La Vendimia fuera de foco - Mendoza Post
Martes 29 Oct 2019Martes, 29/10/19 atrás
porAna Montes de Oca
Periodista

En todo el mundo, hay un momento en que alguien lanza la pregunta y luego se replica en todas las naciones, en todos los idiomas y en todas las tonadas: se trata de la temporada anual conocida como "qué rápido se pasó el año".

En Mendoza, esa época comienza un fatídico lunes de mediados de octubre cuando sale la noticia de que "dieron a conocer al equipo que dirigirá la Vendimia".

Acá el año se divide en dos partes: "vendimia" y "antes de vendimia". Extrañamente no hay "después de vendimia" porque apenas termina una ya se está pensando en la próxima. Con los espectadores todavía aplaudiendo en el Romero Day, empiezan las críticas y el consabido "Esperemos que la próxima sea mejor porque esssstaaaaa...".

Se habla de la elección del afiche durante un mes

Vendimia dura de octubre a marzo. El resto, es el año en sí. Las clases empiezan después de vendimia (ahora empiezan antes y todavía hay debates), las peleas políticas se dejan para después de la vendimia y los sindicatos lanzan amenazas de marchar durante la vendimia.

También empieza una seguidilla de torneos, concursos, muestras, agasajos, presentaciones, recitales, todo "vendimial" y hay que hacerse un fixture para decidir qué hacer porque, hay que reconocer, todo está bueno.

El "Clásico de Vendimia" 

Entre vendimia y vendimia todo es un embole porque no pasa nada, entonces llega octubre y alguien dice "ya se viene la vendimia de nuevo???" y de lo único que no habla nadie, es de los que se desloman produciendo y cosechando la uva.

Cada año, los productores, cada vez más pobres y más endeudados, esperan que la "vendimia" se trate de la industria y no del turismo.