Una pareja gay adoptó a dos chicos, uno con parálisis cerebral - Mendoza Post
Post: Mendoza PostViernes 9 Ago 2019Viernes, 09/08/19 atrás

 La historia de vida Horacio Rementería tiene todos los matices: adoptó a un nene con parálisis cerebral, muchos años después comenzó la guarda de otro chico y hoy, en pareja, esperan poder inscribirlos con ambos apellidos.

Horacio es psicólogo en Córdoba. En 2005, trabajando en un hogar de chicos judicializados, conoció a Ismael. En una entrevista exclusiva con TN, recordó que "su mamá lo había abandonado junto con su hermana en un hospital. Los dejó ahí y nunca fue a buscarlos. Teníamos que hacer una terapia de rehabilitación para que se movilizara. A medida que iba pasando el tiempo, él iba progresando".

Durante las vacaciones los talleres se suspendieron y había que esperar hasta marzo. Era mucho tiempo sin estimulación para Ismael, por lo que pidió la Justicia llevárselo a su hogar los fines de semana.

Los cuatro viven en Córdoba.

"Empezamos a tener otro tipo de vínculo. Un día estábamos caminando en la calle, yo lo llevaba a upa. En un momento, buscó mi mano y la agarró fuerte. Buscaba mi protección", mencionó.

Los caminos de la Justicia y la posibilidad de no verlo más a Ismael (ingresado oficialmente en el Registro de Adopción) llevaron a Horacio a una decisión determinante: pedir la guarda con su novio de aquel entonces. Pero, el tiempo y una crisis de pareja, lo llevaron a iniciar la decisión solo.

Ismael comenzó la escuela, aprendió lengua de señas, tuvo tres cirugías reconstructivas que lo ayudaron a caminar sin andador. Con el paso del tiempo, ya siendo adolescente, le pidió a Horacio "un hermanito".

Horacio, Diego, Ismael y Agustín.

Por un grupo de Facebook, a Horacio le llegó una convocatoria abierta de Buenos Aires porque Agustín, de 12 años, buscaba una familia. "Sentí algo. Son esas cosas que uno no puede explicar. Así que le pedí más información", contó.

Padre e hijo viajaron a La Plata para conocer a Agustín. Cuando lo vi, dije 'es él'. Agustín era amoroso, un pan de Dios. Muy solidario. Fue muy lindo ese primer encuentro, Ismael estaba chocho". Antes de despedirse, Agustín "me abrazó y me dijo 'ojalá seas mi papá'. Me partió al medio".

Horacio junto a Ismael y Agustín.

Empezaron la vinculación y fue allí que Horacio conoció a Diego, su pareja. Le contó su historia con los chicos y "se lo tomó bien y ahora es parte de nuestra familia. Los ama y los cuida un montón". Los cuatro viven en Córdoba y esperan poder adoptarlo con el apellido de los dos.

"No es que uno los busca. Me dejé elegir por ellos. No tenía proyectado tener una familia como la tengo ahora. Me llenan mucho. El calor de un hogar es impagable", compartió.

Fotos: TN