¿Cómo se hace para dejar de fumar? - Mendoza Post
Por: Mendoza PostViernes 15 Nov 2019

Según datos de la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Adultos (EMTA), el tabaco provoca en Argentina unas 40.000 muertes anuales por Enfermedades No Transmisibles (ENT) como cáncer, enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Esto representa el 16% del total de las muertes de personas mayores de 35 años.

El Programa Nacional de Control del Tabaco destacó que la mayoría de los efectos adversos del tabaquismo son dosis dependientes: son peores cuando más se fuma. Sin embargo, no hay un nivel de consumo "seguro", dado que el tabaco daña el organismo ni bien se comienza a fumar y aunque se fume poco (de uno a cuatro cigarrillos por día) es igualmente dañino.

Entonces, ¿cómo se hace para dejar de fumar? El Ministerio de Salud divulgó un manual para dar consejos y acompañar en el proceso a las personas que quieren dejarlo. En el mismo se detallan tres partes del proceso: la preparación, la realización del plan y el poder mantenerse sin fumar.

Prepararse

El manual expone que es necesario valorar y sostener cada técnica. Para dejar de fumar es "fundamental trabajar y poner fuerza de voluntad". Pero también, al tratarse de una adicción, es "necesario apoyarse en la decisión de querer y dejar ayudar usando herramientas y apoyo adecuado".

Antes de dejar de fumar hay que prepararse para hacerlo.

Se menciona que es una adicción porque hay una dependencia tanto física como psicológica y también social: está aceptada o tolerada socialmente, condiciona y está presente en las relaciones.

Los interesados en dejar el tabaco deben concientizarse en realizar una planilla con la cantidad de cigarrillos que se fuma por día; profundizar los beneficios de dejar de fumar; hacer la tabla de "pro" y "contras"; calcular los gastos en cigarrillos; vivir en ambientes libre de humo; identificar ayuda familiar y social; conocer el grado de su dependencia a la nicotina; afianzar el compromiso y decidir una fecha para dejar de fumar.

Al realizar la planilla con la cantidad que anota por día al menos durante una semana (anotando la hora, la actividad, sentimiento asociado y la necesidad) se puede identificar horarios y situaciones que "gatillaron" el deseo de fumar y se puede pensar cómo evitarlo.

Realizar una planilla de cada cigarrillo consumido por día ayudará a tener más conciencia del objetivo.

Los beneficios de dejar de fumar son múltiples y comenzarán a notarse en poco tiempo. Por ejemplo, en 24 horas mejorará el funcionamiento de las venas de todo el organismo; en dos semanas se normaliza la circulación en encías y dientes, se reduce la irritación, disminuye el riesgo de caries y pérdida de piezas dentarias; en un año disminuye a la mitad el riesgo de enfermedad coronaria, infarto agudo de miocardio y accidente cerebrovascular y de cinco a diez años, el riesgo de sufrir un ACV es comparable al de un no fumador.

Comenzar a dejar de fumar

Debe ser la prioridad: superar la abstinencia haciendo cambios claves y control de los estímulos; prestar atención a la alimentación; reforzar la actividad física; evitar las "trampas típicas" y sostener el logro las primeras semanas.

Dejar de fumar debe ser "una prioridad".

Entre los tips, se puede quitar o esconder todos los ceniceros y encendedores de la casa; no quedar con cigarrillos "por si acaso"; controlar los estímulos que dan ganas de fumar; centrarse en el manejo del estrés y pasar más tiempo en lugares donde no se puede fumar; tomar abundante agua y jugos cítricos; practicar alguna respiración relajante (la respiración profunda y lenta de pocos minutos sirve para atenuar tanto la idea de fumar como los momentos de tensión) y planificar la alimentación en base a frutas y vegetales.

Mantenerse sin fumar

Hay que repasar con frecuencia la importancia del logro; mantener la actividad física, que es la manera natural de reducir la ansiedad y de lograr bienestar físico y emocional.

Es fundamental que se pueda aumentar la confianza en que se puede manejar cualquier situación de su vida sin tener que recurrir al cigarrillo. Los riesgos más comunes para volver a fumar están relacionados con estados emocionales tales como enojo, ansiedad, depresión y estrés.

Para consultar todo el "Manual de Autoayuda para dejar de fumar" hay que ingresar en el link.

Preguntas frecuentes

¿Es importante dejar de fumar?

Ees muy importante. El consumo de tabaco es la mayor causa de muerte prevenible (evitable) en nuestro país y en el mundo. El consumo de cigarrillos es el principal factor de riesgo para el cáncer de pulmón. También está relacionado con el cáncer del esófago, de la laringe, del riñón, del páncreas y del cuello del útero.

Los cigarrillos electrónicos también son perjudican la salud. 

Fumar también aumenta el riesgo de enfermedades pulmonares crónicas y enfermedades cardíacas. Fumar durante el embarazo puede tener consecuencias muy graves en el bebé.

¿Cambia el riesgo de cáncer después de dejar de fumar?

El dejar de fumar reduce el riesgo de desarrollar cáncer y este beneficio aumenta cuando la persona sigue sin fumar por mucho tiempo. El riesgo de desarrollar cáncer depende del número de años en los que se fumó, del número de cigarrillos fumados por día, de la edad a la que se empezó a fumar y de la presencia o ausencia de enfermedad cuando se deja de fumar. 

El cáncer de pulmón está relacionado al tabaquismo. 

Para las personas que ya han desarrollado cáncer, dejar de fumar reduce el riesgo de desarrollar otro cáncer.

¿A qué edad es mejor dejar de fumar?

Diversos estudios han demostrado que dejar de fumar antes de los 30 años tiene beneficios incomparables, pudiendo borrar todo el daño ocasionado hasta el momento. Dejar de fumar beneficia a hombres y mujeres a cualquier edad.

¿Cuáles son algunas de las dificultades relacionadas con dejar de fumar?

Como la nicotina es una droga muy adictiva, dejar de fumar se asocia generalmente con un síndrome de abstinencia importante que se manifiesta con ansiedad, irritabilidad, hambre, cansancio, dificultad para concentrarse y problemas para dormir. Muchas de las personas que dejan de fumar aumentan de peso aunque generalmente el aumento es menor de 5 kilos.

¿Qué pasa si vuelvo a fumar?

Para muchos fumadores es muy difícil dejar de fumar y pueden necesitar de dos a siete intentos antes de poder dejar del todo. Aunque el porcentaje de recaídas es mayor en las primeras semanas o primeros meses después de dejar de fumar, las personas que dejan de fumar por al menos tres meses, con frecuencia, son capaces de mantenerse libres del tabaco por el resto de sus vidas. 

Esta nota habla de: