Educación sexual para adultes: "El goce es parte de la ESI" - La Trenza - Mendoza Post
Jueves 28 Nov 2019Jueves, 28/11/19 atrás
porRomina Quiroga
Periodista

Cuando el programa de Educación Sexual Integral, ESI, se instaló finalmente en el vocabulario cotidiano, la discusión se dio en el plano de las nuevas generaciones. La educación sexual se pensó -y se piensa- desde siempre para instruir a los jóvenes.

¿Qué pasa con los adultes? A los adultes de la vieja escuela y aquellos que no tuvimos tanta suerte, nos educó la pornografía. En el colegio aprendimos lo que es un sistema reproductivo y como colocar un preservativo -aunque no fue mi caso- pero no somos educados para el goce y la auto satisfacción. 

Somos educados con resquemor, timidez y prejuicios. Nos llenamos de pudores y mitos que el porno colabora a crear con goce fingido y encuentros sexuales siempre placenteros que -alerta spoiler- no se asemejan a la realidad la mayoría de las veces.

En Mendoza tenemos una de esas heroínas sin capa, Paula García, que cierta vez se llenó de curiosidades y al no encontrar respuestas decidió convertirse en una educadora sexual para adultes, dándose a la tarea de desmitificar el placer sexual desde una postura enteramente feminista. 

En diálogo con La Trenza, Paula nos devela como es ofrecer tecnología sexual y educar para el disfrute. 

-¿Cómo  fue que decidiste iniciar este proyecto?

Hace varios años surgieron muchas preguntas autoreferenciales en principio sobre la sexualidad. Siempre percibiéndome como mujer, se me ocurrió hacer algo encarando la cosa tabú. 'Que loco que solo entramos al sex shop para hacer una despedida de soltera' pensé, entonces pedí un servicio de tuppersex para todas las chicas del grupo de entrenamiento. 

La chica llegó y puso un montón de falos sobre la mesa, y ahí nos dimos cuenta que faltaba que nos dijeran cosas, noté conductas: la impresión, el pudor, eso de estar escondidas en una casa sintiéndonos cochinas. Se me ocurrieron muchas preguntas que hice en el momento y no me pudo responder. Tenía necesidad de saber no sólo la parte técnica o las pilas y las medidas del juguete. 

Encontré textos, empecé a estudiar y se lo propuse a una compañera de militancia para iniciar el negocio. No era nada nuevo pero sí novedosa la forma de encararlo, sobretodo desde un ángulo feminista. Actualmente soy estudiante de educación sexual. Lo primero que nos enseñan es que no hay que transmitir ideología con la educación sexual. Pero el feminismo nos atraviesa, es imposible. 

¿Cómo encaras en el cotidiano tu negocio?

Más que vender la necesidad es de bajar la situación a tierra. No es un negocio, es bastante más que eso: es un proyecto erótico, cultural y feminista. Hay miles de dudas, pero me preocupa más aquellas cosas que no me preguntan. El problema es que las mujeres hablamos muy poco de sexualidad, no sabemos decirle a una persona lo que nos molesta o no, experimentamos poco, habemus muchas mujeres con limitaciones enormes en ese sentido. Yo no tengo respuestas, tengo datos y mi idea es hacer reflexionar.

¿Qué diferencia hay entre tu atención y la de un sex shop?

En cuanto a la tecnología erótica siempre está como escondido en una galería, hay un oscurantismo sobre la sexualidad sobretodo el de la mujer porque pesa el patriarcado. Trato de encarar mis charlas desde ahí. En Mendoza hace 40 años tenemos sex shops, dos que saben sobre salud sexual reproductiva, pero siempre centrado en el producto. Yo busco centrarme en la persona y las relaciones, mechando con la filosofía.

¿Qué temas suelen abordar tus charlas?

Las charlas son sobre todos los mitos y tabúes, sobre sexualidad como qué pasa con el orgasmo femenino, la eyaculación femenina o para los hombres el sexo anal también es un temón que tienen super vedado a pesar de que ahí tienen el punto prostático de mayor placer. Trato de desmitificar el porno mainstream al que accedemos, por falta de educación en casa y escuela para aprender. Todos replicamos cosas que aprendimos en el porno pero no sé si siempre gozamos con la libertad de nuestras cuerpas (sic).

Productos que Paula ofrece

La falta de educación deja aflorar mitos que se instalan en el colectivo y  coartan las relaciones sexuales plenas. ¿Cuál es el mito que nunca falta?

Entran en juego muchas cosas como estereotipos de belleza, además estamos acostumbradas a ver siempre gente linda, feliz y gozando las relaciones sexuales y no siempre es así. Creo que la masturbación es tabú, hasta hace muy poco mi abuela me decía que se me iba a caer la mano. Hay muy poca gente que se anima a decir que se masturba y entre mujeres no es un tema de conversación. Muchas mujeres creen que su vulva es fea y no se animan a tocarse, el mito de la virginidad, es horrible y hay gente que coarta su sexualidad en base a eso.

¿Cuál es la falencia más grande en cuanto al contenido que suele abordarse en los colegios?

La educación sexual en la escuela aborda profilaxis para evitar embarazos y ets pero por lo general no se habla de placer, de goce, de masturbación. No tienen la posibilidad de profundizar, prevenir embarazos es super importante y es data que hay que bajar así como las enfermedades pero no se tiene en cuenta la dimensión del amor, del respeto por les cuerpes, por la diversidad. El goce es parte de la ESI Y claramente se relaciona con desarrollar una vida sexual plena donde el goce es una consecuencia.

Jo Harrison

¿Cuál es la importancia de educar a las personas que se encargan de educar sobre sexualidad?

Hay que educar a les niñes si, pero primero nos tenemos que educar nosotres, les adultes. Llegas y preguntas quienes se masturban y nadie se anima a levantar la mano. Para un montón de gente termina siendo una clase lo que debería ser una conversación entre pares que intercambian experiencias, dudas y conocimientos. Hablamos sobre la Ley de Educación sexual, pero hay una falencia muy grande de parte de las personas que la transmiten.

Ver también: Crearon una guía para hablar de menstruación en las escuelas

¿Cómo soles abordar y preparar tus presentaciones?

No soy una profesional de la salud, así que mi abordaje, si bien se nutre de elementos como la anatomía, la fisiología en lo que respecta a los procesos biológicos que nuestro cuerpo atraviesa, (por ejemplo durante un orgasmo o la ubicación del clítoris). Claro que las charlas las preparo, generalmente aunque el formato y la dinámica cambien según el auditorio, comienzo hablando un poco de la perspectiva histórica del desarrollo de la sexualidad femenina, reparando sobre todo lo que se nos censuró y como el remanente de esa censura sobre el cuerpo de la mujer y su propia sexualidad se expresa en nuestros días. Lo que nunca dejo de aclarar es que nada de  lo que les voy a ofrecer es realmente necesario porque el goce está en su aprendizaje, en su experiencia, en su propio cuerpo y sus manos. 

Stephanie Sartey

¿Quiénes suelen ser tus clientes?

Me especializo en atender mujeres, pero muchas veces me toca asesorar varones, no es que discrimino, pero es un rubro extraño por el morbo que existe, de pronto me llaman tipos que ven el teléfono en Internet, me han preguntado cosas serias, y también si ofrezco algún servicio sexual o viagra (ilegal, claramente, sin receta). Prefiero evitar los varones hasta tener un socio varón que los pueda asesorar bien, los hombres tienen muchas dudas con respecto al tamaño de su pene y también con el tema de la erección, la pornografía en ellos cala muy profundo y más que miedos se llenan de mitos y cosas que no son.

Y la ESI que no llega

Hace 13 años nuestro país cuenta con un programa de educación sexual integral, respaldado bajo la ley 26150 . Esta normativa establece que todos los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a recibir educación sexual integral

Párrafo aparte merece el hecho de que aún hay escuelas que le ponen trabas y no lo respetan a lo largo y ancho de todo el país bajo la excusa de que " la ideología de género" no es tan importante como matemáticas, religión o literatura. 

Lo cierto es que son les mismes estudiantes quienes reclaman su derecho cada vez que se presenta la oportunidad.  Instalar el programa  en las escuelas reduciría la cantidad de embarazos adolescentes, la transmisión de enfermedades, permitiría detectar el abuso sexual, prevenir el bullyng y fomentar una sociedad más inclusiva e igualitaria entre  muchas otras cosas, como ya se ha demostrado en aquellas instituciones que han decidido incluirla en la currículica. 

Este miércoles, cuando el proyecto casi pierde el estado parlamentario, les diputades se sentaron a discutir las reformas necesarias para implantar de una vez por todas, la ESI de forma obligatoria en las escuelas a lo largo y ancho del país.

Entre algunos de los cambios propuestos, el más importante sería que ley de Educación Sexual Integal  pasa a ser "de orden público". Y, además  se cambia el artículo 5, suprimiendo la parte que decía que cada escuela debe incluir la educación sexual integral "en el marco del respeto a su ideario institucional y a las convicciones de sus miembros" para reforzar la obligatoriedad en cada institución educativa sin excepciones.