Las 5 principales preocupaciones de los padres al dejar solos a sus hijos - Mendoza Post
Post: Mendoza PostLunes 5 Ago 2019Lunes, 05/08/19 atrás

Con la llegada de las vacaciones, es muy común que los chicos se encuentren sin compañía adulta por largos periodos de tiempo, ya que los padres se encuentran trabajando. Con la inminente presencia de dispositivos tecnológicos, como por ejemplo, celulares, tablets, consolas y demás aparatos, los niños suelen ver a estos como su única compañía y medio de entretenimiento.

Los más pequeños pueden llegar a transcurrir un periodo aproximado de unas 5 horas frente a una pantalla. Este tiempo suele aumentar en la época de las vacaciones, ya que los niños, al no tener que cumplir con el horario curricular rutinario, se ven liberados de los deberes que cumplirían.

La inquietud de los padres ante el indebido comportamiento de sus hijos sobre el internet va notablemente en aumento a medida de que el niño crece también. Un estudio elaborado por Qustodio, da a revelar que el grado de intranquilidad y preocupación parental alcanza su nivel óptimo cuando los niños tienen entre nueve y catorce años.

Solo en casa... como "Mi pobre angelito"

Qustodio es una plataforma de seguridad y bienestar digital para familias, ha tenido la intención de saldar las dudas más frecuentes que suelen engendrar la preocupación de los padres respecto al tema tecnología. Para esto, han llevado a cabo un análisis sobre los cinco temores más recurrentes de los padres españoles sobre cómo sus hijos utilizan internet y de qué manera más precisamente, algunos de ellos son:

1-Hablar con extraños: A partir de los 12 años de edad se va haciendo más recurrente el hecho de que los niños establezcan diálogos con otras personas a través de las redes sociales, la mayoría suelen ser compañeros de clase o de actividades extracurriculares, pero según el Ministerio del Interior, por lo menos un tercio de sus contactos son plenamente gente con la cual no han interactuado, desconocidos. Debido a esto mencionado, los padres tienen una preocupación justificada por saber quién es la persona que se encuentra del otro lado del dispositivo, y cuáles son sus verdaderas intenciones

2-Pornografía: Estadísticamente, el consumo de pornografía online empieza alrededor de los 14 años, sin más, se han presentado casos donde el primer contando con el consumo pornográfico empieza a la edad de ocho años. Sin embargo, este contacto en la mayoría de las situaciones no suele darse de manera intencional.

Pornografía, una de las principales preocupaciones

3-Contenidos violentos: Muchas veces, situaciones de violencia real son filmadas y llevadas al mundo del internet, pero en la mayoría de las ocasiones esto no se queda escondido, y surgen de manera casual y sin control, dándole espacio a que las redes sociales más usadas posean este tipo de contenido

4-Apuestas: Las apuestas online en España como en gran parte del mundo están prohibidas sin haber cumplido previamente la mayoría de edad, sin embargo debido a un informe de la Universidad Oberta de Catalunya, un 20% de jugadores online ya comenzaban a apostar a pesar de no haber cumplido la mayoría de edad permitida. Y no sólo se trata de apuestas deportivas y casinos, la Dirección General de Ordenación del Juego ha dado la alerta de que las cajas botín, un dispositivo utilizado por gran número de videojuegos para vender recompensas al azar, pueden ser consideradas también como apuestas.

5-Retos virales: En otros tiempos, eran las viejas cadenas de mails que contenían bromas, advertencias y amenazas, que al día de hoy han adoptado otra dimensión, como por ejemplo, retos virales peligrosos que pueden incitar a la autolesión o el suicidio, como pudo ser en su momento el juego de la «Ballena Azul», algo que para un adulto puede resultar ridículo, pero que para los niños es un medio influyente.

Apuestas online, también preocupan a padres

María guerrero, psicóloga de Qustodio, declara que los niños no tienen el mismo nivel de conciencia y precaución a la hora de manejar el internet como lo haría un adulto, hecho que los puede poner en diferentes situaciones peligrosas y desagradables, y que ya no es una opción prohibirles el paso hacia el mundo del internet, por lo que hay que hablar con ellos, expresarles todos los peligros del mismo, y ayudarlos a prever posibles amenazas para que las futuras generaciones hagan un buen uso de sus dispositivos a la hora de usarlos.