La golpeó, perdió el embarazo y murió pero no reconocen el femicidio - Mendoza Post
Post: Mendoza PostMartes 27 Ago 2019 23 días atrás

Antonella Osorio estaba embarazada de 17 semanas cuando fue brutalmente golpeada por su pareja y padre de sus cinco hijos Andrés Fervesani.

Ella lo denunció el 21 de julio luego de que la golpeara brutalmente en la cara por lo que la causa quedó caratulada en un principio como lesiones leves. El acusado fue detenido por resistencia a la autoridad pero luego fue liberado.

Unos días después, el 26 de julio, Antonella, se dirigió al hospital Erill de Escobar porque, según contó su mamá Susana: "Ella dijo que sentía como que se estaba engripando y por eso fue a hacerse ver".

En la guardia descubrieron que Antonella tenía el feto muerto dentro de su cuerpo. Las obstetras atendieron el caso pero no pudieron determinar las causas y finalmente el avanzado estado de necrosis del feto produjo una infección generalizada que le provocó la muerte.

Antonella Osorio

Dos días después de llegar a la guardia, la mujer murió. La investigación estaba a cargo de la UFI N° 5 de Escobar está como "averiguación de muerte". En las últimas horas, el juez de la causa Luciano Javier Marino denegó el pedido de la fiscalía para detener al esposo por femicidio.

Si bien Antonella solo denunció un golpe de puño el día que recibió la golpiza, su madre asegura que ella expresó que la golpeó en otras partes del cuerpo e incluso la arrastró.

El magistrado que lleva la causa consideró que no se puede caratular como femicidio ya que no puede vincular las lesiones con la muerte del feto que le ocasionó la infección generalizada que la mató días después de la golpiza.

Para la familia no hay dudas de que la muerte de Antonella fue producto de la brutal golpiza que le dio su marido. De hecho, los vecinos que ya fueron a declarar y forman parte de los testigos que integran el expediente contaron que vieron agresiones los días previos. Hay testigos que contaron que vieron cómo Fervesani la arrastró de los pelos por el patio de la casa.

Andrés Fervesani

Según el rastreo que pudo hacer la familia junto con la abogada Sabrina Tombión que los representa, Antonella era víctima de violencia desde hacía, al menos, cinco años.

"Ella nunca nos dijo nada, pero ahora, pensando en todo lo que pasó miro atrás y recuerdo que ella tenía golpes. Nunca quiso denunciar, nunca nos quiso contar nada pero es obvio que la violencia existía", explicó a Telefe.com.ar el hermano de la víctima, Rafael Osorio.

En la misma línea, Susana, la mamá de Antonella contó que sus nietos, que ahora están a su cuidado, no querían estar con su papá. "No querían estar en su casa, querían venirse conmigo", explicó.

La semana pasada el fiscal a cargo de la investigación envió a hacer una pericia que es clave y crucial para la investigación. Se trata de un análisis en el feto que va a determinar qué fue lo que causó la muerte ya que la autopsia de Antonella sólo registró la infección generalizada producto de la muerte del feto en su vientre.