiencia. Y, cuando llega la muerte, tenés que entender y abrazarla".

Fede se refirió, también, a la situación familiar que vivió con sus hermanos, Mariano y Julieta. "Hoy papá se va con sus tres hijos abrazados, que fue muy difícil de conseguir eso cuando estaba vivo. A veces, las situaciones límites hacen que los hermanos se unan, que las peleas se caigan, que todo parezca una estupidez. Hoy estamos todos unidos. Y hoy, el amor de su vida, que es mi vieja, está firme al lado de él. Recién estábamos poniendo Frank Sinatra y bailábamos al lado de él. Y no parecía un velatorio, parecía una fiesta, una previa. Yo miraba a mis amigos y decía: ?Pará, ¿tenemos que ir a bailar?. ¿Qué les pasa?' Estábamos todos charlando y todos bien. Mi vieja hizo cantar a una amiga. ¿Viste el final de El gran pez? Bueno, yo iba a un grupo, escuchaba una anécdota y me cagaba de risa, iba a otro grupo, otra anécdota y me cagaba de risa...".

Después, Fede reflexionó: "¿Sabés cuánta gente pierde familiares sin estar preparados? Yo vengo preparándome para la partida de él hace muchos años. Llegó hoy y abrazo a la muerte, como abrazo a la vida. Como él me enseñó. Le dimos todos sus deseos. Todo lo que él quiso se hizo. El amaba a esa mujer. Y se mandó todas las cagadas, todas. Y mamá estaba al lado de él. Porque el amor es más fuerte. Uno se puede equivocar, los hombres somos unos boludos mal que nos equivocamos todo el tiempo. Yo me equivoco todo el tiempo. Pero mamá al lado como un soldado. Entonces están sus hijos, están su mujer de su vida, sus amigos, están todos los colegas, lleno de bailarinas...Parecía una foto de marquesina de temporada".