Un ex Boca podrá volver a jugar tras su insólito doping positivo - Mendoza Post
Post: Mendoza PostViernes 18 Oct 2019 28 días atrás

El ex defensor de Boca Santiago Echeverría podrá volver a jugar a partir del mes próximo debido a que el Tribunal Arbitral del Deporte le redujo hoy a la mitad la sanción por un doping, producto de comer carne infectada cuando jugaba en Colombia.

Ver también: Santiago Silva está habilitado para jugar a pesar del caso de doping

El futbolista había sido castigado con una prohibición de disputar partidos de cuatro años, pero este viernes, el TAS se la redujo a la mitad, por lo que estará habilitado a hacerlo a partir del 1 de noviembre, aunque seguro recién fiche en algún club en el próximo mercado ya que el libro de pases en las ligas del mundo está cerrado.

El 15 de enero de 2017, la División Mayor del Fútbol Colombiano lo suspendió provisionalmente ya que en un control antidopaje le detectaron boldenona, una sustancia que, según reveló el Comité Olímpico de ese país, está en la carne destinada al consumo humano y en noviembre de ese mismo año determinaron que tenía que estar sin jugar por cuatro años.

Santiago Echeverría en las inferiores del Xeneize

En declaraciones formuladas a Noticias Argentinas este viernes, el propio Echeverría confirmó la noticia y no dudó en "definir a este como el día más feliz de mi vida".

"Pasé momentos muy duros, no te voy a mentir. Pero cuando hoy me levanté, la miré a mi esposa y le dije: si no hubiera sido por vos, quizás me tiraba de un décimo piso", confesó.

Además, aprovechó para destacar el rol del "Turco Marchi (secretario general de Futbolistas Argentinos Agremiados) y del abogado Ariel Reck, dos tipos que me han llegado a llamar hasta a las dos de la mañana y siempre estuvieron".

Echeverría fue ayudado por Huracán, uno de los clubes donde jugó

En contrapartida, aclaró sentir cierta desilusión con el presidente de la AFA, Claudio Tapia, quien "ni siquiera me atendió el teléfono".

"¿Cómo me enteré de la noticia? Estaba durmiendo y me vibró el celular. Y decidí mirarlo y atender a mi abogado. No me termina de caer la ficha, siento una inmensa alegría difícil de explicar en palabras después de lo que me pasó", confesó.

Echeverría, que llegó hasta pedir trabajo por redes sociales, contó que "durante este tiempo hubo momentos en que no teníamos trabajo los dos y vivíamos con unos ahorros que me dio el fútbol y que ya no están más".

"Ella me bancó seis meses en Colombia. Encerrado en un departamento, con cara de culo, porque no podía ni siquiera ir a entrenar. Cuando volvimos al país, se puso a buscar laburo hasta que consiguió. Por suerte, con el tiempo, Huracán (tuvo un paso por ese club) me becó para trabajar en el fútbol infantil y cobraba un viático. Y la fundación El Futbolista (de Agremiados) para que dé un curso de fútbol infantil", contó.

Echeverría, de 29 años, reveló que por momentos tanto él como su pareja estaban sin trabajo, pero "al menos no pasamos hambre, aunque sí te digo que vivimos contando monedas y nos adaptamos a la realidad del país".

"Tuve suerte que me acompañó mucho mi familia y la gente que te nombré. Mis viejos y mis hermanos también. No puedo ser tan hipócrita de decirte que la peleé solo. Si no fuera por todos ellos, hoy sería un exjugador de fútbol", cerró.

Echeverría surgió de las inferiores de Talleres de Remedios de Escaladas, pasó por Boca, Almirante Brown, Brown de Adrogué, Mineros de Zacatecas de México e Independiente Medellín.