Historia de una inmigrante venezolana en Mendoza que empezó desde cero - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMiércoles 4 Sep 2019Miércoles, 04/09/19 atrás

Cuando este miércoles se enciendan las luces del Centro Patrimonial Artístico Cristóforo Colombo, de Godoy Cruz, por el homenaje del día del migrante, Elda Pineda Záccara revivirá de alguna manera los momentos de angustia, dolor, tristeza y sufrimiento que vivió en Venezuela y también la alegría y esperanza que le trajo llegar a Argentina

Es que en 2016, esta violinista decidió dejó atrás el horror de la crisis humanitaria que vive el país centroamericano y empezó desde cero una nueva vida en Mendoza.  Por este motivo ella decidió contar su historia.

La salida de Caracas no fue fácil. Su familia pasaba hambre y la situación era insostenible. Elda tomó su valija y un violín, y viajó a Argentina en búsqueda de la estabilidad que su país de origen le había negado. Arrancó de cero. Estaba muy asustada por lo que pudiera pasar, pero se hizo de coraje y emigró como otros 1700 venezolanos que hoy están en Mendoza.

Elda y el violín, su pasión desde siempre. 

 En una charla con el programa Te digo lo que pienso, que conduce Ricardo Montacuto por radio Nihuil, la violinista contó que se presentó a una convocatoria para la Orquesta Sinfónica de la Univerisdad Nacional de Cuyo y quedó entre las seleccionadas.  

Ya había visitado el país en 2011, pero nunca había estado en Mendoza. Por la crisis, dejó a sus hijos seis meses en Venezuela y sintió que el tiempo que pasó hasta que se encontraron fue uno de los más duros que le tocó vivir.

Elda forma parte de la Orquesta Sinfónica de la UNCUYO. 

En el camino se encontró con personas que la acompañaron y le dieron fuerzas para seguir adelante porque no había forma de mirar hacia atrás y encontrar algo positivo. "Comprábamos dos patamuslo, si las conseguíamos, y las teníamos que dividir entre tres. Teníamos arroz, pero las porciones que podíamos comer eran como para bebés", recordó Elda.

La vida en Mendoza

Elda alquila una vivienda en Godoy Cruz junto a sus dos hijos y su hermano. Todos consiguieron la ciudadanía y trabajan en diversos ámbitos. Uno de sus hijos es bartender en un bocliche de Chacras y el otro se desempeña en una empresa de sonido e iluminación. "No hemos recibido discriminación en lo absoluto. Nos recibieron muy bien", contó la mujer.

Pese a que la situación para parte de su familia cambió para bien, no puede decir lo mismo de su hermano que todavía sigue en Venezuela. "Antes todo era ahorrar. No comprábamos porque no había en las góndolas o porque no había dinero. Hoy las góndolas de Venezuela están llenas, pero los precios están dolarizados y tampoco se puede comprar", relató.

Elda dejó atrás los horrores del gobierno de Maduro. 

Este miércoles se presenta en el evento que realiza la municipalidad de Godoy Cruz para homenajear a los inmigrantes y no puede dejar de recordar qué importante fue para ella que la ayudaran en sus primeros pasos en el país. "Estoy agradecida porque los mendocinos me han tendido la mano de una manera increíble. Hoy puedo decir que tengo grandes amigos", concluyó. 

Elda hoy tiene una nueva vida en Argentina.