Crónicas del subsuelo: Otra charla con Sandrino - Mendoza Post
Miércoles 11 Sep 2019 10 días atrás
porMarcelo Padilla

"Corsario, pirata, las palabras se usan indistintamente sin embargo existe una diferencia, uno tiene permiso y el otro no, pero hacen lo mismo, corsario o pirata", conversábamos con sandrino sobre eso, porque no sé cómo salió... creo de charlar antes sobre las islas de Córcega y Cerdeña, una francesa, la otra italiana, y la relación de las palabras "corso", "corsario", "Córcega", lo que nos llevó a bucear y rastrear en los restos del menú que ofrece occidente en su voracidad imperial. Acá llovía luego de meses. En realidad lo que hago charlando con sandrino es acompañarme en el desvalijamiento, alejarme de las cacerías y sobrevivir como cualquiera que tenga posibilidad de sobrevivir, no sé cómo salió lo de corsario, porque también leímos juntos la noticia -que es historia- sobre el regimiento de mujeres que apodaron "brujas de la noche", aviadoras rusas que participaron en la lucha contra el nazismo, piloteando pájaros para ataques suicidas, luego fueron nombradas heroínas por la URSS. Eso le gusta al viejo. Hablar de barcos, guerras, héroes, fugas, asesinatos, el pulqui uno, el pulqui dos, los pulquis que imagina.

La noticia que me da es que "Menem hizo explotar Río Tercero" como si hubiera ocurrido hace dos o tres días, me prendo, participio de la noticia y le mando un sobreactuado y anacrónico "que lo pariooo" sacudiendo la mano zurda apurada, como cuando un jugador de futbol la toca de lujo por arriba del arquero, viaja muerta en el aire, brujas de la noche trepando, así, participando y luego saltando a los canales de Venecia, los canales de Birmingham, los canales, las represas, los yacimientos, el mar, no sé, sandrino tiene 95 y quiere que termine de una buena vez este gobierno. Es un italiano que emigró de joven, zafó de la Italia en guerra gracias a unos partisanos que le salvaron la vida, luego aquí seguiría aviación, laburaría en YPF, empresas privadas extractivas, con su cuerpo, un laburante hoy jubilado que gasta más de la mitad de su dinero en remedios. En fin, no importa Córcega, tampoco Cerdeña, o sí, Cerdeña sí, la historia nació porque hablamos de una serie francesa sobre Napoleón Bonaparte y charlamos de eso, cosas así, demasiado grandes, o que nos transfieren como demasiado grandes. Ahí caímos en Bolivia y Evo Morales. Al viejo le pinta Evo Morales por la defensa del modelo de acumulación boliviano que concentra gran parte de los recursos naturales y sus procesos de producción propios, en un vastísimo mundo lleno de napoleones, contra viento y marea, como un minúsculo refugio en el mundo. Pero vamos, eso es hablar de mapas, mapas y territorios donde se concentra la riqueza y brotan las pobrezas, pueblos adoloridos, parcos y tiesos, mascando la rabia de votar rabia.

Sandrino sirve un vino tinto en copa a las siete de la tarde y se dispone a conversar para divagar con su economía de ademanes que ya ni sombra hacen. Se apaga el día.