Avión se quedó sin combustible y cayó sobre una casa en Buenos Aires - Mendoza Post
Post: Mendoza PostViernes 6 Dic 2019Viernes, 06/12/19 atrás

 Un avión Cessna con cuatro personas a bordo, entre ellas un niño, se quedó sin combustible cuando estaba a punto de aterrizar en el aeropuerto internacional de San Fernando y tras arrastrar cables telefónicos y de electricidad, cayó sobre una vivienda en construcción vacía, sin que sus ocupantes sufrieran heridas graves, informaron este viernes fuentes aeronáuticas.

El hecho se registró anoche poco antes de las 23.30 cuando el avión, un Cessna matrícula PT-KIZ, que provenía de la ciudad brasileña de Porto Alegre, solicitó permiso para aterrizar y desde la Torre de Control le indicaron una espera debido a que había otro avión en pista a punto de despegar.

Ante esta situación el piloto avisó que se está quedando sin combustible, lo que disparó el protocolo de prioridad y emergencia para la aeronave en vuelo, pese a lo cual el avión no logró mantener la sustentabilidad y tras arrastrar a su paso cables y postes de alumbrado y telefónicos, se desplomó sobre una vivienda ubicada en Demarchi y Hueyo, en la localidad de Virreyes, a metros de la cabecera de pista del aeropuerto.

Así quedó la nave sobre la vivienda. 

Los ocupantes del avión sólo sufrieron heridas leves, salieron del aparato por sus propios medios y fueron identificados como Barr Struyf, de 46 años y piloto; Willy Struyf, de 70, ambos de nacionalidad belga; María Aguilera, de 27 y Marcel Struyf, de 11, estos dos últimos de nacionalidad colombiana.

Los primeros en llegar a la zona del accidente fueron personal de la policía bonaerense, bomberos voluntarios y del servicio de emergencia local, quienes brindaron las primeras atenciones al piloto y pasajeros, tras lo cual tomó intervención la Junta de Accidentes de Aviación Civil (JIAAC) para la investigación, al igual que el fiscal y el juez de turno.

Fuentes aeroportuarias indicaron a Télam que se están investigando las razones por las cuales el avión se quedó sin combustible, teniendo en cuenta que los planes de vuelo, para ser aprobados, deben contemplar la carga de combustible extra necesaria para llegar hasta el aeropuerto de alternativa más lejano, a lo que se le deben sumar 40 minutos.

Por el tipo de avión y tomando como referencia el aeropuerto de alternativa más lejano, debería haber tenido en sus tanques combustible para volar durante más de una hora sobre Buenos Aires, para contar con el tiempo suficiente para que quede liberada la pista o ante cualquier otra circunstancia, optar por otra disponible en las inmediaciones.

Las fuentes señalaron que, dentro de la investigación, uno de los puntos centrales está precisamente basado en este hecho, sobre todo porque según trascendió, la aeronave contaba con tanques de combustible suplementarios que le daban una autonomía de vuelo de seis horas.

La justicia y la JIAAC deberán ahora determinar las razones por las cuales el avión se precipitó a tierra antes de tocar la pista y si la falta de combustible se debió a una falla mecánica, a un error del piloto en la carga del mismo o a alguna otra circunstancia relacionada con el vuelo.

Tres integrantes del equipo técnico de la JIAAC llegaron al lugar del accidente y hoy, desde las 14, cuando el avión sea liberado de su posición y puesto a resguardo en un lugar específico del aeropuerto de San Fernando, se iniciarán los trabajos de investigación que podrán desarrollarse por un tiempo indeterminado, que dependerá de los elementos de prueba que se vayan recolectando, indicaron a Télam fuentes del organismo.