La mendocina Laura Muñoz tiene miedo por el regreso del kirchnerismo - Mendoza Post
Post: Mendoza PostLunes 2 Dic 2019 10 días atrás

 La mendocina Laura Muñoz, una de las testigos principales de la causa Ciccone, por la que se encuentra preso el ex vicepresidente Amado Boudou, dijo que tiene miedo por el regreso del kirchnerismo.

En conversación con Luis Majul, manifestó: "Tengo miedo y mucha preocupación porque está retornando al gobierno el viejo esquema que yo denuncié".

En ese sentido, agregó que "le tengo medo a la Justicia porque sé que los jueces son muy panqueques y van por su beneficio".

Respecto a la detención de Boudou, dijo que "el futuro presidente y al futura vicepresidenta piden la libertad de Boudou por ser preso político pero en realidad está preso por ladrón".

"Soy la única mujer de todos los testigos de casos de corrupción y políticos que no está imputada, soy una testigo que se acercó a decir la verdad y no implicada en ningún ilícito. Todos los demás son gente que se arrepintió de haber robado y ser ladrones", agregó   

La mendocina, exesposa de Alejandro Vandenbroele, dijo sentirse decepcionada por lo que votó el pueblo y aseguró que quiere "un país donde se premie al honesto, al que trabaja y al que se esfuerza".

Consultada por las expectativas que tiene en la nueva administración, manifestó que sólo le pediría sentido común, pero aseguró que "es muy difícil pedir eso sobre todo a Cristina, que siendo abogada no comprende que Boudou no es un preso político".

  Muñoz descartó salir del programa de Protección a Testigos y en ese sentido dijo que comprende a Leornado Fariña "y otras personas son culpables de muchas cosas, eran los ladrones que saquearon el país y después tuvieron mucho miedo de ir a la cárcel y el programa les ahorra condena. Son las personas que han llevado al país a la bancarrota y la destrucción de nuestra sociedad".   

En agosto de 2018, la Justicia encontró culpable a Boudou de adueñarse por medio de testaferros de la empresa Ciccone Calcográfica, la principal imprenta de papel moneda del país, en los años en que fue ministro de Economía (2009-2011), antes de desempeñarse como vicepresidente de Cristina Fernández de Kirchner.