Un gigante de la industria alimenticia pidió suspender a 500 empleados - Mendoza Post
Post: Mendoza PostDomingo 17 Nov 2019 27 días atrás

Una importante firma alimenticia que opera en la Argentina está negociando con el Gobierno un procedimiento preventivo de crisis debido a la caída en las ventas de sus productos. Se trata de la empresa Mondelez -fabricante de los productos Milka, Oreo, Terrabusi, Mantecol, Express y Beldent, entre otros- que pretende suspender a 500 empleados por sesis meses en dos de sus plantas, la de Pacheco y Victoria. 

Los funcionarios de la Secretaría de Empleo recibieron la propuesta formal de Mondelez hace casi una semana. La misma será analizada porque son 500 familias que dependen de ese puesto de su trabajo, lo que significarían alrededor de 2.000 personas.

Según la multinacional Mondelez, la necesidad de suspender trabajadores es por la "caída no previsible en las ventas" que generó un "deterioro constante y creciente en la economía y las finanzas de la empresa". También destacó que están trabajando por debajo de su punto de equilibrio.

En datalle, la compañía pretende suspoender a 350 trabajadores de la planta de Pacheco y 150 de la planta de Victoria. En ambos establecimiento productivos se desempeñan en total más de 2.300 empleados. Allí se producen, entre otros productos, los chocolates Milka y las golosinas Mantecol, Tita y Rhodesia; los alfajores Terrabusi; las galletitas Oreo, Pepitos, Lincoln, Manón, Express, Cerealitas y Mayco.

Los últimos PPC más resonantes

Balcarce: la firma de 100 empleados con sede en Mar del Plata y más de 60 años de historia solicitó esta semana un PPC ante el Ministerio de Producción y Trabajo. En los próximos días habrá una audiencia entre las partes para definir qué sucederá con los empleados.

Ribeiro: el 10 de junio pasado se conoció que la cadena de electrodomésticos centenaria nacida en San Luis solicitó su PPC "para poder continuar con su proceso de transformación y modernización" en medio de la crisis de consumo que atraviesa el sector.

Grimoldi: la cadena de zapaterías inició los trámites a fines de mayo pasado. Así lo informó la compañía en un comunicado enviado a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

Elea: "por la situación de la compañía, tras la compra de Phoenix (un año y medio atrás) el volumen de fuerzas de ventas quedó sobredimensionado en comparación a laboratorios del mismo tamaño", explicó el laboratorio que solicitó abrir un PPC en abril pasado.

Editorial Atlántida: en febrero pasado, la compañía responsable de dos revistas emblemáticas de la Argentina, Billiken y Para Ti, inició los trámites luego de haber despedido a 17 personas unas semanas antes.

Eskabe: la empresa de calefactores y termogeneradores lo pidió en marzo de este año para obtener el paraguas oficial al momento de despedir empleados.

Verónica: la compañía láctea de capitales nacionales fundada en 1923 pidió ingresar en un PPC en marzo debido a la baja de la producción por la "baja en los precios" y las "variables climáticas".

Coca Cola-Femsa: lo solicitó, pero no se lo otorgaron. Tras un acuerdo con la empresa y el sindicato, el Gobierno decidió no abrirlo. La firma lo pidió en febrero pasado para su planta en Pompeya, que produce y distribuye gaseosas.

Avianca Argentina: en febrero pasado, después de haber suspendido el inicio de sus vuelos programados entre Buenos Aires y San Pablo, la compañía pidió su PPC para poder continuar sus operaciones.

Fate: la fabricante de neumáticos lo solicitó y la Secretaría de Trabajo notificó a la compañía que se abriría en marzo. "Una de las alternativas más lamentables sería la pérdida de empleo, que debiera ser la última", dijo en su momento el dueño de la firma, Javier Madanes Quintanilla.