Subtes porteños estarían contaminados con sustancias cancerígenas - Mendoza Post
Por: Mendoza PostMartes 15 Oct 2019

 Unidades de la Línea B del Subte de la Ciudad de Buenos Aires, la más utilizada con 230 mil usuarios diarios, tienen sustancias cancerígenas vinculadas al asbesto (amianto), según afirmó un informe realizado por la CNN.

La periodista Emilia Delfino contó que seis trenes fueron comprados al Metro de Madrid, capital de España. La transacción fue en 2011 cuando el actual presidente Mauricio Macri era Jefe Porteño (2007-2015).

Las autoridades argentinas reconocieron que conocen el problema, que por ahora afectaría a 11 trabajadores, 180 se sometieron a análisis y deben realizarse estudios a los empleados de las estaciones, trenes y talleres de todo el sistema.

Las unidades fueron compradas al Metro de Madrid.

El asbesto o amianto es un mineral metamórfico fibroso, prohibido en más de 50 países desde hace casi 20 años. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), todas las formas de asbesto son cancerígenas para el ser humano y estima que la mitad de víctimas por cáncer de origen laboral se deben al asbesto.

El informe

A fines de 2011, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires adquirió seis trenes de segunda mano al Metro de Madrid: los CAF 5000, construidos en la década de 1970 cuando el asbesto no era ilegal.

En febrero de 2018 el problema salió a la luz porque en Madrid fallecieron trabajadores del Metro, expuestos al amianto. En Buenos Aires tomaron conocimiento y enviaron una muestra de 60 piezas para analizar. La profesora Leticia Lescano, de la Universidad Nacional del Sur, relató que hicieron los estudios y que en muchas piezas "detectamos la presencia de una variedad de asbesto".

Las autoridades de la Ciudad de Buenos Aires afirmaron desconocer que adquirieron vagos contaminados y que, cuando comenzaron a sospechar, sacaron de circulación los 36 vagones.

Eduardo De Montmollin, presidente de Subterráneos de Buenos Aires (Sbase), reconoció a la CNN: "Nosotros compramos los trenes asumiendo que estaban en condiciones y que el Metro de Madrid nos podía vender esos trenes, porque hay una ley que prohíbe la comercialización de equipamiento con esta sustancia".

En 2018, la Empresa Pública española del Metro lanzó un programa para priorizar la salud de los trabajadores y determinó que no hay riesgo de exposición para los empleados ni para los pasajeros. Anunció una "inversión de 140 millones de euros para el desamiantado de la red".

De Montmollin, presidente de Sbase.

Una comisión de investigación de la Asamblea de Madrid determinó que las autoridades españolas sabían de la presencia de asbesto en las unidades del Metro desde hace más de dos décadas, que vendieron trenes a Argentina con amianto a pesar de la prohibición desde 2002 y que se ocultó el riesgo a los trabajadores y se los desprotegió.

"Las autoridades dijeron desconocer un informe interno del propio Metro que admitía la presencia de asbesto. Sostuvieron que en la venta a la Argentina no había riesgo porque las piezas con amianto habían sido encapsuladas", manifestó Delfino en su informe.

De Montmollin expresó que "hay documentación" que dice que las unidades tenían la sustancia cancerígena. Pero "no había manera de afirmar o validar si era cierto o no. La documentación técnica de un tren podrían llegar a ser manuales o carpetas así (señala con sus manos una gran cantidad) y lo que dice esto es una letra chiquita en la página 473 del tomo 4 del manual de descripción de partes", ejemplificó.

La compra fue en 2011. Macri era jefe porteño.

"No puedo garantizar que se haya leído absolutamente todo en cada una de las páginas de cada uno de los manuales técnicos. Pero la posición conceptual es que asumimos que si en la documentación figuraba algo, el Metro de Madrid había tomado medidas y lo que nos estaba vendiendo estaba en condiciones", contó.

"Con el diario del lunes, esos trenes que le compramos al Metro de Madrid tendrían que haber venido con ese certificado. El certificado evidentemente no existió y de nuestro lado no hubo una exigencia de la presencia de ese certificado", reconoció.

El Gobierno a la Legislatura porteña

Como informó la agencia Télam, el Gobierno porteño deberá dar informes a la Legislatura por la presencia de asbesto en el subte en un plazo de 30 días.

El pedido de informes aprobado este martes al mediodía e impulsado por el legislador Gabriel Solano (PO), solicita consignar el alcance de la contaminación con asbesto en las formaciones de todas las líneas del subte, aclarando los planes de descontaminación para "preservar la salud de los trabajadores, los usuarios y garantizar el servicio".

Delfino, autora de la investigación.

Además, se le pide al Gobierno que aclare "si ha realizado una investigación sobre la responsabilidad de los funcionarios involucrados en la compra del material rodante contaminado con asbesto".

El martes de la semana pasada, la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (AGTSyP) exigió a Sbase y a Metrovías que en diez días presente un programa para descontaminar de asbesto a las formaciones y señalaron que en caso contrario iniciarán un plan de lucha. 

Esta nota habla de: