Alberto Fernández estaría dispuesto a una reforma laboral - Mendoza Post
Post: Mendoza PostDomingo 18 Ago 2019Domingo, 18/08/19 atrás

Ante la preocupación de Brasil por las políticas que podría implementar el Frente de Todos en caso de confirmarse su triunfo electoral, el candidato presidencial de ese espacio, Alberto Fernández, salió a llevar tranquilidad al principal socio del Mercosur. También dijo estaría dispuesto a integrar a Roberto Lavagna a su eventual Gabinete y que estaría dispuesto a aceptar una flexibilización laboral. 

"Que no se preocupen porque no pienso cerrar la economía", aseguró en diálogo con La Nación.

Se refería a las advertencias que lanzó durante la semana el gobierno de Brasil, sobre la posibilidad de una ruptura del Mercosur en caso de que el kirchnerismo, de ganar, decidiera cerrar la economía.

"Para mí, el Mercosur es un lugar central. Y Brasil es nuestro principal socio y lo va a seguir siendo", sostuvo Fernández, en un intento de clausurar esa polémica con Jair Bolsonaro.

Alberto Fernández dijo en la semana en el dólar a $60 es razonable.

La frase es una respuesta a la advertencia planteada por el mandatario brasileño y por su ministro de Economía, Paulo Guedes, acerca de que su país dejaría el Mercosur en caso de que el próximo gobierno argentino -un gobierno de Cristina Kirchner, dijeron- decidiera cerrar la economía.

Ver: Alberto Fernández aseguró que si gana no hablará de "pesada herencia"

"Si Bolsonaro piensa que yo voy a cerrar la economía y que entonces Brasil se va a ir del Mercosur, que se quede tranquilo, porque no pienso cerrar la economía. Es una discusión tonta", afirmó el candidato del Frente de Todos.

Bolsonaro llamó "delincuencia de izquierda" a la dirigencia kirchnerista.

Incluso, dijo que no se opone a que el Mercosur entable acuerdos comerciales con otros bloques, pero advirtió que debe hacerse protegiendo los intereses nacionales.

Ver: "El enviado" de Alberto Fernández para calmar los mercados

"Mi problema no es que la economía se abra. Mi problema es que esa apertura dañe a los argentinos. Si se abre preservando a los argentinos, bienvenido sea", sostuvo.

Reforma laboral

Fernández se mostró dispuesto a aceptar la flexibilización de los convenios laborales, siempre y cuando exista "acuerdo de los sindicatos".

Hugo Moyano, uno de los principales dirigentes sindicales, se acercó al Frente de Todos.

"Lo que sea por vía convencional es una decisión de las empresas y los trabajadores. Lo que no quiero es poner reglas generales de flexibilización. No todo es lo mismo", aclaró.

Ver: Las 17 frases de Alberto Fernández, a una semana del triunfo

Dijo que algunos de esos temas los conversó el jueves con el dueño de Mercado Libre, Marcos Galperin, impulsor de la reforma laboral y respaldo empresarial de Mauricio Macri.

Lavagna

Sobre quién será su ministro de Economía en caso de ganar, Fernández dejó la puerta abierta a Roberto Lavagna.

"No es descabellado, siempre me lamenté de que se haya ido del gobierno de Kirchner. Pero lo que no sé es qué quiere hacer Lavagna", dijo.

Lavagna suspendió su campaña por la crisis y pidió que ser imitado. 

Las medidas

Fernández se mostró preocupado por los efectos que pueden tener los anuncios del Presidente en el índice de inflación y en las cuentas fiscales de las provincias.

"Esas medidas, aun cuando esté de acuerdo con el objetivo, hay que consultarlas con las provincias, porque el desbarajuste que se les genera es enorme. Mi planteo es por qué hacen esto sin discutirlo con las provincias", dijo, sobre la eliminación del IVA en los alimentos esenciales y la reducción de Ganancias.

Tampoco se comprometió a sostener el congelamiento del precio de los combustibles sin un acuerdo con los sectores involucrados.

"Las medidas que anunció Macri no se pueden tomar así, sin hablarlo con nadie", planteó.

Adelantó que, si gana las elecciones de octubre, intentará aplicar una devolución del IVA en alimentos de la canasta básica a titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH), pensiones por discapacidad y jubilaciones mínimas, pero solo después de alcanzar un acuerdo con los gobernadores.

"No es un problema que pueda resolver solo. Ahí hay mucho de coparticipación. Es dinero de coparticipación que se pierde. Es un tema delicado, porque hay provincias con una situación fiscal muy débil. Por ejemplo, Catamarca deja de cobrar $1.100 millones por esta medida. Eso es un mes de sueldos en Catamarca", advirtió.