Adiós a la vieja Ruta 82: licitan el tramo de la Panamericana en Luján - Mendoza Post
Viernes 25 Oct 2019Viernes, 25/10/19 atrás
porAna Montes de Oca
Periodista

El corredor de la Ruta 82 es el único con sentido norte - sur que va por el Oeste de la zona urbana de Mendoza. Es la que mayor crecimiento tuvo en los últimos años y ya se calculan que pasan por ahí 25 mil autos por día.

Pero, como muchas de las obras viales antiguas, quedó chica. Solo tiene dos carriles, sin división y de apenas 3,40 centímetros de ancho y banquinas de ripio que también son muy angostas.

Se suma que la apertura del túnel con Potrerillos aumentó el tráfico y todos los días se produce una congestión vehicular que termina haciendo que los autos vayan a media marcha.

El túnel de Potrerillos aumentó el caudal vehicular

Por eso se proyectó una megaobra para remodelar toda esta ruta que corre desde Cacheuta hasta el Corredor del Oeste y que puede convertirse en una de las obras viales más importantes de los últimos años para Mendoza. 

Es la alternativa a la ruta 7 para llegar hasta Alta Montaña sin tener que compartir con el tránsito pesado. Además, al pasar por Potrerillos y Cacheuta, es la opción elegida para el turismo.

Así está ahora la Ruta 82

Renovación integral

Todo esto hacía necesario que se aggiornara y se acoplara al crecimiento de la zona. Por eso, en mayo de este año, el Banco Interamericano de Desarrollo acordó con la provincia un crédito por USD 50 millones para financiar la refuncionalización de la Ruta 82 que consta de seis tramos que costarán USD 80 millones ya que Mendoza aportará los restantes 30.

El tramo 1 ya está en marcha y es el que va desde la calle Ugarte hasta los Caracoles de Chacras. Ahora se abrió la licitación para el segundo tramo que va desde el Corredor del Oeste hasta Gobernador Ortíz.

La licitación, como todas las financiadas por el BID es internacional y comprende poco más de 8 kilómetros de autopista urbana por un monto de casi USD 2 millones.

El proyecto incluye ensanchar el corredor y darle un formato de autopista con cuatro carriles, además de colectoras y ciclovías en los lugares de mayor tránsito.

También habrá radares de velocidad, iluminación y señalización led y tres intercambiadores que pasarán por debajo de la autopista en calles Besares, Pueyrredón y Guardia Vieja.

La estructura deberá estar terminada en 30 meses a partir del comienzo de obra.