¿Vale más un chileno que un boliviano? - Mendoza Post
Jueves 31 Oct 2019Jueves, 31/10/19 atrás
porAna Montes de Oca
Periodista

Los disturbios y enfrentamientos entre manifestantes en Chile y Bolivia y cómo se cubren periodísticamente esos hechos muestran otra gran grieta latinoamericana.

Las protestas en Chile se difunden a diario y se condena la "represión" de los carabineros y militares, se muestra a las víctimas de los gases lacrimógenos, camiones hidrantes, y se replican las denuncias por violaciones de los Derechos Humanos.

Sin embargo, no se le da el mismo tratamiento a las protestas en Bolivia que ayer se cobraron las dos primeras vidas. Allí también fuerzas de seguridad y armadas reprimen a una gran parte de la población que comenzó a manifestarse luego de que Evo Morales se autoproclamara ganador de unas elecciones en las que, en primer lugar, ni siquiera podía presentarse.

Luego del comicio, los bolivianos llamaron a un "paro cívico" por tiempo indefinido que ya lleva una semana.

Los primeros días del paro se desarrollaron con toda la paz que caracterizó siempre al pueblo Boliviano. Pero en los últimos días, las declaraciones de Evo Morales quien retó a los manifestantes diciéndoles "a ver si aguantan" más grupos oficialistas que salieron a enfrentar a los opositores, derivaron en las primeras dos muertes, causadas por balas de plomo.

Mientras en Chile los manifestantes piden la renuncia de un presidente elegido democráticamente, en Bolivia piden elecciones claras, a pesar de que Morales se presenta por segunda vez en forma totalmente anticonstitucional.

Morales reformó la Constitución en 2008. Según el texto aprobado, el presidente solo podía reelegirse una vez, pero Morales se presentó por cuarta vez bajo la excusa de que impedirle presentarse "atenta contra sus derechos políticos".

Y la justicia le dio lugar.

Morales perdió el referéndum y recurrió a la justicia

¿Quién gatilla?

En Bolivia hay dos muertos (oficialmente, pero se denuncian más) producto de los caprichos de un dictador que utiliza la justicia que tiene bajo su poder para pasar por encima de la Constitución que él mismo hizo sancionar.

En Chile son 19 las víctimas derivadas de enfrentamientos que perduran a pesar de que el presidente Piñera pidió disculpas a los chilenos, retrotrajo tarifas, aumentó pensiones e hizo renunciar a su gabinete.

A pesar de esto, mientras muchos condenan a Piñera, callan frente a la postulación inconstitucional de Morales.

Piñera lleva dos años en la presidencia de Chile. Morales asumió en 2006, y quiere llegar al 2025, o hacerse vitalicio, porque también es su "derecho político".