Ley de talles: vestir personas, no maniquíes - La Trenza - Mendoza Post
Martes 26 Nov 2019Martes, 26/11/19 atrás
porConstanza Terranova
Periodista

 La importancia de la ley de talles radica en la visibilización de las invisibles, en la escucha de aquellas señaladas como "minorías" o "especiales",que no son ni pocas ni extraterrestres. El proyecto aprobado apunta a que las personas puedan ejercer, por medio de la vestimenta, el derecho humano a la identidad.

Además la ley de talles deja en claro que las personas gordas existen y no son una excepción o una minoría. Según información de la ONG Any Body Argentina, 7 de cada 10 argentinos tiene problemas en encontrar ropa de su talle.

¿Qué establece la ley?

Samanta Alonso, directora de Plus Dolls Agency  y activista de la ONG Any Body Argentina comenta que la ley se viene gestando desde hace años. "Nosotras estamos peleando desde hace 8 años. En los últimos años con el boom de las redes sociales, el activismo se amplificó mucho: la gente del body positive, del activismo gorde y, obviamente, con el avance del feminismo, sabiendo que es el movimiento político del momento, avanzamos un montón" declara Alonso.

Alonso resalta el doble propósito de la ley: El primero es concluir el estudio antropométrico de cuerpos argentinos- medición de cuerpos-, que se viene realizando desde 2014 pero debería estar terminado a un año de sancionada la ley (Noviembre de 2020). El propósito de este estudio, que toma muestras de las cinco regiones del país, es abandonar la tabla de medidas que utilizamos en la actualidad y está basada en cuerpos de países europeos.

El segundo objetivo de la ley es establecer, en base a los resultados del estudio antropométrico, un Sistema Único Normalizado de Talles(SUNITI). El mismo consistirá en una tabla de talles basada en cuerpos argentinos. El punto de este sistema es unificar las medidas y que "un 38 sea un 38 en todas las casas de ropa", declara Alonso.

"Esto de ?yo no sé que talle tengo' no va a suceder más".

Una de las exigencias de la ley serán que los locales registren su "curva de talles", es decir, la cantidad de talles que manejan dentro de un tipo de prenda. "Hoy las marcas manejan 4 talles mas o menos. Nosotras creemos que son ocho porque en las principales economías del mundo, las marcas tienen ocho talles de pantalón y seis de remera y la gente no tiene problema para encontrar ropa", comenta la especialista.

Por otro lado, la ley es clara en que los fabricantes, marcas y casas de ropa deberán dejar asentado en las etiqueta de forma clara el talle de las prendas "La ley va a ayudar. Pero también hay que incentivar la cultura de la denuncia en el consumidor. Si hay maltrato, si hay irregularidades, si pasan cosas, que también lo denuncien. Porque hoy en día no saben dónde denunciar y no saben bien quÉ hacer", comenta Samanta Alonso.

"Creo que es una batalla 100% ganada"

Todos estos requerimientos entrarán en vigor en cuanto la ley sea recepcionada y reglamentada por el Poder Ejecutivo. Desde Any Body Argentina declaran que lo que queda es pelear por una curva de talles de al menos 8 talles, como "lo más coherente e inclusivo".

Por una construcción social de los cuerpos

"Lo que hizo el Estado fue reconocer un derecho vulnerado, que es el derecho a vestirnos porque tiene que ver con la identidad de las personas", declara Samanta,"Y no podemos conformarnos, debemos exigir que la industria de la moda haga ropa basada en cuerpos argentinos, que la gente no tenga que ir a casas de talles especiales como nos pasa a les gordes o personas chiquitas, que tengan que ir a casas de niñes, ni gente que se tenga que mandar a hacer zapatos".

"El estado tiene que garantizar el acceso a la vestimenta como un derecho humano"

Con respecto a la ley, que obtuvo 163 votos afirmativos y 8 abstenciones, la directora de Plus Dolls Agency hace hincapié en que "Falta mucho por trabajar en la construcción social de los cuerpos. Empezar a entender que esto no es una ley para gordos, o un capricho de gordos sino que es algo más global"

"No somos maniquíes, somos personas"

Alonso comenta que esta problemática es real y todos los años, la Encuesta Nacional de Talles llega a las mismas conclusiones: los talles intermedios son los más complicados de conseguir (44, 46 y 48). "Esto repercute en nuestra construcción de la autoestima y de la percepción corporal. El hecho de no poder vestirnos como nos gusta, ser el descarte, que te maltraten en los locales de ropa, el ?para vos no hay'. Debemos empezar a problematizar a la industria de la moda que todavía sigue creyendo que viste maniquíes extra small".

Ahora que si nos ven

Los cuerpos de las mujeres han sido históricamente objetivizados, colonizados, expropiados, disciplinados y castigados. Constreñidos por corsés, condenados a vestidos, mal visto por sus kilos de más - o de menos- , sus estrías, sus marcas, sus pelos, etc.

El siglo XX, la modernidad y la segunda ola del feminismo "liberó" algunos aspectos de este eterno castigo. El uso de pantalones y la minifalda, en cuanto a indumentaria, fueron algunos hitos fundamentales que nos sacaron uno de tantos yugos: movernos libremente, mostrar nuestra piel - asociada al pecado por milenios de religión patriarcal-, apropiarnos de nuestra sensualidad.

Ver esta publicación en Instagram

#Repost @juliabusatophotography (@get_repost) %u30FB%u30FB%u30FB A little while back I got a message from the lovely amazing ladies Sharon and Camilla of @anybodyargentina asking me for permission to use the manniquin idea at @lollapalooza2018_ in Argentina What a amazing honor and a giant emotional hug from across the world. This past weekend they had over 400 hundred people take part in posing with their manniquins!!! I wish I could post all the shots. Go to their page on ig and facebook and show them love %u2764 Credit goes to @sfernandezpello & AnyBody Argentina :) #Nosoyunmaniquí #Noeselunicotalle #lollapalooza2018 #anybodyargentina #mannequinseries #worldwidelove #WorldWideacceptance #bigandblunt #effyourbeautystandards #guelphboudoirphotographer #JuliaBusatoPhotography #guelphphotographer #guelphboudoirphotographer #thierstory #guelphphotographer #selflove #mannequinseries #anniversary

Una publicación compartida de AnyBody Argentina (@anybodyargentina) el

Sin embargo todo esta liberación no dejo de desarrollarse en el punto álgido del capitalismo. Nuestra "supuesta libertad" fue aprovechada para decirnos cómo debíamos "ser libres", cómo debían verse nuestras piernas, nuestros abdómenes, nuestros senos, nuestros glúteos en esta nueva ropa.

Por supuesto, la premisa era clara: tener curvas pero no muchas, tener senos pero no demasiados, tener glúteos tonificados pero no tan grandes, no ser flaca pero tampoco gorda. Incluso se generó una medida para "la mujer ideal": los infames 90-60-90. Esta medida llevó a generaciones enteras a ser victimas de trastornos alimenticios y a invisibilizar a aquellos cuerpos que no se adaptaran a la norma.


La relevancia de una ley que reconozca la variedad de cuerpo, que incluya más de cuatro medidas estándar en sus curvas de talles, que piense en los consumidores es, por poco, inestimable.